Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-04-2017

Cuento
Un autobs hacia Libertad

Rafael Rico Ros
Rebelin


Ahora que los autobuses se han puesto de moda, pensemos en esta historia.

Imaginen un grupo de personas injustamente presas de por vida en una lgubre mazmorra. Se pasan la vida luchando para tratar de escapar, saben que el sistema es injusto y no los liberar jams.

Un da logran escapar y agarran un autobs para la huida. Se montan hombres, mujeres, nios. Estn llenos de ilusin porque es el sueo de varias generaciones. Los que no consiguen escapar, los animan, ahora son sus hroes.

Pensaron que lo ms difcil era la escapada, que era algo imposible, pero ahora viene la huida. Eligen un conductor, a dnde vamos? vamos a un pueblo llamado Libertad. Algunos lloran de felicidad.

Se dirigen al pueblo llamado Libertad pero la polica y el ejrcito se despliega con todas las fuerzas posibles para impedir que lleguen a Libertad, seran un mal ejemplo para el resto de presos. Esto es algo ms que una captura. Cortan calles, les persiguen con todo tipo de vehculos, helicpteros, hacen barreras.

La huida se complica. Cada vez es ms difcil sortear obstculos y la polica les pisa los talones, aceleran y aceleran y aceleran... hay peligro de que se estrellen. Algunos tienen miedo, otros estn se sienten confundidos aunque no pierden la esperanza que es poderosa porque fue forjada por millones de sueos.

El autobs cruza la ciudad. La gente lo observa sorprendida. Preguntan qu pasa. Algunos solo quieren ver un loco dando bandazos en un autobs lleno de gente. Preguntan qu est pasando y les dicen que ese loco tiene secuestradas amujeres y nios, lo creen, un loco secuestrador destrozando calles con un autobs. Esa forma de verlo es como si pisotearan el regalo de un nio.

Otros saben que no estn secuestrados y que, en realidad, van voluntariamente a Libertad; les apoyan y hacen propios sus sueos. Hay quienes piensan que Libertad no existe, es solo una utopa, y creen que los que van en ese autobs estn engaados.

Los fugitivos empiezan a tener miedo, no era como pensaban, Libertad no llega, dnde est?

Unos le piden al conductor que detenga la huida, que van a morir, que ya no hay camino posible a Libertad y que mejor vivir presos que morir intilmente. Otros dicen que mejor se ponga otro al volante porque el conductor no tiene ni idea. Otros no quieren ir a Libertad, quieren ser los dueos de su propio pueblo, no cuentan con los dems, y le hablan al conductor al odo. Otros han dejado de creer en Libertad.

Llegados a este punto, qu deberan hacer? parar y entregarse? continuar por todos los medios porque las flores no se abandonan? merece la pena jugar con la vida de inocentes que comienzan a volar? hay algn camino a Libertad?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter