Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-04-2017

Unas notas de rplica a Manuel lvarez Tardo y Roberto Villa (Segunda parte)
Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular?

Jos Luis Martn Ramos
Rebelin


3. El segundo supuesto vuelco en la investigacin antecedente directo del tercero y fundamental que se refiere a las elecciones y su escrutinio es el que sostiene, bajo un ttulo algo peliculero,cuatro das de febrero, un desbordamiento general de las instituciones por la izquierda frentepopulista y particularmente la obrera, que oper desde la misma tarde-noche del 16 de febrero en forma de manifestaciones, motines en las crceles y diversas formas de intimidacin palabra clave y repetida de manera recurrente en la exposicin de ATV-; desbordamiento que llev al abandono precipitado del gobierno por parte de Portela y al asimismo precipitado y se sugiere que injustificado acceso del Frente Popular al poder, lo que valid el artero objetivo de aquellos desbordamientos de masas y propici por un lado la celebracin de las elecciones pendientes todava en un clima de coercin de la izquierda y por otro los definitivos falseamientos de los escrutinios.

Es sabido que un recurso literario habitual es que el inicio de un libro o de un captulo constituya en s mismo un impacto que atraiga y, al propio tiempo, oriente al lector. Cul es ese mensaje de inicio? Pues que ya en las horas previas se hizo evidente que no todos iban a aceptar una posible derrota. El Socialista anticipaba en su editorial el mismo 16 que en un juego sucio, como el que se plantea ahora, jugamos tan solo a ganar (pg. 275) y tanto el diario socialista como el republicano, El Heraldo, ponan en guardia ante los posibles pucherazos que producira un control tan generalizado de los municipios por gestoras monrquicas. Deducir de todo eso que socialistas y republicanos se disponan ya a desconocer el resultado si les era adverso y a deducir de ello alguna accin contra los resultados electorales efectivos es una absoluta grosera de interpretacin. Es que no todos iban a ganar? El Socialista y El Heraldo simplemente estaban llamando a la participacin e incluso a la vigilancia. Slo una amplia participacin les poda dar la victoria y la invocacin de la vigilancia no era injustificada; con las elecciones municipales sin hacer estaban pendientes desde 1934 una gran cantidad de municipios, sobre todo en la Espaa rural, estaban en manos de gestoras nombradas primero por el gobierno radical-cedista y luego por Portela, quien en una ltima maniobra que todo el mundo interpret que tena objetivos de posible interferencia electoral- removi todos los gobiernos civiles y los delegados gubernativos. A la derecha no le preocupaba tanto esa cuestin porque estaba absolutamente convencida de su victoria, que pregonaban como cierta en su prensa antes de las elecciones. Podran considerar eso ATV tambin una incitacin al desconocimiento del resultado si no se cumpla tal previsin?

El sectarismo de ATV les impide analizar, en trminos histricos, el peso de las percepciones en la movilizacin de unos y la desmovilizacin de otros. Y sobre todo les lleva a ver en la movilizacin del frentepopular siempre una amenaza a la democracia, una manifestacin de una mera ambicin de poder y de los instintos brbaros de las turbas. No haba razones para esa actitud de movilizacin? De sobras, y entre ellas la amenaza del golpismo que penda sobre la repblica democrtica, que se reactiv en diciembre de 1935 con la imprudente cuando menos, por no decir otra cosa iniciativa frustrada de Gil Robles; ya volveremos sobre ello al considerar las presiones militares sobre Portela. No voy a discutir que se produjeron incidentes, episodios de violencia en una situacin de desconcierto por el comportamiento de Portela, pero hacer de eso el fantasma de una casi insurreccin general, que habra justificado la declaracin, asimismo general, del estado de guerra y otras medidas de autoridad ms que probablemente, enturbiando una jornada electoral, que fue aceptable segn las condiciones y comportamientos de la poca no solo en Espaa, en Europa es absolutamente desproporcionado. Sin embargo esa desproporcin es imprescindible en el relato de ATV porque crea un clima de pre-asalto al poder de las masas populares, que en aquel momento no existi de ninguna manera. Ese relato de ATV no es tan novedoso, tiene sus antecedentes en bibliografa anterior; desde las memorias de Gil Robles, en la que la secuencia del desbordamiento de las masas a Portela es tambin clave para la consideracin de la para l irregular y no justificada formacin del gobierno de Frente Popular hasta el Dictamen de la Comisin sobre ilegitimidad de poderes actuantes el 18 de julio de 1936 elaborado por el rgimen franquista, que ATV dicen no compartir, pero que incluso utilizan como prueba documental vlida, sin ms (lo veremos ms adelante).

La jornada electoral del 16 fue, salvo excepciones por graves que localmente fueran aceptable. Aunque ATV no pueden ahorrarse un nuevo juicio de intencin al afirmar que si result as fue por el extraordinario despliegue de las fuerzas de seguridad.que si no; ignorando que el Frente Popular y sus organizaciones llamaron a una votacin tranquila. El Frente Popular, las izquierdas estn siempre bajo sospecha en el trabajo de ATV; el resto, solo en alguna ocasin, siempre que no afecte a Gil Robles. Que tras conocerse la victoria en Madrid, que nadie discuti, y en Catalua, tambin indiscutible, y la probabilidad de que fuera el Frente Popular el que mayor opciones tena de ganar, se produjera una concentracin en Puerta del Sol no tiene la significacin subversiva que le atribuyen ATV por qu solo han de tener significacin subversivas las manifestaciones? sino de celebracin, incluso por el tradicional lugar de celebracin que se producen; incluso, como reconocen los autores, el Comit del Frente Popular desautoriz una octavilla annima que sugera convertir la celebracin en protesta. ATV se empean en sugerir que eran mucho ms que celebraciones y en que se produjo un goteo constante de episodios con distintos niveles de gravedad, que justificaran en su opinin las gestiones presiones, digo yo de Gil Robles, de Franco, de Fanjul y de Goded para tomar decisiones extraordinarias, rozando lo extremo

Ms que incidentes es el subttulo en el que ATV juegan a desacreditar la imagen de normalidad mayoritaria durante la jornada electoral. Lo que luego describen no son otra cosa que incidentes, por ms que exageren su trascendencia prejuzgando que sin bien no fueron generalizadas, si es cierto que la reiteracin indica una violencia latente significativa. Pero, de qu estn hablando? De diversos episodios dispersos, en Andaluca, Galicia, Asturias, Pas Vasco, Aragn, la mayor parte de signo menor por muy lamentables que fueran como las coacciones a grupos de monjas para que no pudieran ir a votar - , las peleas entre simpatizantes, el apedreamiento de un candidato de la derecha y algunos con consecuencias mayores, al aparecer las navajas, las pistolas, o las fuerzas de orden pblico. ATV citan una treintena de incidentes concretos, de los que una docena larga se produjeron en Galicia, y sin concretar muertos y heridos de diferente consideracin en las provincias de Crdoba, Guipzcoa, Navarra, Oviedo, Salamanca, Santander, Sevilla, Toledo y Zaragoza, de los que solo concretan media docena de ellos, los que tuvieron consecuencia de muerte, por lo que hemos de suponer que el resto fueron de carcter tan menor que ni siquiera ATV han considerado oportuno sealarlos. Eso no describe un cuadro de nada que sea ms que incidentes, por ms que los que produjeran muertes resultaran irremediables.

Por otra parte, la responsabilidad de los incidentes ms graves, los irreversibles por la prdida de vidas humanas correspondi alas derechas: de los 10 muertos reconocidos, citan 8 casos, de ellos las vctimas fueron de izquierdas, a manos de falangistas, papistas o cedistas y en un caso de la guardia civil, por un muerto cedista y otro cuya filiacin poltica no se da. La proporcin es tan elocuente de que la violencia grave parti ms de un bando que de otro, que extraa que ATV, que sealan tantos detalles, no hayan hecho ningn comentario sobre ste. S, en cambio, se permiten comentarios increbles, para exculpar las agresiones perpetradas por elementos derechistas: en Antas de Ulloa, los papistas malhirieron a tiros a un presidente de mesa y a un portelista, y como quiera que no pueden negar que fue as se ven obligados a aadir Pero no es menos cierto que, antes de los disparos, se haba entablado una fuerte discusin, en la que al representante cedista, que se quejaba ante la mesa de irregularidades supuestas se le propin un fuerte golpe. El comentario es absurdo, en casi todos los enfrentamientos, excepto los atentados que sufrieron militantes de izquierda a un vendedor de prensa los falangistas le obligaron a beber gasolina hubo primero alguna fuerte discusin, que fue a ms porque alguien tena pistola o navaja; y que un fuerte golpe pueda poner pero a un asesinato es un comentario poco medido, si no indecente.

Esta peculiar exposicin de sucesos sirve a ATV para desacreditar la versin del gobierno de que la jornada fue tranquila y sobre todo para, tras reconocer que no puede decirse que la violencia primara, concluir que todo ello fue un mal augurio y anticip los desrdenes que comenzaron a propagarse durante la tarde y noche del 16 de febrero. No digo, pero digo. Establecen as una relacin de continuidad absolutamente insostenible. Lo cierto es que el grueso de las elecciones tuvo un transcurso normal y su resultado ya anticip una victoria ajustada, pero victoria - del Frente Popular de la que slo quedaba por conocer si llegara a mayora absoluta y las dimensiones de sta si se produca. El recuento de las elecciones del 16 habra de ser algo largo y accidentado y la gestin informativa que el gobierno Portela hizo del mismo result muy poco acertada; dominada como estaba por el conocimiento del estrepitoso fracaso del Partido del Centro organizado por Portela bajo el padrinazgo de Alcal Zamora. A pesar de ello, en ningn momento se invirti de manera clara la tendencia, por ms que el Gobierno Portela intent reducir el impacto inmediato acaso para aguar la celebracin en marcha de las izquierdas e intentar frenarla manteniendo por algunas horas le expectativa de un triunfo, no de las derechas, sino de la problemtica suma de las derechas y el centro (dicho sea de paso, ATV recurren ms de una vez en sumar las fuerzas centristas a la de las poco avenidas de la derecha; es improcedente, no significaban polticamente lo mismo ni mucho menos y en todo caso el portelismo estaba ms cercano de las izquierdas que de las derechas en muchas de las circunscripciones).

En la madrugada del 17, gracias al voto de las grandes ciudades, el Frente Popular iba por delante y en la maana del 17, en el Consejo de Ministros Portela anunci que ste ya podra estar contando con el recuento en marcha con 193 diputados y ese es el dato que vale y no las informaciones o intoxicaciones que ATV citan del embajador portugus que atribua la victoria al Bloque de derechas o de Ferndez Almagro que dijo que le haba dicho Portela (pg. 362); utilizar estas dos manifestaciones como documentacin firme, frente a la del Consejo de Ministros es ridculo. Como ATV reconocen los escrutinios del 17 solo eran terminantes en que el Frente Popular iba por delante en el escrutinio y en que sus adversarios slo podan encomendarse, para ganarle, a los votos de los distritos rurales an por ganar (pg. 363); el primer solo sobra, desde luego, pero no pueden evitar trufar los irremediables reconocimientos de la realidad con frmulas adversativas. Siguiendo a ATV, los datos ya definitivos, en la tarde del 17 de febrero los que correspondan a las circunscripciones en las que el ganador aventajaba claramente a sus competidores y estaba por encima del 40% para llevarse los escaos por mayora- , al atardecer del 17 el Frente Popular ya tena en su poder 65 escaos, mientras que la CEDA y sus aliados quedaban en 51 y el Partido del Centro no tena ninguna. Otra manifestacin clara de cul era la tendencia. En la maana del 18 la situacin se mantena con una ampliacin de resultados definitivos: 198 escaos para el Frente Popular y 161 para sus adversarios, pero ha de notarse que ATV estn sumando contra el Frente Popular todo lo que no era Frente Popular.

El 19, cuando se producir el cambio del gobierno, en el cuarto de aquellos das de febrero, Martnez Barrio y Azaa, y Alcal Zamora lo aceptaba desde luego a regaadientes consideraban que el Frente Popular tena 217, a 20 de la mayora absoluta (no de una cincuentena, como de vez en cuando se insina en el libro). Azaa se quej de tener que asumir el gobierno sin saber cul era su mayora definitiva, pero no rechaz formar gobierno ATV citan la queja, pero no consideran el valor de la aceptacin porque a pesar de todo, lo que haba quedado claro a lo largo de esos das es que la formacin ganadora era el Frente Popular, que podra llegar a la mayora absoluta o que tena margen de negociacin con otras formaciones polticas entre ellas el Partido Nacionalista Vasco para revalidar su gobierno en las nuevas Cortes cuando se constituyeran. Y que la CEDA y Renovacin Espaola, que no tenan acordado ningn programa de gobierno y cuya alianza era fundamentalmente negativa (contra la revolucin, que nadie que fuera significativo propona en ese momento) no estaban en condiciones de formar un gobierno que pudiera tener el apoyo final de la cmara; y pero todava era peor que llegasen a formar un gobierno, que necesariamente habra significado el cierre de la repblica democrtica, como proclamaba con la boca grande Calvo Sotelo, y aceptaban con boca pequea en la CEDA. Volveremos a la cuestin del resultado final y la mayora absoluta.

La primera parte de este artculo puede verse en: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=225669

Jos Luis Martn Ramos ( Barcelona 1948 ) es catedrtico de Historia Contempornea de la Universidad Autnoma de Barcelona, especializado en la historia del movimiento obrero.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter