Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-04-2017

Entrevista Edgardo Lander
Socilogo venezolano cuestiona la solidaridad incondicional de la izquierda latinoamericana con el chavismo

Natalia Uval
La Diaria


Edgardo Lander no es slo un acadmico, profesor titular de la Universidad Central de Venezuela e investigador asociado del Transnational Institute. Es una persona vinculada desde hace aos a los movimientos sociales y a la izquierda en su pas. Desde ese lugar, afirma que el apoyo incondicional de las izquierdas de la regin al chavismo reforz las tendencias negativas del proceso. Sostiene que las izquierdas a nivel global no han tenido capacidad de aprender, que terminan respaldando un gobierno de mafias como el de Nicaragua, y que cuando colapse el modelo venezolano es posible que simplemente miren para otro lado.

Hace tres aos caracterizaste la situacin en Venezuela como la implosin del modelo petrolero rentista. Ese diagnstico sigue vigente?

-Lamentablemente, los problemas que pueden caracterizarse como asociados al agotamiento del modelo petrolero rentista se han acentuado. El hecho de que Venezuela ha tenido 100 aos de industria petrolera y de estadocentrismo girando en torno a cmo se reparte la renta ha conformado no slo un modelo de Estado y de partido, sino tambin una cultura poltica e imaginarios colectivos de Venezuela como un pas rico, de abundancia, y la nocin de que la accin poltica consiste en organizarse para pedirle al Estado. Esa es la lgica permanente. En el proceso bolivariano, a pesar de muchos discursos que aparentaban ir en la direccin contraria, lo que se hizo fue acentuar esto. Desde el punto de vista econmico se acentu esta modalidad colonial de insercin en la organizacin internacional del trabajo. El colapso de los precios del petrleo simplemente desnud una cosa que era evidente, cuando uno depende de un commodity cuyos precios necesariamente fluctan.

Las crticas a la situacin de la democracia en Venezuela se han acentuado tras la asuncin de Nicols Maduro. Por qu es as? Cmo se compara con la situacin bajo el gobierno de Hugo Chvez?

-Primero hay que tomar en cuenta qu fue lo que pas en el trnsito de Chvez a Maduro. Yo soy de la opinin de que la mayora de los problemas con los que nos encontramos hoy son problemas que venan acumulndose con Chvez. Los anlisis de parte de la izquierda venezolana que reivindican la poca de Chvez como la poca de gloria, en la que todo funcionaba bien y de repente aparece Maduro como un incompetente o un traidor, son explicaciones demasiado maniqueas y que no permiten desentraar cules son las lgicas ms estructurales que llevan a la crisis actual. El proceso venezolano, por decirlo muy esquemticamente, siempre estuvo sustentado sobre dos pilares fundamentales: por un lado, la capacidad extraordinaria de Chvez de comunicar y de liderazgo, que gener una fuerza social; por otro lado, precios del petrleo que llegaron en algunos aos a ms de 100 dlares el barril. En forma casi simultnea, en 2013, estos dos pilares colapsaron: muri Chvez y los precios del petrleo se vinieron abajo. Y el emperador qued desnudo. Qued claro que esto tena un alto grado de fragilidad, por depender de cosas de las cuales no se poda seguir dependiendo. Adems, hay diferencias muy importantes entre el liderazgo de Chvez y el de Maduro. Chvez era un lder con capacidad de dar orientacin y sentido, pero tambin tena un extraordinario liderazgo dentro del gobierno bolivariano como tal, de manera que cuando l decida algo, esa era la decisin. Eso genera falta de debates y muchos errores, pero genera tambin una accin unitaria, direccionada. Maduro no tiene esa capacidad, nunca la ha tenido, y ahora en el gobierno cada quien jala por su lado. Por otra parte, durante el gobierno de Maduro ha habido un incremento de la militarizacin, quiz porque Maduro no viene del mundo militar, entonces para garantizar el apoyo de las Fuerzas Armadas tiene que incorporar a ms integrantes de las Fuerzas Armadas y darles ms privilegios. Se han creado empresas militares, actualmente la tercera parte de los ministros y la mitad de los gobernadores son militares, y estn en lugares muy crticos de la gestin pblica, donde ha habido mayores niveles de corrupcin: la asignacin de divisas, los puertos, la distribucin de alimentos. El hecho de que estn en manos de militares hace ms difcil que sean actividades transparentes, que la sociedad sepa qu es lo que est pasando.

Qu sucedi con los procesos de participacin social que promovieron los gobiernos bolivarianos?

-Hoy en Venezuela hay una desarticulacin del tejido de la sociedad. Despus de una experiencia extraordinariamente rica de organizacin social, de organizacin de base, de movimientos en relacin a la salud, a las telecomunicaciones, a la tenencia de la tierra urbana, a la alfabetizacin, que involucr a millones de personas y gener una cultura de confianza, de solidaridad, de tener la capacidad de incidir sobre el propio futuro, uno supona que en momentos de crisis habra capacidad colectiva de responder, y resulta que no. Por supuesto, hablo en trminos muy gruesos, hay lugares donde hay mayor capacidad de autonoma y autogobierno. Pero en trminos generales se puede decir que la reaccin que se vive hoy es ms en trminos competitivos, individualistas. De todos modos, creo que qued una reserva que en algn momento puede salir a flote.

Por qu no pudo mantenerse esa corriente de participacin y organizacin?

-El proceso estuvo atravesado desde el principio por una contradiccin muy seria, que es la contradiccin entre entender la organizacin de base como procesos de autogestin y de autonoma, de construccin de tejido social de abajo hacia arriba, y el hecho de que la mayor parte de estas organizaciones fueron producto de polticas pblicas, de promocin desde arriba, desde el Estado. Y esa contradiccin se jug de manera diferente en cada experiencia. Donde haba experiencia organizativa previa, donde haba dirigentes comunales, haba una capacidad de confrontar al Estado; no para rechazarlo, sino para negociar. Adems, a partir de 2005 hay una transicin del proceso bolivariano desde algo muy abierto, desde un proceso de bsqueda de un modelo de sociedad diferente al sovitico y al capitalismo liberal, a tomar ya la decisin de que el modelo es socialista, y a una interpretacin del socialismo como estatismo. Hubo mucha influencia poltico-ideolgica cubana en esta conversin. Entonces estas organizaciones ya empiezan a ser pensadas en trminos de instrumentos dirigidos desde arriba, y empieza a consolidarse una cultura estalinista en relacin a la organizacin popular. Y eso le ha dado obviamente mucha precariedad.

Cmo es la situacin de la democracia en trminos liberales?

-Obviamente es mucho ms grave [durante el gobierno de Maduro], y es ms grave porque es un gobierno que ha perdido muchsima legitimidad y que tiene niveles crecientes de rechazo por parte de la poblacin. Y la oposicin ha avanzado significativamente. El gobierno tena hegemona de todos los poderes pblicos hasta que perdi aparatosamente las elecciones (parlamentarias) en diciembre de 2015. Y a partir de all empez a responder en trminos crecientemente autoritarios. En primer lugar, desconoci la Asamblea, primero desconociendo los resultados de un Estado que le quitaba la mayora calificada a la oposicin en la Asamblea, con razones absolutamente tiradas de los cabellos. Posteriormente, ha habido un franco desconocimiento de la Asamblea como tal, que desde el punto de vista del gobierno no existe, es ilegtima. Y es tan as que hace unos meses era necesario renovar los integrantes del Consejo Nacional Electoral [CNE], y entonces la Corte desconoci a la Asamblea y nombr a los integrantes del CNE, que por supuesto son todos chavistas. Maduro tena que presentar a comienzos de ao una memoria de gestin del ao anterior, y como no reconocen a la Asamblea, la memoria se present ante la Corte. Lo mismo sucedi con el presupuesto. Tenamos un referndum revocatorio para el cual se haban cumplido todos los pasos. Deba hacerse en noviembre del ao pasado y el CNE resolvi posponerlo, y eso signific matarlo: simplemente ahora no hay referndum revocatorio. Era constitucionalmente obligatoria la eleccin de gobernadores en diciembre del ao pasado, y simplemente la pospusieron indefinidamente. Entonces estamos en una situacin en la que hay una concentracin total de poder en el Ejecutivo, no hay Asamblea legislativa, Maduro tiene ya ms de un ao gobernando por decreto de emergencia autorrenovado, cuando debe ser ratificado por la Asamblea. Estamos muy lejos de algo que pueda llamarse prctica democrtica. En ese contexto, la respuestas que se dan son cada vez ms violentas, de los medios y de la oposicin, y la reaccin del gobierno, ya incapacitado de hacer otra cosa, es la represin de las manifestaciones, los presos polticos. Se utilizan todos los instrumentos del poder en funcin de preservarse en el poder.

Qu consecuencias tiene esta situacin a largo plazo?

-Yo dira que hay tres cosas que son extraordinariamente preocupantes de las consecuencias de todo esto a mediano y largo plazo. En primer lugar, hay una destruccin del tejido productivo de la sociedad y va a tomar muchsimo tiempo recuperarlo. Recientemente hubo un decreto presidencial de apertura de 112.000 kilmetros cuadrados a la minera transnacional a gran escala en un territorio donde estn los hbitats de diez pueblos indgenas, donde estn las mayores fuentes de agua del pas, en la selva amaznica. En segundo lugar est el tema de cmo la profundidad de esta crisis est desintegrando el tejido de la sociedad, y hoy como sociedad se est peor de lo que se estuvo antes del gobierno de Chvez; esto es algo muy duro de decir, pero efectivamente es lo que se vive en el pas. En tercer lugar, cmo se han revertido las condiciones de vida en trminos de salud y de alimentacin. El gobierno dej de publicar estadsticas oficiales y hay que confiar en estadsticas de las cmaras empresariales y de algunas universidades, pero estas indican que hay una prdida sistemtica de peso de la poblacin venezolana, algunos clculos dicen que es de seis kilos por persona. Y eso, por supuesto, tiene consecuencias en desnutricin infantil y tiene efectos a largo plazo. Por ltimo, esto tiene extraordinarias consecuencias en relacin a la posibilidad de cualquier imaginario de cambio. La nocin de socialismo, de alternativas, est descartada en Venezuela. Se ha instalado la nocin de que lo pblico es necesariamente ineficiente y corrupto. Es un fracaso.

Cmo ves las reacciones de los partidos de izquierda a nivel global, y especialmente en Amrica Latina, respecto de Venezuela?

-Creo que uno de los problemas que ha arrastrado histricamente la izquierda es la extraordinaria dificultad que hemos tenido como izquierda de aprender de la experiencia. Para aprender de la experiencia es absolutamente necesario reflexionar crticamente sobre qu pasa y por qu pasa. Por supuesto, sabemos toda la historia de lo que fue la complicidad de los partidos comunistas del mundo con los horrores del estalinismo, y no por falta de informacin. No fue que se enteraron despus de los crmenes de [Isif] Stalin, sino que hubo una complicidad que tiene que ver con ese criterio de que como uno es antiimperialista y es un enfrentamiento contra el imperio, vamos a hacernos los locos con que se mat tanta gente, vamos a no hablar de eso. Creo que esa forma de entender la solidaridad como solidaridad incondicional, porque hay un discurso de izquierda o porque haya posturas antiimperialistas, o porque geopolticamente se expresen contradicciones con los sectores dominantes en el sistema global, lleva a no indagar crticamente sobre cules son los procesos que estn ocurriendo. Entonces se genera una solidaridad ciega, no crtica, que no solamente tiene la consecuencia de que yo no fui a criticar lo otro, sino que tiene la consecuencia de que activamente se est celebrando muchas de las cosas que terminan siendo extraordinariamente negativas. El llamado hiperliderazgo de Chvez era algo que estaba all desde el principio. O el modelo productivo extractivista. Lo que hoy conoce la izquierda en su propia cultura sobre las consecuencias de eso estaba ah. Entonces, cmo no abrir un debate sobre esas cosas, de manera de pensar crticamente y aportar propuestas? No que la izquierda europea venga a decirles a los venezolanos cmo tienen que dirigir la revolucin, pero tampoco esta celebracin acrtica, justificativa de cualquier cosa. Entonces, los presos polticos no son presos polticos, el deterioro de la economa es producto de la guerra econmica y de la accin de la derecha internacional. Eso es cierto, est ah, pero obviamente no es suficiente para explicar la profundidad de la crisis que estamos viviendo. La izquierda latinoamericana tiene una responsabilidad histrica en relacin, por ejemplo, a la situacin de Cuba hoy, porque durante muchos aos asumi que mientras estuviese el bloqueo de Cuba no se poda criticar a Cuba, pero no criticar a Cuba quera decir no tener la posibilidad de reflexionar crticamente sobre cul es el proceso que est viviendo la sociedad cubana y cules son las posibilidades de dilogo con la sociedad cubana en trminos de opciones de salida. Para una gran proporcin de la poblacin cubana, el hecho de que se estaba en una especie de callejn sin salida era bastante obvio a nivel individual, pero el gobierno cubano no permita expresar eso y la izquierda latinoamericana se desentendi, no aport nada, sino simplemente solidaridad incondicional. El caso ms extremo es pretender que el gobierno de Nicaragua es un gobierno revolucionario y parte de los aliados, cuando es un gobierno de mafias, absolutamente corrupto, que desde el punto de vista de los derechos de las mujeres es de los regmenes ms opresivos que existen en Amrica Latina, en una alianza total con sectores corruptos de la burguesa, con el alto mando de la iglesia catlica, que antes era uno de los grandes enemigos de la revolucin nicaragense. Qu pasa con eso? Que se refuerzan tendencias negativas que hubiera sido posible visibilizar. Pero adems, no aprendemos. Si entendemos la lucha por la transformacin anticapitalista no como una lucha que pasa all y vamos a ser solidarios con lo que ellos hacen, sino como una lucha de todos, entonces lo que t haces mal all nos est afectando a nosotros tambin, y tambin tengo responsabilidad de sealarlo y de aprender de esa experiencia para no repetir lo mismo. Pero no tenemos capacidad de aprender, porque de repente, cuando termine de colapsar el modelo venezolano, vamos a mirar para otra parte. Y eso, como solidaridad, como internacionalismo, como responsabilidad poltico-intelectual, es desastroso.

Por qu la izquierda adopta estas actitudes?

-Tiene que ver, en parte, con que no hemos terminado de descargar al pensamiento de izquierda de unas concepciones demasiado unidimensionales de qu es lo que est en juego. Si lo que est en juego es el contenido de clase y el antiimperialismo, juzgamos de una manera. Pero si pensamos que la transformacin hoy pasa por eso, pero tambin por una perspectiva crtica feminista, por otras formas de relacin con la naturaleza, por pensar que el tema de la democracia no es descartar la democracia burguesa, sino profundizar la democracia; si pensamos que la transformacin es multidimensional porque la dominacin tambin es multidimensional, por qu este apoyo acrtico a los gobiernos de izquierda coloca los derechos de los pueblos indgenas en un segundo plano, coloca la devastacin ambiental en un segundo plano, coloca la reproduccin del patriarcado en un segundo plano? Entonces termina juzgando desde una historia muy monoltica de lo que se supone que es la transformacin anticapitalista, que no da cuenta del mundo actual. Y obviamente, de qu nos sirve liberarnos del imperialismo yanqui si establecemos una relacin idntica con China? Hay un problema poltico, terico e ideolgico, y quiz generacional, de personas para las que esta era su ltima apuesta por lograr una sociedad alternativa, y se resisten a aceptar que fracas.

https://ladiaria.com.uy/articulo/2017/3/sociologo-venezolano-cuestiona-la-solidaridad-incondicional-de-la-izquierda-latinoamericana-con-el-chavismo/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter