Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-04-2017

Ms all de los dispositivos de justificacin electoral

Juan Francisco Garca Maraon
Black Magazine


Para un gran sector de la sociedad mexicana queda claro que la detencin del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte tiene una relacin directamente proporcional con la coyuntura electoral que estamos por atestiguar en unas escasas 7 semanas en cuatro entidades de la Repblica mexicana, la ms sonada, la eleccin por la gubernatura del Estado de Mxico.

Si algo ha caracterizado al sistema poltico mexicano desde su conformacin a partir de la formacin del Estado posrevolucionario hasta la fecha, es la dudosa instrumentacin de los procesos electorales, incluso desde la conformacin del propio sistema. En su excepcional investigacin sobre el surgimiento del partido oficial, Luis Javier Garrido exhiba que ni siquiera en su concepcin el PNR fue democrtico; durante la vspera de la convencin constituyente del partido en Quertaro en marzo de 1929, los callistas rechazaron el acceso a la misma a los delegados partidarios del candidato Aarn Senz, amigo de Calles, para que la eleccin de Ortiz Rubio fuera segura, y se marc as la vida del partido desde su nacimiento, como un mero instrumento de acceso y control del poder poltico.

Con todo y su aparato corporativo, el partido oficial encontr resistencias en tres procesos seguidos de eleccin presidencial: Manuel vila Camacho y el general Juan Andrew Almazn, para el periodo presidencial 1940-46, y entre el candidato oficial Miguel Alemn y Ezequiel Padilla para el periodo 1946-52, y entre el candidato oficial Adolfo Ruiz Cortines y el general Miguel Henrquez Guzmn para el periodo 1952-58.

Obviando la temporalidad de los candidatos de unidad, el penoso desenlace de los hechos de 1988 que erosionaron el mecanismo del fraude electoral como prctica poltica, defini el inicio del rumbo de la etapa salinista, y del pastiche conocido como liberalismo social en una intencin de evocar a Locke, Mill y otros tericos ampliamente superados por la cruda realidad posmoderna y posneoliberal.

El rpido recuento secuencial de la sospecha nos remite a las elecciones de 2006 en las que por un margen de un poco ms de 500 mil votos, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federacin decidi que la eleccin haba sido ganada por el panista Caldern, sin hacer un conteo de los votos, como la circunstancia tan cerrada lo exiga.

Con tales antecedentes histricos, no resulta extrao para la sociedad mexicana sospechar y seguir sospechando sobre el proceder electoral del Estado mexicano y de sus aparatos institucionales. En este contexto, la detencin de Duarte forma parte del dispositivo de manipulacin electoral. Nos queda claro a todos. Pero no slo eso.

Lo ms grave de todo se centra en la justificacin de este dispositivo a partir de la decisin de la sociedad para elegir, en el caso del Estado de Mxico, al gobernador en turno. Inventa un maniqueo irrisorio para darte el gusto de jugar al maniqueo. Me explico: la estrategia se centra en pretender propiciar una reaccin; con la construccin del escenario de lucha contra la corrupcin, el PRI bien puede fabricar con mayor libertad el dispositivo de fraude que tan bien conoce, y argumentar que los mexiquenses en el caso- hicieron conciencia de su compromiso con el pas y contra la impunidad, y lograron elegir la mejor opcin. Como escribi Benedetti: el cuento es muy sencillo. Falta que los habitantes del Estado de Mxico lo compren.

Publicado por primera vez en Black Magazine: http://www.blackmagazine.mx/mas-alla-de-los-dispositivos-de-justificacion-electoral/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter