Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Israel
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-04-2017

Se empiezan a escuchar en todo el mundo las reclamaciones de Palestina prisionera

Ramn Pedregal Casanova
Rebelin


Sobre las cenizas de la Nakba. La tierra que fue Palestina, 1947.

Los informes sobre los pueblos palestinos que recopilaron los servicios de inteligencia de la Hagan, la resistencia clandestina juda, durante la poca del Mandato Britnico de Palestina, son una lectura fascinante. Los agentes de inteligencia de esta organizacin redactaron informes sobre cada uno de los pueblos palestinos, un millar en total. Este proceso de registro se puso en marcha en 1940 y se prolong durante siete aos. Cada uno de estos informes contena la informacin ms detallada que se pudiera recabar, desde los nombres de las familias ms importantes a la profesin y la filiacin poltica de la mayora de los habitantes, desde la historia del pueblo a la calidad de la tierra, incluan descripciones de los edificios pblicos y se especificaba incluso qu frutos daban los rboles de los huertos que se solan plantar en los alrededores de los pueblos.

Son una fuente de informacin muy valiosa, sobre todo porque demuestran hasta qu punto los sionistas estaban preparados para apoderarse de Palestina. Los informes incluyen fotografas areas de cada poblacin y de su entorno, e indican la ubicacin de los puntos de acceso, adems de evaluar la riqueza y el nmero de armas de que disponan los hombres y los jvenes del lugar.

Del libro: Los palestinos olvidados. Autor: Ilan Papp. Traduccin: Jaime Blasco Castieyra. Editorial Akal.

 

En todo el mundo se empez a escuchar el 17 de Abril, como un acto de voluntad propia las reclamaciones de Palestina prisionera, y consecuentemente a extenderse la denuncia del rgimen israel del apartheid.

Ya se sabe de concentraciones de solidaridad en los cinco continentes. Ese mundo occidental de gobiernos que pretenden dar imagen de pulcritud empieza a tener delante, sobre la mesa en la que hacen acuerdos, negocios, leyes, llegando desde las calles y plazas de cada ciudad, la reclamacin social para que pongan en marcha sus fuerzas diplomticas, polticas, econmicas y dems, exigiendo a Israel el cumplimiento de los Derechos Humanos en sus crceles, y cumplan con la obligacin que les corresponde de hacer respetar la dignidad y la justicia que asiste legalmente a los prisioneros y prisioneras de nacionalidad palestina. De lo contrario los responsables sionistas debern responder por sus crmenes ante la justicia internacional como potencia colonial.

La Huelga de Hambre por la Dignidad y la Libertad, como la llaman los prisioneros y prisioneras de Palestina, se afianza en Jerusaln, Cisjordania y Gaza, y hoy viernes es un da que estn previstas manifestaciones y concentraciones en calles, plazas y centros de oracin. Palestina prisionera ha unido a todas las corrientes palestinas y conduce la lucha por la libertad.

Su plataforma de lucha tiene reivindicaciones que forman el cuerpo de los Derechos Universales ms bsicos, quizs porque el derecho del pueblo palestino a su libertad forma parte de los principios de justicia e igualdad que asisten a cada pueblo y que cada gobierno declara defender.

No hace falta decir que esos que viven oprimiendo a otros son los que estn ms interesados en marginar los Derechos de la ciudadana en cualquier lugar, y conducen sus esfuerzos a borrar violentamente, all donde se de, el mundo en mejora constante.

Entre las reivindicaciones de los prisioneros y las prisioneras de Palestina destacan la anulacin de la detencin administrativa, los encarcelamientos sin acusacin ni juicio, sin derecho a ninguna defensa, el fin de la prohibicin de las visitas familiares, la liberacin inmediata de los prisioneros y prisioneras en estado de gravedad, la atencin mdica, Semejantes formas de gobierno slo se dan bajo una autoridad que tiene legalmente establecida la tortura, eso es el rgimen israel, el rgimen del apartheid, el rgimen de la segregacin racial, el de la ocupacin colonial, el mismo que es acusado de crmenes de Lesa Humanidad en los Tribunales Internacionales.

Como reaccin a la huelga de hambre, el gobierno sionista ha emprendido una carrera represiva de grandes dimensiones y extremadamente peligrosa por llevar ms al lmite la vida de los prisioneros y prisioneras de Palestina: encierra a los dirigentes del Comite de Huelga en celdas de castigo, trasladan de crcel a los y las prisioneras, les impiden o prohiben toda comunicacin con el exterior, as sean familiares y abogados, les roban sus pertenencias personales, les quitan el agua y la sal que tomaban durante la huelga, las tropas especiales del rgimen israel han asaltado las crceles y celda por celda han ido entrado golpeando salvajemente a las y los prisioneros, han causado ya varios heridos de gravedad de los que se sabe unicamente que han sido trasladados a zonas de hospitalizacin con los que tampoco se puede comunicar. Tambin ha salido de las crceles por filtraciones, que les han impuesto sanciones econmicas, multas.

Las organizaciones de defensa de los prisioneros han presentado la reclamacin de permisos de visitas ante el tribunal supremo del rgimen del apartheid y el Comit Internacional de la Cruz Roja se dispone a realizar visitas a las crceles. Debemos esperar noticias.

Las manifestaciones pacficas masivas en Palestina han sido atacadas por fuerzas militares con disparos de fuego real y gases lacrimgenos causando heridos y detenidos entre manifestantes y comerciantes que se negaban a abrir sus establecimientos.

El sionismo, en su intento de romper la huelga de hambre y el apoyo de la poblacin palestina a sus prisioneros y prisioneras, ha fracasado rotundamente en Palestina. Adems, aunque la prensa occidental en general oculte lo que ocurre en Palestina, se ha conocido la solidaridad con los prisioneros y prisioneras de los profesionales de la judicatura en EEUU, abogados y estudiantes de derecho, y en numerosas ciudades de EEUU hay concentraciones y manifestaciones a favor de Palestina. En las capitales europeas no han cesado desde el comienzo de la huelga de hambre las manifestaciones de solidaridad, y los parlamentarios de la Izquierda Unitaria Europea han hecho un llamamiento a los parlamentos y gobiernos de los pases respectivos y el mundo en general para que se solidaricen y apoyen la justicia y la libertad para los prisioneros y prisioneras de Palestina.

Es el mejor momento para la solidaridad con el pueblo palestino.

Ramn Pedregal Casanova. Dos ltimos libros: Gaza 51 das, y Palestina. Crnicas de vida y Resistencia, puedes bajrlos de internet. Presidente de la Asociacin Europea de Cooperacin Internacional y Estudios Sociales AMANE.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter