Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-05-2017

La reforma laboral en el rgimen de Temer: superexplotacin y precariedad social en el siglo XXI

Adrin Sotelo Valencia
Rebelin


La imposicin de la reforma laboral en Brasil por el gobierno de facto de Michel Temer se da en un contexto de fuerte recesin de la economa, alta inflacin y un intenso desempleo que afecta a las ms variadas capas de la poblacin del pas. De acuerdo con la Pesquisa Nacional por Amostra de Domiclios Contnua (Pnad) del IBGE la tasa de desocupacin est al alza y alcanza 14 millones 200 mil desempleados entre enero y marzo de 2017. Indica que ello significa un aumento de 13% respecto al trimestre inmediatamente anterior (octubre-diciembre de 2016). En otras palabras se registr un aumento absoluto del nmero de desempleados en 1 milln 800 mil personas lo que da un promedio de 20 mil despidos por da que, de este modo, se agregaron al ejrcito industrial de reserva en su modalidad de desempleo abierto en el Brasil.

La reforma laboral (en portugus: trabalhista) es profundamente negativa para los trabajadores en la medida en que afecta todas las modalidades de empleo y los derechos y garantas consagradas en la Consolidao das Leis do Trabalho creada mediante Decreto-Lei n 5 452, del 1 de mayo de 1943 y sancionada por el presidente Getlio Vargas durante el llamado Estado Novo (1937-1945) en Brasil.

En el presente artculo mencionamos algunas de las nuevas modalidades de esta ley completamente antiobrera y antisindical pero determinantemente favorable a los intereses de la patronal nacional y del capital extranjero que opera en el pas.

1. La jornada de trabajo podr aumentar hasta 12 horas diarias si as lo "convienen" el patrn y el trabajador, incluso por encima de lo que estipulen los contratos colectivos de trabajo. De esta forma el sindicato queda completamente debilitado en las negociaciones obrero-patronales y frente al mismo Estado capitalista.

2. El patrn podr despedir, sin indemnizacin, a los trabajadores y simultneamente contratar nuevos trabajadores con menores salarios y menores beneficios sin ninguna penalizacin legal para el patrn.

3. Se eterniza el trabajo temporal, de tal manera que, por ejemplo, en actividades como servicios de restaurantes, bares o en las fbricas industriales se podr trabajar por tiempo determinado y dejar el empleo al capricho del patrn sin garanta de remuneracin ni de ser contratado nuevamente.

4. Al aumentar la jornada de trabajo prcticamente desaparecen las horas extraordinarias de trabajo y, por consiguiente, su equivalente en remuneracin. El resultado mensual para el obrero es que disminuye su salario global. Para el patrn lo anterior redunda en que aumenta la plusvala absoluta, va prolongacin de la jornada de trabajo y, de este modo, remunera la fuerza de trabajo por debajo de su valor, constituyendo un franco proceso de superexplotacin del trabajo que incrementa sustancialmente la tasa de ganancia.

5. La hora que antes se dedicaba a la comida, a mitad de la jornada, se reduce a media hora, lo que se traduce en una expropiacin de parte del tiempo de trabajo socialmente necesario que, as, se convierte en una fuente adicional de la acumulacin del capital. Tambin reforzando la superexplotacin de la fuerza de trabajo con los resultados sealados.

6. El patrn se reserva el derecho de determinar el tipo de ropa y la manera de vestir de sus trabajadores, incluso con uniformes ridculos e incmodos sin importar las inclemencias del tiempo, frio o calor. Depender del capricho y del gusto del patrn.

7. Los gastos de transporte corren a cargo del trabajador, eximiendo al patrn, perjudicando a todo el mundo, por supuesto, ms a las personas que vivan ms lejos del centro de trabajo.

8. Los das de vacaciones ahora podrn ser parcelados en tres partes de acuerdo con los intereses del patrn afectando la vida social y familiar y la integridad emocional.

9. Al legalizar la tercerizacin (la contratacin por terceras empresas) las empresas contratantes no tendrn ninguna obligacin de indemnizar al trabajador si este es dimitido, por cualquier causa, por la empresa donde labore. El trabajador queda as en completo estado de indefensin jurdica sin responsabilidad legal para el gobierno.

10. Los trabajadores permanentes (con "carteira assinada") y con cierta antigedad podrn ser dimitidos para contratar, si as lo requiere el patrn, obreros tercerizados, con menores salarios, sin derechos y sin contrato permanente.

11. La superexplotacin y la crueldad patronal consagrada por el Estado afecta tambin a las mujeres trabajadoras embarazadas y lactantes. Ahora ser el mdico de la empresa y el mismo patrn quienes determinarn el lugar de trabajo y las condiciones de trabajo independientemente de la condicin de la mujer. Hay que releer urgentemente la novela La madre de Mximo Gorki publicada en 1907 y que trata de una mujer que lucha contra el rgimen zarista !

12. La Comisso de Conciliao Prvia pasa a segundo plano y tendr un valor mayor lo que el patrn negocie e imponga por encima de la ley.

13. La recisin unilateral de un contrato por parte del patrn no requiere del consentimiento del sindicato ni de su firma para que se realice el despido. El poder absoluto del capital qued finalmente, con el gobierno de Temer, en las garras devastadoras del capital con el aval del Estado.

14. Las nuevas disposiciones laborales implementadas con la reforma asestan un rotundo golpe a la Justicia Laboral que ahora deja de ser gratuita para quedar a cuenta del trabajador despedido quien tendr que pagar todos los gastos y honorarios, incluyendo los de los peritos, para ganar un juicio laboral. Evidentemente si no se cuenta con los recursos, que es la cruda realidad de millones de trabajadores, dicho juicio ser sentenciado en contra del trabajador.

Todas estas disposiciones de una reforma laboral profundamente lesiva para la integridad de millones de trabajadores y trabajadoras, estn enmarcadas en los nuevos dispositivos neoliberales impuestos por el Banco Mundial y el FMI en todo el mundo. Adems confirman, paradjicamente, la centralidad del trabajo en el capitalismo contemporneo en la medida en que, en el caso del gobierno de facto de Temer en Brasil, toda esta reestructuracin se viene realizando por el lado del capital variable, es decir, de la fuerza de trabajo y, por el lado del capital fijo y circulante, de manera completamente insuficiente o nula.

La centralidad de la fuerza de trabajo muestra de este modo la validez cientfica de la teora del valor/trabajo de la economa poltica y, a la par, en el plano de la lucha de clases y de sus organizaciones (como el sindicato, el comit o el frente) su centralidad se expresa en la capacidad de movilizar a cerca de 40 millones de trabajadores en una huelga nacional y general (28 de abril de 2017) para protestar contra una reforma lesiva a sus intereses de clase, as como contra un rgimen de facto que es producto de un genuino golpe de Estado parlamentario e institucional perpetrado por una camarilla de facinerosos y corruptos la mayora de los cuales estn indiciados en los tribunales judiciales y muchos de ellos senadores y diputados en la famosa operacin conocida como Lava Jato.

Adrin Sotelo Valencia es socilogo e investigador del Centro de Estudios Latinoamericanos (CELA) de la FCPyS de la UNAM.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter