Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-04-2017

Una "revolucin" francesa con aspecto de dj-vu

Florent Marcellesi
eldiario.es

Gran parte del voto Macron no ser en positivo, sino por defecto y a regaadientes, ojal lo entienda y sea capaz de aunar ms all de sus fieles. En caso contrario, difcil ser parar la extrema derecha en 2022


Francia ha dejado un escenario indito pero altamente previsible. En la segunda vuelta de las elecciones presidenciales estarn Macron y Le Pen: el candidato anti-lite de la lite y la candidata de extrema derecha. Ante el hartazgo ciudadano frente a la clase poltica gala, el nuevo e incierto orden poltico francs y europeo est emergiendo.

Al igual que en Austria, los partidos tradicionales se hunden y en suma alcanzan poco ms del 25% de los votos. Desde luego, nadie empezando por su bancada conservadora echar de menos a Franois Fillon. Perseguido por sus escndalos de conflictos de inters, pidiendo sin pudor que la gente no le amara pero al menos le votara, representa lo ms podrido del establishment poltico tradicional. Su eliminacin es una buena noticia para la salud democrtica francesa y europea.

El caso de Hamon, del Partido Socialista francs, es bastante diferente y paradjico. Tras ganar las primarias de su partido en ruptura con la deriva neoliberal del Gobierno de Hollande, apost por un programa social-ecologista potente y bien definido: renta bsica universal, transicin ecolgica y energtica, y una Europa ms democrtica. Sin embargo, poco tiempo duraron sus buenas perspectivas iniciales al tener que lidiar al mismo tiempo con las pualadas continuas de los barones socialistas en favor de Macron, su dificultad para romper amarras con el aparato socialista y, a pesar de renegar de l, tener que llevar en sus hombros el desprestigiado legado del mandato Hollande.

Por desgracia para Hamon y sus apoyos verdes, en este momento populista, la campaa no se centr en contenidos sino en emociones, pasiones y afectos. Frente a la descomposicin del espacio social-demcrata en toda Europa y al rechazo de los partidos tradicionales, l pag el precio ms alto.

En esta situacin, quien ha sabido capitalizar el descontento de los de abajo frente a los de arriba han sido Macron, Le Pen y Mlenchon. Macron, exministro de Economa para Hollande y exbanquero de Rothschild, ha obrado un milagro digno de Trump de simbolizar la "revolucin" (as se llama su ltimo libro) contra el sistema, siendo l mismo parte de las lites que denuncia y repudia.

Por su parte, tras aos de normalizacin de su presencia, el populismo de extrema derecha pasa sin sorpresa a segunda vuelta. Pero, al igual que en Holanda, se ve frenada y lejos de las expectativas que tenan hace apenas unos meses. Afortunadamente, el repliegue nacional y el odio no son imparables.

Por otro lado, quien mejor ha captado el voto progresista ha sido sin ninguna duda Mlenchon y su Francia Insumisa. Gracias a sus dotes de oracin, sus ya famosos hologramas y aplicando las enseanzas del populismo progresista de Mouffe-Laclau, ha situado su propuesta en un buen lugar en la contienda final. Si bien, por motivos programticos y de egos, no ha sido por desgracia posible el entendimiento Mlenchon-Hamon, existe todava una segunda oportunidad de pesar en la conformacin de las mayoras polticas en Francia: las elecciones legislativas de junio. Existe un claro espacio alternativo socio-ecolgico en Francia. Y para conformarse ms all de lo puramente electoral a corto plazo, este espacio tendr que debatir y consensuar su mayor punto de disenso entre soberanismo nacional y soberanismo transnacional: Europa.

Ahora bien, para la segunda vuelta, y al igual que para Le Pen padre en 2002, ya ha empezado una llamada transversal para votar en contra de Le Pen hija. Gran parte del voto Macron no ser en positivo, sino por defecto y a regaadientes. Ojal Macron cuyo programa social y ecolgico es ms bien una continuidad de la doxa liberal y crecentista lo entienda y sea capaz de aunar ms all de sus fieles. En caso contrario, difcil ser parar la extrema derecha en 2022.

Si no hay sorpresas en el ltimo momento, el prximo presidente francs ser Emmanuel Macron. As que, una vez frenado el peligro xenfobo y de repliegue nacionalista anti-europeo, preparmonos para este nuevo ciclo poltico donde la cara ser ms joven pero las polticas tendrn la apariencia de un dj-vu.

Fuente: http://www.eldiario.es/euroblog/revolucion-francesa-aspecto-deja-vu_6_636646358.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter