Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-04-2017

Hasta el Papa Francisco le dice no a Temer

Eric Nepomuceno
La Jornada


En su  insistente e intil bsqueda por revestir su gobierno de legitimidad, Michel Temer, presidente gracias al golpe institucional del ao pasado, decidi invitar al papa Francisco a realizar un viaje oficial a Brasil. Logr or un delicado pero rotundo no.

Ignorando las buenas reglas de la diplomacia, pese al altsimo nivel del cuadro de diplomticos de que dispone a sus rdenes, Temer decidi, sin el protocolar sondeo previo, anunciar que haba invitado formalmente al papa Francisco. Algunos de sus asesores deben de haberlo convencido que recibir al pontfice en el pas que se jacta de ser la mayor nacin catlica del mundo sera un bao insuperable de legitimidad.

Bueno: como respuesta, recibi una carta, igualmente formal, aduciendo cuestiones de agenda para no aceptar la invitacin.

El problema es que el Papa no se qued en esa excusa: agreg su tristeza y preocupacin por lo que ocurre en Brasil. Mencion expresamente la actual crisis, en la que son los ms pobres los que pagan el precio ms amargo para que se llegue a soluciones fciles y superficiales. Ms adelante, en la misma carta, dice el papa Francisco que la inestabilidad vivida por Brasil no es de solucin sencilla, ya que tiene races socio-poltico-econmicas.

Hace poco, la CNBB (Conferencia Nacional de Obispos de Brasil, por la sigla en portugus) divulg un dursimo comunicado criticando medidas incluidas en las llamadas reformas de Temer, tan de agrado del empresariado y la banca. Cualquier amenaza merece inmediato repudio, dijo la CNBB con relacin a derechos sociales que estn, desde el golpe que destituy a Dilma Rousseff e instal a Michel Temer y compaa en el gobierno, bajo permanente amenaza.

Ha sido un golpe ms sufrido por el presidente que, en vano, busca legitimarse. Tambin por esos das se revelaron los resultados de los sondeos ms recientes de opinin pblica, y la aprobacin de Michel Temer se desmoron apenas 5 por ciento.

Y, al mismo tiempo, sondeos realizados por diferentes institutos indican que, pese a toda la masacre y persecucin que enfrenta tanto del judiciario como principalmente de los medios hegemnicos de comunicacin, el ex presidente Lula da Silva sigue, a millas martimas de distancia de los dems eventuales postulantes, como el favorito absoluto para las presidenciales de 2018.

Mientras, crece en Brasil el ya violentsimo impacto de las denuncias de corrupcin que ahora alcanzan no solamente al PT de Lula y Dilma, sino a todo el sistema poltico de por lo menos las ltimas tres dcadas. Nunca hubo una campaa electoral sin caja 2, nadie jams ha sido electo sin eso, asegur Emilio Odebrecht, patriarca de la mayor empresa constructora de Amrica Latina. Por caja 2 debe entenderse dinero no declarado formalmente a la Justicia Electoral.

En la muy extensa y detallada serie de delaciones premiadas, cuando los imputados cuentan lo que saben a cambio de reduccin en sus eventuales condenas, hubo mucho ms. Los 78 altos ejecutivos de la Odebrecht que recurrieron al recurso de la delacin premiada listaron, con detalles, las cantidades pagadas a ministros, diputados y senadores para que el gobierno enviase y el Congreso aprobase iniciativas en beneficio de las gigantes de la construccin. Miles de millones. De dlares, claro.

Importantes juristas critican el mtodo de la delacin premiada, argumentando que se trata de una clara medida de tortura sicolgica: alguien es mantenido en la crcel sin culpa comprobada (pese a las toneladas de indicios y acusaciones) por largo tiempo, sin ser conducido al juez para declarar, hasta que se decida a prestar colaboracin.

Claro que toda la delacin premiada exige pruebas, o el acusador tendr su condena, en lugar de disminuida, aumentada. Y mientras, los denunciados son entregados a la furia de los medios de comunicacin y de la opinin pblica. Adems, se mezclan historias: la caja 2 era conocida de todos, y no es considerada crimen, pero si acto ilcito sometido a la Justicia Electoral. Otra cosa, bien distinta, es la vieja, pura y clsica corrupcin.

Y es en este segundo caso que se encuentran denunciados no slo 30 por ciento del Congreso y otro tanto del ministerio de Michel Temer, pero de manera muy especial el senador Acio Neves, candidato derrotado por Dilma Rousseff en 2014 y principal articulador, al lado del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, del golpe institucional que la destituy.

Curiosamente, hasta ahora ni Lula da Silva y Dilma Rousseff aparecen denunciados por corrupcin personal.

Por estos das el ex presidente Cardoso insinu lo que desde la cada de Dilma es ventilado a los cuatro vientos por Lula y los partidos de izquierda en Brasil: frente a semejante caos, y considerando la ilegitimidad de Michel Temer para imponer reformas que no hacen ms que retroceder conquistas y derechos mientras profundiza la inestabilidad poltica de un pas al borde del caos, la nica salida sera convocar elecciones generales.

Hasta las nias bonitas de Oaxaca saben que es una declaracin oportunista, por demorada, e intil, por el cuadro poltico actual.

Si hubiese eleccin presidencial, Lula da Silva ganara. Y, al fin y al cabo, todo lo que ocurre fue llevado a cabo precisamente para impedir que eso ocurriese.

Por lo visto, hasta el papa Francisco sabe de todo eso.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/04/23/opinion/013a2pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter