Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-04-2017

El sermn: Portugal, Francia la Europa del Sur en movimiento

Vctor Ros
El Viejo Topo


La elevada incertidumbre y las amenazas crecientes que caracterizan a la actual situacin internacional estn poniendo de manifiesto una vez ms la irrelevancia y sumisin de los gobernantes de la Unin Europea ante la escalada blica promovida por su socio imperial. La crisis de la Unin una de cuyas expresiones es la inexistencia de una poltica exterior y de defensa comn soberana no es nueva, pero se ha venido agravando en los ltimos tiempos. El vergonzoso acuerdo con Turqua para rechazar a los demandantes de asilo, el Brexit y el auge de nacionalismos racistas y xenfobos en parte de sus pases miembros son otras tantas manifestaciones de dicha crisis. Sin olvidar, por supuesto, la profundizacin de las divergencias econmicas y sociales fruto de los acuerdos contenidos en el Tratado de Maastricht y las polticas dictadas por la trada compuesta por la Comisin Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

El tratamiento recibido por Grecia ha dejado a las claras el carcter rotundamente antidemocrtico de los dictados de las instituciones europeas. Tambin su fracaso. El pueblo griego, tras varios aos de movilizaciones masivas y a pesar de la dura y sostenida campaa del miedo, tom una doble decisin en 2015: en enero llev al gobierno a Syriza y en julio, en referndum vinculante, rechaz con rotundidad las condiciones del rescate impuestas por la troika. Esta pretendi entonces escarmentar a los dems pueblos europeos quebrando la dignidad y la soberana de las decisiones de los ciudadanos griegos.

Pero hoy no solo la crisis griega sigue dramticamente abierta, sino que los pueblos del sur de Europa estn dando claras muestras de su hartazgo y de su decisin de articular el rechazo de las polticas impuestas por la Comisin Europea en las calles y en las urnas, con la construccin social y poltica de alternativas que dan respuesta a las demandas ms urgentes y proyectan horizontes de esperanza capaces de dejar a un lado la apata, el fatalismo y la resignacin que conviene a los poderosos.

Portugal y Francia son dos cercanos y significativos exponentes de ello. Ambos interesadamente ignorados por los medios del sistema, con la salvedad de la inevitable aunque sesgada referencia a la impactante campaa electoral de Jean-Luc Mlenchon en las presidenciales francesas.

En Portugal, en las elecciones legislativas de octubre de 2015, la movilizacin social contra los dictados econmicos de las instituciones europeas aplicados por la coalicin conservadora en el gobierno desde 2011 se tradujo en un resultado que dio paso a una situacin hasta ahora indita. El Partido Socialista qued en segundo lugar, tras la coalicin conservadora. El centroderechista Presidente de la Repblica nombr primer ministro al lder de dicha coalicin, que haba gobernado en los aos anteriores, y expres adems su preferencia de que el Partido Socialista se integrara en dicho gobierno. Pero dos semanas despus de su nombramiento cay derrotado por una mocin de censura parlamentaria votada por el Partido Socialista, el Bloque de Izquierda y la Coalicin Democrtica Unitaria, formada por el Partido Comunista Portugus y el Partido ecologista Os Verdes. Ello dio paso a acuerdos programticos de gobierno firmados a dos bandas por las cuatro fuerzas tras intensas negociaciones. Unos acuerdos ejemplares que pusieron fin a un tab, en palabras del nuevo primer ministro socialista, Antonio Costa, quien afirm: la izquierda quiere seguir siendo plural pero puede llegar a acuerdos; lo que permite esta alternativa es la capacidad que tiene cada uno de respetar las diferencias de identidad pero anteponer las prioridades para el pas. (Creo que puedo ahorrar al lector el comentario de comparar esta posicin con la histricamente adoptada por el PSOE en Espaa desde los tiempos de Felipe Gonzlez y tras las elecciones de diciembre de 2015).

Los acuerdos firmados para el perodo 2015-2019 por los que el Bloco de Esquerda y la CDU dan apoyo parlamentario al gobierno del PS no excluyen la expresin de sus diferencias programticas en cuestiones como la renegociacin de la deuda, la pertenencia a la OTAN o las alternativas a la crisis de la Unin Europea. Pero han dado ya sus frutos en su primer ao y medio de aplicacin: aumento anual del salario mnimo, subida de las pensiones, aumento de los salarios de los empleados pblicos, con jornada semanal de 35 horas, recuperacin de la inversin pblica en sanidad y educacin, paralizacin de las privatizaciones, disminucin del desempleo y del dficit pblico Creo que las distintas expresiones europeas de la izquierda cultural, social y poltica podramos hacer bastante ms por conocer, divulgar y apoyar la actual experiencia portuguesa, ejemplo prctico y concreto de nuestro proclamado S Se Puede!.

En Francia, el malestar social y el desencanto ante las polticas antisociales, belicistas y represivas aplicadas por el Presidente de la Repblica y su gobierno del Partido Socialista cristaliz en las grandes huelgas y manifestaciones de rechazo a la nueva y regresiva Ley del Trabajo presentada en marzo de 2016. En las movilizaciones participaron millones de ciudadanos y la noche del 31 de marzo, la parisina Plaza de la Repblica fue ocupada por miles de personas que se sumaron a la iniciativa de un movimiento propiciador de la convergencia de luchas, la Nuit Debout. Movimiento de recuperacin de la dignidad que se extendera por toda Francia dando lugar al nacimiento de numerosos colectivos que siguen hoy activos en mltiples frentes.

Casi a la par, en febrero de 2016, con el nombre de La France Insoumise surga el movimiento poltico que lanzara la candidatura de Jean-Luc Mlenchon a la eleccin presidencial del 23 de abril y 7 de mayo de este 2017. Un movimiento de ciudadanos individuales no estructurado como partido poltico, en el que participan miembros de colectivos tan diversos como les conomistes Atterrs, la red Sortir du Nuclaire, la asociacin SOS Autisme France, sindicalistas Y que cuenta con el apoyo de organizaciones polticas como el Parti de Gauche, el Partido Comunista Francs, Nouvelle Gauche Socialiste, una parte de Europe cologie Les Verts y otras organizaciones menores.

Su programa, fruto de meses de elaboracin colectiva con la participacin de miles de personas, defiende un proceso constituyente para pasar de la actual monarqua presidencialista de la V Repblica a una VI basada en el poder popular garantizado por mltiples instrumentos de participacin, la derogacin de la Ley del Trabajo, la restauracin de la jubilacin a los 60 aos, la equiparacin de las pensiones completas al salario mnimo interprofesional y el aumento de las pensiones menores por encima del umbral de pobreza, la aplicacin real e inmediata de la jornada de 35 hs semanales, la salida de los tratados europeos denunciando el Pacto de Estabilidad, la puesta en marcha de un plan de transicin energtica para el cierre progresivo de todas las centrales nucleares y su sustitucin por energas renovables y muchas otras propuestas y medidas que vale la pena conocer y divulgar.

En el momento de escribir estas lneas quedan an varios das hasta el cierre de la campaa electoral para la primera vuelta de las presidenciales francesas y se mantiene la incertidumbre sobre los candidatos que pasarn a la segunda vuelta. Pero millones de personas se han puesto en pie y han empezado a trazar juntos un camino para que la libertad, la igualdad y la fraternidad vuelvan a iluminar el horizonte de la tierra francesa y proyecten su luz de esperanza hacia los dems pueblos de Europa que tambin nos vamos poniendo en movimiento.

Fuente: http://www.elviejotopo.com/articulo/sermon-portugal-francia-la-europa-del-sur-movimiento/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter