Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-04-2017

La periodista Mnica Zub reconstruye la muerte del dictador nicaragense a manos de guerrilleros argentinos
El tiranicidio que liquid a tachito Somoza

Enric Llopis
Rebelin


Acribillado y vctima mortal a causa de la granada de un bazuca. El 17 de septiembre de 1980 un comando del Ejrcito Revolucionario del Pueblo (ERP) argentino liquid en Asuncin (Paraguay) al exdictador nicaragense Anastasio tachito Somoza Debayle. En 1979 haba triunfado en el pas centroamericano la revolucin sandinista, y Somoza buscaba territorio al que exiliarse. El presidente estadounidense Jimmy Carter le neg el asilo. Somoza se traslad desde las Islas Bahamas a Guatemala, donde el 17 de agosto de 1979 le recogi un avin de las Lneas Areas Paraguayas. El dictador que entonces gobernaba Paraguay, el general Alfredo Stroessner, le dara cobijo. Un ao despus, a las 9,55 horas en la avenida Generalsimo Franco de Asuncin, el comando guerrillero finiquitara al tirano, su asesor financiero y el chfer que conduca un vehculo de alta gama. Result decisivo en el magnicidio el disparo de un lanzacohetes sovitico RPG-2, que hizo trizas el automvil y a sus ocupantes.

El libro Somoza en Paraguay. Vida y muerte de un dictador de la periodista Mnica Zub Centeno (Managua, 1986) reconstruye los hechos en un libro de 295 pginas, publicado por la editorial nicaragense Hispamer en 2016. La periodista present el libro el 24 de abril en Valencia; antes lo hizo en Managua, la Universidad de Buenos Aires, la ciudad argentina de Posadas y en tres ocasiones en Encarnacin (Paraguay). Exista una relacin previa entre los dos dictadores, Somoza y Stroessner? La autora de la investigacin lo niega: Slo una visita del general paraguayo a la casa alquilada a Somoza en Asuncin, que segn los periodistas dur 45 minutos; despus Stroessner se retir. Quien mantuvo mayor contacto con el tirano nicaragense fue el ministro del Interior de Paraguay entre 1966 y 1989, Augusto Montanaro. Durante los trece meses en el exilio paraguayo, Somoza tuvo tiempo para dedicarse a los negocios. Adquiri terrenos en El Chaco con la idea de introducir ganado; en Misiones, para la plantacin de arroz; y en el distrito de San Cosme y Damin (Itapa), donde se pens que podra cultivar arroz. Despus se supo que de las canteras de la zona se extrajeron las piedras para la construccin de la represa hidroelctrica de Yacyret, acota la investigadora del Centro de Estudios, Documentacin y Archivo del Pueblo Paraguayo en Argentina (CEDAPPA) de la Universidad Nacional de Misiones.

Pero Somoza no tuvo tiempo de materializar las inversiones. Se lo impidi el ataque perpetrado por el comando del ERP de siete miembros, encabezado por Enrique Gorriarn Merlo (1941-2006), fundador del Partido Revolucionario de los Trabajadores y del grupo guerrillero. El da de autos, 17 de septiembre de 1980, muri un miembro del comando, Hugo Alfredo Irurzn, por las torturas de la polica stronista. Se dice que fue el comandante y entonces ministro del Interior de la Revolucin Sandinista, Toms Borge, quien financi la estada de los guerrilleros en Paraguay y la ejecucin de Somoza, apunta Mnica Zub en conversacin previa a la presentacin del libro en Valencia. Cuando los periodistas le preguntaron en Managua a Borge si saba quin mat a Tachito Somoza, el comandante respondi escuetamente- con el clsico de Lope de Vega: Fuenteovejuna!. Tras el atentado, afirma Zub Centeno, el gobierno de Stroessner se vio fragilizado, al percibirse que cualquier persona poda entrar en el pas La noticia recorri el mundo.

El periodista Andrs Colmn escribe actualmente en el peridico ltima Hora de Asuncin y firma el prlogo del libro Somoza en Paraguay. En septiembre de 1980 tena 19 aos y llevaba poco ms de uno como reportero en el mismo rotativo. Sali a la calle para cubrir la informacin. Explica que al tiranicidio siguieron das y noches con oleadas de caceras de brujas, los famosos operativos rastrillos. Efectivos de la polica, el ejrcito y los pyragues (agentes secretos, infiltrados y soplones del stronismo) se adentraban en ciudades, pueblos y barrios, casa por casa. Y con mucha violencia, asegura el periodista. Adems de los controles por sorpresa de trfico y en las calles, cualquiera que resultara sospechoso (nadie saba de qu) poda ser detenido al instante, sin orden judicial, y ser llevado para averiguaciones. Ello supona en muchos casos torturas en las comisaras o mazmorras, puede que slo por la posesin de un libro o disco prohibido.

Un episodio familiar de la autora corrobora el periodo de terror descrito. Cuando su madre, la nicaragense Isolina Centeno se hallaba en Lima y pensaba viajar a Paraguay para casarse, le advirtieron: T ests loca, all est an muy candente el tema de Somoza. Estas palabras se las dijo un amigo, cuando haba pasado un ao de la accin armada. Apenas te vean que sos nicaragense y del Frente Sandinista, te van a hacer presa.

Para la elaboracin del libro, la periodista ha rastreado en los peridicos Patria, Hoy, La Tribuna, ABC Color y ltima Hora. Afirma que en la poca haba una censura terrible, y los periodistas reconstruan la historia de acuerdo con las versiones del Ministerio del Interior y la polica. Si de ese modo operaba la represin stronista, no era muy diferente la actuacin de Somoza. Mnica Zub llama la atencin sobre cmo la dictadura somocista asesin al periodista Pedro Joaqun Chamorro, director del peridico La Prensa, en enero de 1978. Este diario, el de mayor circulacin de Nicaragua, fue objeto de la censura. Denunciaba los robos del rgimen, la corrupcin y la violencia poltica. El crimen de Chamorro provoc amotinamientos, llamados a la huelga general y la insurreccin popular. Los titulares de La Prensa respondieron de este modo en los editoriales: Mandaron a asesinarlo y Su sangre salpica a toda Nicaragua.

Somoza en Paraguay. Vida y muerte de un dictador es un libro de memoria histrica. La autora considera que se trata, en su caso, de una forma de militancia. Destaca en este apartado los trabajos de Andrs Colmn, quien investig la presencia de dirigentes nazis en Paraguay; el periodista de ltima Hora es tambin autor de libros como EPP. La verdadera historia (2012), sobre el autodenominado Ejrcito del Pueblo Paraguayo; o El Marzo Paraguayo (2012), en torno al asesinato en marzo de 1999 del vicepresidente Luis Mara Argaa. No menos relevantes son las publicaciones del mdico especializado en hematologa Alfredo Boccia, coautor de Es mi informe. Los archivos secretos de la polica de Stroessner, Mdicos, tica y tortura en el Paraguay e Insurgentes. La resistencia armada a la dictadura de Stroessner, entre otros textos. El escritor Eduardo Galeano se refera en Memorias del Fuego III. El siglo del viento a los vnculos entre Somoza y el dictador paraguayo. Respecto a ste afirmaba: Stroessner se cree invulnerable porque no ama a nadie. El Estado es l: Cada da, a las seis en punto de la tarde, llama al presidente del Banco Central y le pregunta: Cunto hicimos hoy?.

El militar Alfredo Stroessner Matiauda rigi los destinos de Paraguay durante 35 aos, entre 1954 y 1989. El socilogo Roberto Zub destaca su funcin en el tablero geopoltico: Result ser la pieza ms conveniente para el Partido Colorado y principalmente para Washington. En otros trminos, un bastin contra el comunismo, al igual que Anastasio Somoza. Los dos se movan por el criterio de la Triple P: Plata para los amigos, Palo para los indiferentes y Plomo para los enemigos. La Comisin de Verdad y Justicia de Paraguay puso cifras a este principio genrico: 19.862 personas detenidas de modo arbitrario o ilegal; 18.772 torturados, 59 ejecutados extrajudicialmente, 336 desaparecidos y 3.470 exiliados directos. Los sectores campesinos fueron particularmente reprimidos, hasta el punto que hubo comunidades prcticamente arrasadas, como la de San Isidro de Jeju en febrero de 1975. Miembros del Partido Liberal o del Partido Colorado fueron asimismo perseguidos.

No menos cruento fue el currculo de la dinasta Somoza, que ejerci un poder tirnico en Nicaragua desde 1934. Anastasio Tachito Somoza lo hizo en dos periodos, entre 1967 y 1972; y desde 1974 hasta 1979. Parti al exilio este ao tras el saqueo del Banco Central de Nicaragua, lastrando el pas con una deuda de 1.600 millones de dlares, elevadas tasas de analfabetismo y una sanidad pblica con carencias muy serias. Mnica Zub se remite al balance de Claribel Alegra y Darwin J. Flakoll en el libro Somoza: expediente cerrado. La historia de un ajusticiamiento. El dictador dej su huella: 50.000 muertos (el 80% civiles, que perecieron por las bombas de sus aviones de guerra), cerca de 100.000 heridos y 40.000 hurfanos. Se calcula que 150.000 nicaragenses tuvieron que buscar refugio en Honduras y Costa Rica.

El saldo histrico de los dos regmenes no es mera arqueologa. Mnica Zub constata que todava en Paraguay se reivindica la figura de Stroessner. Dicen que trajo la prosperidad y es lo mejor que le pudo pasar al pas. Por ejemplo el actual presidente Horacio Cartes, que el tres de noviembre de 2015 (aniversario del nacimiento del dictador) calific el da como fecha feliz. En el mismo acto oficial en Ciudad del Este, record: El mejor amigo de un colorado es otro colorado. Al da siguiente, la Agencia Efe inform del repudio a estas palabras por parte de la Mesa de la Memoria Histrica, que asocia a las vctimas de la dictadura. 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter