Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-04-2017

El actual modelo agropecuario culpable
El suelo no absorbe el agua

Daro Aranda
Pgina/12


Una decena de provincias con inundaciones y emergencia agropecuaria, prdidas millonarias y pedidos de ayuda al Estado. Esteban Jobbgy, investigador de la Universidad de San Luis y del Conicet, aporta un elemento invisibilizado: la poca capacidad del suelo de absorber agua y su relacin con el uso del suelo (modelo de agronegocio mediante). Alerta de que, debido al avance de algunos cultivos, las napas freticas suben y las inundaciones son (y sern) cada vez ms frecuentes. Otro factor: en Argentina se desmontaron 2,4 millones de hectreas en los ltimos 10 aos.

El actual modelo agropecuario produjo que lugares que antes ya se inundaban ahora lo hagan ms seguido, y zonas que no se inundaban, ahora comiencen a hacerlo, explic Jobbgy, del Instituto de Matemtica Aplicada de la Universidad de San Luis (IMASL), del Grupo de Estudios Ambientales e investigador del Conicet. Hace 15 aos trabaja en la capacidad del suelo de retener agua. Seal que las inundaciones no dependen slo de la lluvia, sino tambin de cunto absorben los suelos y su directa relacin con la capa fretica (acumulacin de agua subterrnea).

El manejo de cultivos tiene un impacto mayor en el comportamiento fretico de lo que hoy se acepta en la regin pampeana, alert en 2009, en un panel del Congreso de la Asociacin de Productores de Siembra Directa (Aapresid), empresarios impulsores del modelo transgnico.

Explic que las inundaciones se deben al ingreso de agua en el sistema (ambiente) y las prdidas-egresos por evaporacin (muy reguladas por la vegetacin). El uso de la tierra afecta el rgimen de inundaciones, afirm Jobbgy, que es ingeniero agrnomo y doctor en biologa. Un slo cultivo anual (por ejemplo, soja), evapora mucho menos que otros cultivos y produce mayores excesos hdricos (y la napa se sita ms cerca de la superficie).

Jobbgy aclara una y otra vez que no se trata slo de la soja que en Argentina abarca casi el 60 por ciento del rea cultivada sino que hay que apuntar al modelo agropecuario, que avanz hasta zonas impensadas, ocup espacios de pasturas destinados a ganadera y arras millones de hectreas de monte nativo. Segn el ltimo informe de Greenpeace (2016), en Argentina se desmontaron 2,4 millones de hectreas desde 2007 (cuando se aprob la Ley de Bosques, que debiera proteger el monte nativo).

Ro nuevo es el nombre del documental cientfico realizado en 2016 por Jobbgy y su equipo de investigacin. El rbol es una bomba extractora de agua, resume en el documental Ernesto Viglizzo, investigador del INTA y del Instituto de Ciencias de la Tierra y Ambientales de La Pampa. Y lo desarrolla: el rbol toma agua de la napa y logra mantenerla baja. Cuando el rbol ya no est, nadie cumple la funcin de bomba extractora y la napa comienza a subir, se acerca a la superficie. En la primera lluvia fuerte, el suelo ya no absorbe y la inundacin es un hecho.

Ya hay cuatro ros nuevos en San Luis y uno en Crdoba, precis Jobbgy y advirti: Las inundaciones sern cada vez ms seguidas y ms intensas, aun si las lluvias se mantienen estables. Y claro que ser peor si, como muchos investigadores sealan, aumenta el rgimen de lluvia.

El documental centr su investigacin en Villa Mercedes (San Luis) y puede ser extrapolado a lo que sucede en otras regiones. Publicaron 20 artculos cientficos sobre el tema y confirmaron situaciones similares en Buenos Aires, Santiago del Estero, Crdoba y Mendoza. El ascenso de la napa es tal que confirma la existencia de nuevos ros, primero pueden ser brazos de los ya existentes, tambin lagunas que crecen, napas que llegan a la superficie. Brindan testimonios productores que tenan la napa a siete metros de profundidad, y hoy la sufren a 60 centmetros. Esto recin comienza, alert Mario Galvn, del INTA San Luis.

En mayo de 2015, Jobbgy fue uno de los disertantes del Simposio Fertilidad, patrocinado por grandes empresas del agronegocio. En la regin pampeana, los niveles freticos ms elevados, la menor capacidad de albergar excesos de lluvia y, por lo tanto, los anegamientos e inundaciones ms frecuentes son el problema principal, afirm.

Asegur que el avance del modelo agropecuario gener excesos hdricos sostenidos y lo que en un principio se atribuy exclusivamente a las fluctuaciones climticas (lluvia), hoy aparece tambin vinculado a los cambios en el uso del territorio. Cit como ejemplo la situacin en Marcos Jurez (Crdoba), donde se pas de la napa fretica a 10 (en los aos setenta) a los ltimos aos, y donde hay lotes que se inundan por primera vez en la historia.

En un artculo conjunto (con Marcelo Nosetto, Ral Gimnez y Jorge Mercau) para la Facultad de Agronoma de UBA, Jobbgy fue ms all: En poco tiempo, las napas a menos de 50 centmetros de la superficie y un nmero creciente de zonas encharcadas y lagunas podran poner en jaque la produccin agropecuaria. Cit como ejemplos zonas de La Pampa y Crdoba. Y precis con nmeros para la Pampa Hmeda: las pasturas transpiran (evaporan) 1.075 milmetros de lluvia al ao, mientras que cultivos como soja y maz de primera slo transpiran 680 mm. Estas diferencias en la transpiracin inclinan la balanza hacia la ocurrencia de excesos hdricos (inundaciones) como consecuencia de la agricultura continua, alert.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/32250-el-suelo-no-absorbe-el-agua

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter