Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-04-2017

Cuando Lenin cruz una Europa en guerra para iniciar la Revolucin de Octubre

ngel Ferrero
Pblico


La Revolucin de febrero y la abdicacin del zar Nicols II sorprendieron a Lenin en el exilio en Suiza. Las celebraciones, sin embargo, no duraron demasiado: para Lenin, observar estos acontecimientos desde la distancia no era una opcin. Aunque decidido a regresar a Petrogrado, la travesa en una Europa en guerra distaba de estar exenta de complicaciones. Francia, aliada de Rusia en la Primera Guerra Mundial, deneg como el resto de pases de la Entente la autorizacin, y una travesa por el Mediterrneo para entrar en Rusia por el sur quedaba descartada por ser demasiado larga y peligrosa.

Uno tras otro disfraces, pasaportes falsos o extranjeros, cruzar ilegalmente todas las fronteras, todos los planes para llegar hasta Petrogrado se fueron abandonando. Aunque el tren que lo llevara a l y otros disidentes polticos hasta Rusia es lo ms recordado de este episodio de la revolucin, cmo se lleg a esta particular solucin resulta no obstante una historia mucho ms interesante y que no desmerecera figurar en una novela o pelcula de espas.

El socialdemcrata alemn Alexander Parvus, un personaje controvertido y con numerosos, y en ocasiones turbios, contactos motivo por el cual Lenin siempre mantuvo una prudente distancia, sirvi de enlace con el embajador alemn en el Imperio otomano, Hans Freiherr von Wangenheim, quien consigui la autorizacin de Berln y facilit los recursos para la operacin. Lo que sigui fue una suerte de desafo soterrado entre Lenin y von Wagenheim por ver quin consegua superar en astucia al otro y aprovecharse de l: mientras el embajador alemn vea en los bolcheviques un instrumento con el que desencadenar el desconcierto en Rusia, y evitar as que el nuevo Gobierno Provisional mantuviese sus compromisos blicos con los aliados obligando a Alemania a seguir combatiendo simultneamente en dos frentes, Lenin, por su parte, consideraba la ayuda alemana como un medio para sus propios fines, que eran la revolucin socialista en Rusia y su propagacin al resto del continente y del mundo.

Por pertenecer a un pas neutral, los socialistas suizos fueron los encargados de mediar en las negociaciones entre los bolcheviques y los alemanes, que finalizaron el 4 de abril. El secretario general del Partido Socialista suizo, Fritz Platten, asumi la plena responsabilidad de la operacin, que, a insistencia de Lenin, habra de realizarse con discrecin. Con todo, los bolcheviques no pudieron evitar pese a todas sus precauciones la acusacin de ser agentes del kiser.

El 9 de abril de 1917, a las 15:10 horas, los 32 exiliados rusos subieron a un tren en Zrich. A pesar de los intentos de los bolcheviques, en la estacin les aguardaba ya un grupo de airados emigrantes rusos, a cuyos insultos los viajeros respondieron cantando La Internacional y La Marsellesa. El tren les condujo hasta el municipio fronterizo de Gottmadingen, donde les esperaba el clebre tren alemn y dos oficiales del pas con conocimientos de ruso. Lenin exigi que al tren se le asignase el estatus de extraterritorial los guardias alemanes no podran tener acceso a los documentos ni al equipaje de los viajeros y que nadie pudiese entrar en l una vez comenzase el trayecto (de ah la leyenda del tren blindado).

Desde el sur, el tren cruzara todo el pas hasta llegar a Sassnitz, en el norte de Alemania. All tomaron un ferry que los llev hasta Trelleborg, en Suecia. El 13 de abril los bolcheviques rusos se desplazaron hasta Estocolmo, donde fueron recibidos por simpatizantes locales. El viaje continuara poco despus hasta Harapanda, desde donde cruzaron la frontera con Finlandia e hicieron escala en Tornio y Helsinki antes de tomar el tren definitivo a Petrogrado. All el clima poltico no pareca jugar a su favor. Segn un testimonio, durante el receso de una sesin del Gobierno Provisional en marzo, Aleksandr Kerenski el futuro primer ministro de Rusia, entonces ministro de Justicia dijo en broma: Espere, Lenin est de camino, entonces comenzar todo en serio. El comentario fue recogido con risas.

 Lenin llega a Petrogrado

El 16 de abril llegaba a la estacin Finlandia, procedente de Helsinki, el vapor H2-293 de fabricacin estadounidense. Hasta aquella fecha el Partido Socialdemcrata Obrero de Rusia bolchevique (POSDR-b) ms conocido simplemente como Partido bolchevique, como el resto de partidos demcratas y socialistas, haba apoyado con ms o menos reservas al Gobierno Provisional: de los 400 diputados del Soviet de Petrogrado, por ejemplo, slo 19 votaron en contra de la transferencia de poder al Gobierno Provisional. El problema fundamental es establecer una repblica democrtica, escriba el diario Pravda en su primer nmero. El proletariado busca conseguir libertad para la lucha por el socialismo, su meta ltima, afirmaba, por su parte, el Soviet de Mosc.

Los socialistas se atenan con ello a la hoja de ruta establecida por el marxismo ortodoxo de la Segunda Internacional, desarrollada a partir de una versin escolstica de los escritos de Marx y Engels segn la cual el desarrollo capitalista era imprescindible para sentar las bases del socialismo. En los consejos de obreros y soldados el sentimiento era muy diferente, y la demanda a transferir todo el poder a los soviets, mayoritaria. El comit del barrio de Vyborg, por ejemplo, lleg a imprimir carteles con este llamamiento, un eslgan todo el poder a los soviets que despus se hara mundialmente famoso.

El economista marxista Nikoli Sujnov nos ha legado una viva descripcin que Trotsky recoge en su Historia de la Revolucin rusa de la llegada de Lenin a Petrogrado. Una comitiva institucional aguardaba al dirigente bolchevique en la estacin para entregarle un ramo de flores y recibirlo con honores, pero tambin desconfianza. Lenin entr, o ms bien corri hasta la 'sala del zar' con su gorra, las mejillas tersas por el fro y un lujoso ramo de flores en sus brazos, escribe Sujnov.

Corriendo hasta el centro de la sala, se detuvo frente a [el presidente del Soviet de Petrogrado, Nikoli] Chjeidze como si hubiera encontrado un obstculo completamente inesperado. All, Chjeidze, sin abandonar su apariencia melanclica, pronunci el siguiente 'discurso de gratitud' cuidadosamente, preservando no slo el espritu y la voz de un instructor moral: 'Camarada Lenin, en nombre del Soviet de Petrogrado y de la revolucin toda, le doy la bienvenida a Rusia pero consideramos que la principal tarea de la democracia revolucionaria ahora es defender nuestra revolucin contra todo tipo de ataques, de dentro y de fuera Esperamos que se una a nosotros en la consecucin de este fin.' []"

Sujnov prosigue: "Lenin, segn parece, saba bien como lidiar con ello. Se mantuvo de pie observando, como si lo que estaba sucediendo no fuese con l, su mirada recorri la sala, mir al pblico que le rodeaba e incluso examin el techo de la 'sala del zar' mientras reordenaba el ramo de flores (que apenas armonizaba con su figura) y, finalmente, alejndose de los delegados del Comit Ejecutivo, 'respondi': 'Estimados camaradas, soldados, marinos y trabajadores, estoy contento de poder saludaros en la victoriosa revolucin rusa, de saludaros como la vanguardia del ejrcito proletario internacional la hora no est lejos, como nos recuerda nuestro camarada Karl Liebknecht, de que el pueblo apunte sus armas contra sus explotadores capitalistas La revolucin rusa que habis conseguido ha abierto una nueva poca".

El discurso de Lenin entusiasm tanto a los soldados presentes que stos pidieron que les acompaase al exterior para dirigirse desde uno de los vehculos blindados a una manifestacin que haba frente a la estacin. La noche entrante hizo la procesin especialmente impresionante, escribe Sujnov. Habindose apagado las luces de los blindados restantes, el penetrante rayo de luz del proyector del vehculo sobre el que Lenin se encontraba apualaba la noche. Y recortaba, en la oscuridad de las calles, a los grupos de excitados obreros, soldados y marinos, los mismos que haban conseguido la gran revolucin y luego dejado que el poder se les escurriera entre los dedos. La banda de msica dej de tocar para permitir a Lenin repetir o variar su discurso ante la llegada de nuevos oyentes".

Frente a la estacin, hoy reformada, se alza todava un monumento sovitico que recuerda aquel momento, y que en 2009 fue vctima de un atentado por parte de desconocidos, probablemente militantes de ultraderecha, que colocaron en el pedestal un explosivo que al detonar caus ligeros desperfectos en la estatua de bronce (concretamente un agujero de entre 80 y 100 centmetros en el abrigo de la figura de Lenin).

Desde la estacin Finlandia, la comitiva se traslad hasta la mansin Brandt popularmente conocida como el palacio de Kschessinska debido a que en ella vivi la bailarina Mathilde Kschessinska, amante del zar Nicols II, que funcionaba como cuartel general de los bolcheviques luego de haberla requisado. Nunca olvidar aquel discurso atronador, sobrecogedor y asombroso no slo para m, un hereje que haba entrado por accidente, sino para los creyentes, para todos ellos, recuerda Sujnov. Afirmo que nadie all contina haba esperado algo parecido. Pareca como si los elementos y el espritu de la destruccin universal hubiesen emergido de sus mazmorras, no conociendo obstculo ni duda, ni dificultad personal o consideracin personal, para sobrevolar la sala de banquetes del palacio de Kschessinska sobre las cabezas de los embrujados discpulos.

Al da siguiente Lenin presentara al partido un resumen de su discurso, conocido como las Tesis de abril, considerado ampliamente como uno de los documentos ms importantes de la revolucin, el que empuj a los trabajadores, soldados y marinos a cruzar el Rubicn.

Las tesis de abril

'Las tareas del proletariado para la presente revolucin', que es el ttulo oficial de las Tesis de abril, apareci en el diario Pravda el 20 de abril (7 de abril segn el antiguo calendario juliano), y en l Lenin criticaba la poltica del Gobierno Provisional de mantener la guerra y no sealar un plazo para la convocatoria de una Asamblea Constituyente, y peda retirarle todo apoyo.

La peculiaridad del momento actual en Rusia consiste en el paso de la primera etapa de la revolucin, que ha dado el poder a la burguesa por carecer el proletariado del grado necesario de conciencia y de organizacin, a su segunda etapa, que debe poner el poder en manos del proletariado y de las capas pobres del campesinado, sostena Lenin. E inmediatamente llamaba a sus camaradas a intensificar la labor de propaganda con un programa sencillo y claro:

Desenmascarar a este gobierno, que es un gobierno de capitalistas, en vez de propugnar la inadmisible e ilusoria 'exigencia' de que deje de ser imperialista. [] Explicar a las masas que los soviets de diputados obreros son la nica forma posible de gobierno revolucionario y que, por ello, mientras este gobierno se someta a la influencia de la burguesa, nuestra misin slo puede consistir en explicar los errores de su tctica de un modo paciente, sistemtico, tenaz y adaptado especialmente a las necesidades prcticas de las masas. [ ] No una repblica parlamentaria -volver a ella desde los soviets de diputados obreros sera dar un paso atrs- sino una repblica de los soviets de diputados obreros y campesinos en todo el pas.

Entre las medidas a implantar por este futuro gobierno de consejos, Lenin mencionaba, entre otras, limitar la remuneracin de los funcionarios pblicos al salario medio de un obrero cualificado y hacerlos revocables en todo momento, nacionalizar las tierras y trasladar la cuestin de la reforma agraria a los consejos de campesinos o la creacin de una banca pblica nacional.

Las propuestas de Lenin no fueron acogidas con entusiasmo por sus correligionarios. El terico marxista Gueorgui Plejnov las calific de delirantes e incluso los editores de Pravda afirmaron que en cuanto al esquema general del camarada Lenin, nos parece inaceptable, pues comienza con la asuncin de que la revolucin democrtico-burguesa ha terminado, y cuenta con una inmediata transformacin de esta revolucin en una revolucin socialista. El propio Lenin se tom estas reacciones con filosofa: El pueblo ruso dijo es cien veces ms revolucionario que nosotros. La crisis poltica estaba abierta y los campos comenzaban a reorganizarse. El tablero para una segunda revolucin estaba dispuesto.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter