Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-04-2017

El proceso bolivariano desde adentro
Siete claves para entender la crisis actual

Emiliano Teran Mantovani
Rebelin


No es posible entender la crisis actual en Venezuela sin analizar en conjunto los factores que se desarrollan desde adentro, y que no son explicados en su conjunto por los principales medios de comunicacin. Planteamos siete claves de la crisis actual en donde se resalta que no se puede comprender lo que pasa en Venezuela sin tomar en cuenta la intervencin fornea y que el concepto de dictadura ni explica el caso venezolano ni es una especificidad regional de ese pas. A su vez planteamos que se estn desbordando el contrato social, las instituciones y los marcos de la economa formal y que se est canalizando el devenir y las definiciones polticas de la actual situacin por la va de la fuerza y a travs de un buen nmero de mecanismos informales, excepcionales y subterrneos. Proponemos que el horizonte compartido de los dos bloques partidarios de poder es neoliberal, que estamos ante una crisis histrica del capitalismo rentstico venezolano y que comunidades, organizaciones populares y movimientos sociales se enfrentan a un progresivo socavamiento del tejido social.

El trato que se le da a Venezuela en los grandes medios de comunicacin internacionales es sin duda especial en todo el mundo. No tenga dudas que hay demasiadas tergiversaciones, demasiado maniqueismo, demasiados slogans, demasiadas manipulaciones y omisiones.

Ms all de las versiones cretinizantes de la neolengua meditica que interpreta todo lo que ocurre en el pas en clave de crisis humanitaria, dictadura o presos polticos, o bien de la narrativa heroica de la Venezuela del socialismo y la revolucin que interpreta todo lo que ocurre en el pas en clave guerra econmica o ataque imperial, hay muchos temas, sujetos y procesos que son invisibilizados, que ocurren mar adentro y que esencialmente constituyen el escenario poltico nacional. No es posible entender la crisis actual en Venezuela sin analizar en conjunto los factores que se desarrollan desde adentro.

El criterio de accin e interpretacin basado en la lgica amigo-enemigo responde ms a una disputa entre lites de los partidos polticos y grupos econmicos que a los intereses fundamentales de las clases trabajadoras y la defensa de los bienes comunes. Es necesario apostar por miradas integrales del proceso de crisis y conflicto nacional, que contribuyan a trazar las coordenadas para trascender o enfrentar la coyuntura actual.

Presentamos 7 claves para su comprensin, analizando no solo la disputa gobierno-oposicin, sino tambin procesos que se estn desarrollando en las instituciones polticas, en los tejidos sociales, en las tramas econmicas, al tiempo que se resaltan las complejidades sobre el neoliberalismo y los regmenes de gobierno y gobernanza en el pas.

I. No es posible comprender lo que pasa en Venezuela sin tomar en cuenta la intervencin fornea

El rico y vasto conjunto de los llamados recursos naturales del pas; su posicin geo-estratgica; su desafo inicial a las polticas del Consenso de Washington; su influencia regional para la integracin; as como sus alianzas con China, Rusia o Irn; le otorgan un notable significado geopoltico a Venezuela. Sin embargo, hay sectores intelectuales y mediticos que continuamente buscan obviar las muy fluidas dinmicas internacionales que impactan y determinan el devenir poltico en el pas, donde resalta el persistente accionar intervencionista del Gobierno y los diferentes poderes fcticos de los Estados Unidos.

En este sentido, estos sectores se encargan de ridiculizar la crtica al imperialismo, y presentan al Gobierno Nacional como el nico actor de poder en juego en Venezuela, y por ende el nico objeto de interpelacin poltica.

Sin embargo, desde la instauracin de la Revolucin Bolivariana se ha desarrollado un intenso intervencionismo estadounidense hacia Venezuela, el cual se ha recrudecido y tornado ms agresivo a partir de la muerte del presidente Chvez (2013) y del contexto de agotamiento del ciclo progresista y restauracin conservadora en Amrica Latina. Vale recordar la Orden Ejecutiva firmada por Barack Obama en marzo de 2015 en la cual se declaraba a Venezuela como una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional de los EEUU an unusual and extraordinary threat to the national security and foreign policy of the United States [1] . Ya sabemos qu le ha ocurrido a los pases que son catalogados de esta manera por la potencia del norte.

Actualmente, adems de las amenazantes declaraciones del Jefe del Comando Sur, el Almirante Kurt W. Tidd (6 de abril de 2017), planteando que la crisis humanitaria en Venezuela podra obligar a llevar adelante una respuesta regional The growing humanitarian crisis in Venezuela could eventually compel a regional response [2] , y de la evidencia de la agresividad de la poltica exterior de Donald Trump con el reciente bombardeo a Siria, el Secretario General de la Organizacin de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, encabeza junto a varios pases de la regin el intento de aplicacin de la Carta Democrtica para abrir un proceso de restitucin de la democracia en el pas.

Los idelogos y operadores mediticos de la restauracin conservadora en la regin se muestran muy preocupados por la situacin de Derechos Humanos (DDHH) en Venezuela, pero no logran explicar en sus anlisis porque extraamente no se hace ningn esfuerzo supranacional del mismo tipo frente a la espantosa crisis de DDHH en pases como Mxico y Colombia. En este sentido parece que la indignacin moral es relativa y prefieren callar.

Sea pues, por razones de intencionalidad poltica o ingenuidad analtica, estos sectores despolitizan el rol de los organismos supranacionales desconociendo las relaciones geopolticas de poder que los constituyen, que hacen parte de su propia naturaleza. Una cosa es una lectura paranoica de todas las operaciones impulsadas por estos organismos globales y otra muy diferente es una interpretacin puramente procedimental de su accionar, obviando los mecanismos de dominacin internacional y control de mercados y de recursos naturales que se han canalizado a travs de estas instituciones de gobernanza global y regional.

Pero hay algo importante que agregar. Si hablamos de intervencin, no podemos solo hablar de los EEUU. En Venezuela hay crecientes formas de intervencionismo chino en la poltica y las medidas econmicas que se han ido tomando, lo que apunta a prdidas de soberana, incremento de la dependencia con la potencia asitica y procesos de flexibilizacin econmica.

Una parte de la izquierda ha preferido callar estas dinmicas, dado que parece que la nica intervencin que merece ser sealada es la estadounidense. Pero ambas vetas de injerencia fornea se estn desarrollando para favorecer la acumulacin capitalista transnacional, la apropiacin de recursos naturales y para nada tienen que ver con las reivindicaciones populares.

II. El concepto de dictadura no explica el caso venezolano

Casi desde el inicio de la Revolucin Bolivariana se ha tildado a Venezuela de ser una dictadura. Este concepto sigue siendo objeto de amplios debates en la teora poltica debido a que ha sido desafiado por las transformaciones y complejizacin de los regmenes y ejercicios de poder contemporneos, sobre todo en la actual poca globalizada, lo que plantea serios vacos e imprecisiones en sus definiciones.

La dictadura suele estar asociada a regmenes polticos o tipos de gobierno en los cuales todo el poder est concentrado, sin limitaciones, en una sola persona o un grupo de ellas; hay una ausencia de divisin de poderes; ausencia de libertades individuales, de libertad de partidos, libertad de expresin; e incluso en ocasiones el concepto ha sido vagamente definido como lo opuesto a la democracia.

El trmino dictadura en Venezuela ha sido utilizado y masificado en la jerga meditica de manera bastante superficial, visceral y de una forma moralizante, prcticamente para plantearlo como una especie de especificidad venezolana, distinguindose as de los otros pases de la regin, donde en teora s habra regmenes democrticos.

El asunto es que en Venezuela en la actualidad difcilmente se puede decir que todo el poder est concentrado sin limitaciones en una sola persona o un grupo de ellas, debido a que en el pas estamos ante un mapa de actores, que si bien es jerarquizado, es a la vez fragmentado y voltil sobre todo despus de la muerte del presidente Chvez, en tanto la existencia de diversos bloques de poder que pueden aliarse o bien estar enfrentados entre ellos y que desborda la dicotoma gobierno-oposicin.

Aunque exista un gobierno con un componente militar importante, con crecientes expresiones de autoritarismo y con cierta capacidad de centralizacin, el escenario es altamente movedizo. No hay dominacin total de arriba hacia abajo, y hay cierta paridad entre los grupos de poder en disputa. En cambio el conflicto podra desbordarse, caotizando an ms la situacin.

El hecho de que la oposicin venezolana controle la Asamblea Nacional, la cual gan contundentemente por la va electoral, seala adems que antes que una pura ausencia de divisin de poderes, hay en cambio una disputa entre ellos, hasta ahora favorable a la combinacin Ejecutivo-Judicial.

Antes pues que hablar de un rgimen poltico homogneo, estamos ante una amplia y conflictiva red de fuerzas. La metstasis de la corrupcin hace que el ejercicio del poder se descentralice an ms, o bien se dificulte su centralizacin por parte del Poder Constituido.

Lo que s tiene que ver con el viejo concepto romano de dictadura, es que en este contexto el Gobierno nacional est gobernando por medio de decretos y medidas especiales en el marco de un declarado estado de excepcin, que se oficializa desde principios de 2016. En nombre de la lucha contra la guerra econmica, el avance de la delincuencia y del paramilitarismo, y los avances subversivos de la oposicin, numerosas mediaciones institucionales y procedimientos democrticos estn siendo omitidos. Destacan por su gravedad polticas de seguridad como la Operacin de Liberacin del Pueblo (OLP), que representan intervenciones de choque directas de los cuerpos de seguridad del Estado en diferentes territorios del pas (rurales, urbanos, barrios perifricos), para "combatir el hampa", los cuales suelen tener polmicos saldos en muertes; la paralizacin del referndum revocatorio; la suspensin de las elecciones a gobernacin en 2016 sin todava quedar claro cuando se realizarn; crecientes represiones y excesos policiales ante el descontento social producto de la situacin en el pas; y un incremento de procesos de militarizacin, resaltando las zonas fronterizas y las declaradas de recursos naturales estratgicos.

Este es el mapa poltico que, junto a las diversas formas de intervencin fornea, configuran el escenario de guerra de baja intensidad que atraviesa prcticamente todos los mbitos de la vida cotidiana de los venezolanos. Es este el marco en el que se desenvuelven las libertades individuales, la oposicin y pluralidad partidaria, la convocatoria y realizacin de marchas, expresiones de disidencia y crticas en los medios de comunicacin, entre otras formas de la llamada democracia en Venezuela.

III. En Venezuela se estn desbordando el contrato social, las instituciones y los marcos de la economa formal

Si hay algo que podra definirse como una especificidad del caso venezolano es que su escenario socio-poltico actual est desgarrado, profundamente corrompido y altamente caotizado. Hemos sostenido que en el pas estamos ante una de las crisis institucionales ms severas de toda Amrica Latina [3] , haciendo referencia con esto al conjunto de las instituciones jurdicas, sociales, econmicas, polticas, entre otras, que conforman la Repblica venezolana.

La crisis histrica del modelo de acumulacin rentista petrolero, la metstasis de la corrupcin en el pas, severas vulneraciones al tejido social desde el perodo neoliberal y en especial desde 2013, y la intensidad de los ataques y disputas polticas, han desbordado en su conjunto los marcos de las instituciones formales de todos los mbitos de la sociedad, canalizndose muy buena parte de las dinmicas sociales por la va de mecanismos informales, subterrneos e ilegales.

En el mbito econmico, la corrupcin se ha transformado en un mecanismo transversal y motorizador de distribucin de la renta petrolera, desviando enormes sumas de divisas a discrecionalidad de unos pocos, y socavando las bases de la economa formal rentista. Esto ocurre de manera determinante con PDVSA [4] , la principal industria del pas, as como con fondos clave como el Fondo Chino-Venezolano o con numerosas empresas nacionalizadas.

El colapso de la economa formal ha hecho de la informalidad prcticamente uno de los motores de toda la economa nacional. Las fuentes de oportunidades sociales, sea de ascenso social o de posibilidad de mayores ganancias, se encuentran con frecuencia en el llamado bachaqueo de alimentos (el comercio ilegal, a altsimos precios, dirigidos al mercado negro) [5] u otras formas de comercio en los diversos mercados paralelos, sea de divisas, medicinas, gasolina, etc.

En el mbito poltico-jurdico, el estado de derecho carece de respeto y reconocimiento por parte de los principales actores polticos, quienes no solo se desconocen mutuamente sino recurren a movidas polticas dispuestos a todo para vencerse el uno al otro. El Gobierno nacional enfrenta a las que considera las fuerzas enemigas con medidas de excepcin y conmocin, mientras que grupos de la oposicin ms reaccionarios despliegan operaciones violentas de vandalismo, confrontacin y ataque a infraestructuras. En este escenario se ha mermado sobremanera el estado de derecho, haciendo muy vulnerable a la poblacin venezolana.

Cada vez reina una mayor impunidad, la cual se ha expandido a todos los sectores de la poblacin. Esto no solo hace que se enquiste an ms la corrupcin, que luce indetenible, sino que implica que la poblacin no espere nada del sistema de justicia, y cada vez ms la ejerza con sus propias manos.

El colapso del contrato social genera tendencias de slvese quien pueda en la poblacin. La fragmentacin del poder tambin ha contribuido a que se generen, crezcan y se fortalezcan diversos poderes territoriales, como lo son los llamados sindicatos mineros que controlan con armas minas de oro en el estado Bolvar, o bandas criminales que dominan sectores de Caracas como El Cementerio o La Cota 905 [6] .

El marco presentado implica nada ms y nada menos que el devenir y las definiciones polticas de la actual situacin en el pas se estn desarrollando en muy buena medida por la va de la fuerza.

IV. La crisis de largo plazo del capitalismo rentstico venezolano (1983-2017)

El hundimiento de los precios internacionales del crudo ha sido determinante en el desarrollo de la crisis venezolana, pero no es el nico factor que explica este proceso. Desde la dcada de los aos 80 hay crecientes sntomas de agotamiento del modelo de acumulacin basado en el extractivismo petrolero y la distribucin de la renta que genera. La actual fase de caotizacin de la economa nacional (2013-hoy) es tambin producto del devenir econmico de los ltimos 30 aos en el pas. Por qu?

Varias razones lo explican. Alrededor del 60% de los crudos venezolanos son pesados y extra-pesados. Estos crudos son econmicamente ms costosos y requieren mayor uso de energa y el empleo de procesamientos adicionales para su comercializacin. La rentabilidad del negocio que alimenta al pas va descendiendo con respecto a tiempos anteriores, cuando prevalecan crudos convencionales. Esto ocurre al mismo tiempo que el modelo exige cada vez ms ingresos rentsticos y cada vez ms inversin social no solo para paliar las crecientes necesidades de una poblacin que sigue en aumento.

La hiper-concentracin poblacional en las ciudades (ms de 90%) promueve un uso de la renta orientado fundamentalmente en el consumo (de bienes importados) y muy poco en formas productivas. Las pocas de bonanza promueven el fortalecimiento del sector extractivo (primario) los efectos de la llamada Enfermedad Holandesa lo que vulnera notablemente a los ya dbiles sectores productivos. Luego de finalizada la bonanza (como ocurri a fines de los 70 y ahora desde 2014), la economa queda ms dependiente y an ms dbil para enfrentar una nueva crisis.

La corrupcin socio-poltica del sistema tambin posibilita fugas y descentralizaciones fraudulentas de la renta, lo que impide el desarrollo de polticas coherentes de distribucin para paliar la crisis

La creciente volatilidad de los precios internacionales del crudo, as como cambios en los balances de poder global en torno al petrleo (como la progresiva prdida de influencia de la OPEP) tienen tambin significativos impactos en la economa nacional.

Mientras se desarrollan todos estos vaivenes econmicos en el pas, los recursos ecolgicos se siguen socavando y agotando, lo que amenaza los medios de vida de millones de venezolanos para el presente y futuro.

La actual solucin que impulsa el Gobierno nacional ha sido incrementar notablemente el endeudamiento externo, distribuir la renta de manera ms regresiva para la poblacin, expandir el extractivismo y favorecer al capital transnacional.

En suma, cualquiera de las lites que gobierne en los prximos aos, tendr que enfrentar, s o s, los lmites histricos que se han alcanzado con el viejo modelo rentista petrolero. No bastar solo esperar un golpe de suerte para que los precios del petrleo suban. Se vienen trascendentales cambios y habr que estar preparados para enfrentarlos.

V. Socialismo? En Venezuela se est llevando a cabo un proceso de ajuste y flexibilizacin econmica progresivo

En el pas se est desarrollando un proceso de ajuste progresivo y sectorizado de la economa, flexibilizando previas regulaciones y restricciones al capital, y desmantelando paulatinamente los avances sociales alcanzados en tiempos anteriores en la Revolucin Bolivariana. Estos cambios aparecen enmascarados en nombre del Socialismo y la Revolucin, aunque representan polticas cada vez ms rechazadas por la poblacin.

Destacan polticas como la creacin de las Zonas Econmicas Especiales, las cuales representan liberalizaciones integrales de partes del territorio nacional, una figura que entrega la soberana a los capitales forneos que pasaran a administrar prcticamente sin limitaciones dichas regiones. Se trata de una de las medidas ms neoliberales desde la Agenda Venezuela implementada por el gobierno de Rafael Caldera en los aos 90, bajo las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional.

Tambin resaltan la paulatina flexibilizacin de los convenios con las corporaciones forneas en la Faja Petrolfera del Orinoco; liberalizacin de precios de algunos productos bsicos; creciente emisin de bonos soberanos; devaluacin de la moneda, crendose un tipo de cambio flotante (Simadi); aceptacin de algunos trmites comerciales directamente en dlares, por ejemplo, en el sector turismo; o el fiel cumplimiento de los pagos de deuda externa y los servicios de la misma, lo que implica un recorte en las importaciones y consiguientes problemas de escasez de bienes de consumo bsico.

Se est impulsando el relanzamiento de un extractivismo flexibilizado, apuntando fundamentalmente hacia las nuevas fronteras de la extraccin, donde destaca el mega-proyecto del Arco Minero del Orinoco, el cual plantea instalar como nunca antes la mega-minera en un territorio de 111.800 kms2 de extensin, amenazando fuentes de vida claves para los venezolanos, en especial para los pueblos indgenas. Estos proyectos suponen adems el atornillamiento por largo plazo a los esquemas de dependencia que produce el extractivismo [7] .

Cabe destacar que estas reformas se combinan con el mantenimiento de algunas polticas de asistencia social, continuos aumento de los salarios nominales, algunas concesiones a demandas de las organizaciones populares y el uso de una narrativa revolucionaria e antiimperialista. Esto evidentemente tiene como uno de sus principales objetivos el mantenimiento de los apoyos electorales que quedan.

Estamos en presencia de lo que hemos llamado un neoliberalismo mutante, en la medida en la que se combinan formas de mercantilizacin, financiarizacin y desregulacin con mecanismos de intervencin estatal y asistencia social.

Parte de la izquierda ha estado muy enfocada en evitar la llegada de gobiernos conservadores al poder para as evitar la vuelta del neoliberalismo. Pero olvidan mencionar cmo gobiernos progresistas tambin avanzaron en varias medidas selectivas, mutantes e hbridas de perfil neoliberal, que finalmente afectan al pueblo y a la naturaleza [8] .

VI. La alternativa? El proyecto de los partidos de la Mesa de la Unidad Democrtica (MUD) es neoliberal

La derechista Mesa de la Unidad Democrtica (MUD) es el bloque predominante de la oposicin partidista al Gobierno nacional, aunque una oposicin de izquierda haya venido creciendo lentamente y es muy factible que lo siga haciendo. Esta izquierda crtica, al menos la ms definida, no se identifica con la MUD por lo que no articula polticamente con esta.

La MUD no es un bloque homogneo, y en cambio existen sectores que van, desde influyentes grupos radicales de extrema derecha que podramos llamar uribistas, hasta llegar a algunos sectores de conservadurismo light, y de liberalismo elitario con cierta tendencia distribucionista. Estos diversos grupos tienen una relacin conflictiva entre ellos y con eventuales careos y desplantes mutuos.

A pesar de sus diferencias, a los diferentes grupos de la MUD los une al menos tres factores fundamentales: su matriz ideolgica, las bases de su programa econmico y su agenda reaccionaria ante el Gobierno nacional y ante la posibilidad de una profunda transformacin de corte popular emancipatorio. Nos referiremos a las dos primeras.

Su matriz ideolgica est profundamente determinada por la teora neoclsica y por el liberalismo conservador, enalteciendo obsesivamente la propiedad privada, el fin de la ideologizacin por parte del Estado y el auge de las libertades empresariales e individuales.

Estos pilares ideolgicos son ms claros en la programtica de este bloque que en sus propios discursos mediticos, donde la retrica es simplista, superficial y llena de consignas. La sntesis ms acabada de su modelo econmico se encuentra en los Lineamientos para el Programa de Gobierno de Unidad Nacional (2013-2019) [9] . Se trata de una versin neoliberal ms ortodoxa del extractivismo petrolero, en relacin al proyecto del actual Gobierno venezolano.

Destaca el hecho de que, a pesar de enarbolar la bandera del cambio y la Venezuela productiva, su propuesta plantea llevar la extraccin de petrleo en Venezuela hasta 6 millones de barriles diarios, poniendo nfasis en el incremento de las cuotas de la Faja Petrolfera del Orinoco. Aunque se acusen, rian y sealen pblicamente, las propuestas petroleras de Henrique Capriles Radonski (Petrleo para tu Progreso) [10] y Leopoldo Lpez (Petrleo en la Mejor Venezuela [11] ) son gemelas, y consensuan con el Plan de la Patria 2013-2019 impulsado por el Gobierno nacional. El cambio anunciado no es ms que otro atornillamiento con el extractivismo, ms rentismo y desarrollismo, y las consecuencias econmicas e impactos socio-ambientales y culturales que conlleva este modelo.

VII. La fragmentacin del pueblo y el progresivo socavamiento del tejido social

En todos estos procesos de guerra de baja intensidad y caos sistmico, el principal afectado es el pueblo trabajador. La potente cohesin socio-poltica que se configurara en los primeros aos de la Revolucin Bolivariana ha sufrido no solo un desgaste sino una progresiva desarticulacin. Pero estas afectaciones han llegado incluso a la propia mdula de los tejidos comunitarios del pas.

La precariedad para cubrir las necesidades bsicas de la vida cotidiana; los incentivos a la resolucin individual y competitiva de los problemas socio-econmicos de la poblacin; la metstasis de la corrupcin; la canalizacin de los conflictos y disputas sociales por la va de la fuerza; la prdida de referentes tico-polticos y el desgaste de la polarizacin debido al descrdito de los partidos; la agresin directa a experiencias comunitarias fuertes o importantes y a lderes comunitarios por parte de diversos actores polticos y territoriales; hacen parte de este proceso de vulneracin de los tejidos sociales que apunta a socavar los verdaderos pilares de un potencial proceso de transformacin popular-emancipatorio o de las capacidades de resistencia de la poblacin ante un mayor avance de fuerzas regresivas en el pas.

Mientras tanto, diversas organizaciones de base popular y movimientos sociales a lo largo y ancho del pas insisten en construir una alternativa desde sus territorios. Los tiempos dirn cual ser su capacidad de resistencia, adaptacin y sobre todo su habilidad colectiva para articularse entre ellos y disputar con mayor fortaleza el rumbo del proyecto poltico nacional.

Si hay una solidaridad irrenunciable que debera impulsarse desde las izquierdas en Amrica Latina y el mundo, debe ser con este pueblo luchador, ese que histricamente ha cargado sobre sus hombros la explotacin y los costos de la crisis. Ese que frecuentemente ha desbordado y se ha re-apropiado de las calles buscando que sus demandas sean escuchadas y atendidas. Ese que en la actualidad se enfrenta a los complejos dilemas que suponen los actuales tiempos de reflujo y regresiones. Este pareciera que es el verdadero punto de honor de las izquierdas. El costo de darle la espalda a estas contra-hegemonas populares en nombre de una estrategia de conservacin del poder podra ser muy alto.

Caracas, abril de 2017

*Emiliano Teran Mantovani es socilogo venezolano, ecologista poltico e investigador en ciencias sociales.



[1] https://obamawhitehouse.archives.gov/the-press-office/2015/03/09/executive-order-blocking-property-and-suspending-entry-certain-persons-c

[2] http://www.southcom.mil/Portals/7/Documents/Posture%20Statements/SOUTHCOM_2017_posture_statement_FINAL.pdf?ver=2017-04-06-105819-923

[3] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=207450

[4] http://www.correodelorinoco.gob.ve/impacto/maduro-hay-que-ir-a-sanear-profundamente-a-pdvsa-corrupcion-todos-ambitos/

[5] http://www.eluniversal.com/noticias/economia/leon-bachaquero-invierte-400-revender-gana-mil_21462

[6] http://efectococuyo.com/principales/van-al-menos-24-fallecidos-en-enfrentamientos-entre-cicpc-y-bandas-delincuenciales; http://www.radiomundial.com.ve/article/enfrentamiento-en-cota-905-deja-14-muertos-y-134-detenidos-audio

[7] http://www.alainet.org/es/articulo/175893

[8]   http://www.alainet.org/es/articulo/172285

[9]   http://static.telesurtv.net/filesOnRFS/opinion/2015/12/09/mud_government_plan.pdf

[10] http://www.eluniversal.com/noticias/politica/plan-petroleo-para-progreso-henrique-capriles-radonski_359574

[11]   http://www.leopoldolopez.com/en-la-mejor-venezuela-duplicaremos-la-produccion-petrolera-para-impulsar-el-bienestar-y-el-progreso/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter