Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-05-2017

El linchamiento de los medios a la paz

Luca Serrano
Revista Insurreccin


Los medios de comunicacin tienen un papel determinante en la fabricacin de opinin en los colombianos, y por lo tanto juegan un papel importante en la solucin poltica del conflicto, pero parecieran estar mas interesados en linchar a quienes desean cambios sociales, que contribuir a la paz con transformaciones.

Periodismo imparcial?

El periodismo colombiano no ha sido ejemplo de informacin veraz ni objetiva. Los dueos de las empresas de informacin son claros defensores del status quo, como la organizacin Luis Carlos Sarmiento ngulo, la organizacin Carlos Ardila Lulle y el grupo empresarial Santo Domingo, quienes manejan el conjunto de los grandes medios, pertenecen a la clase dominante y generan la lnea poltica a partir de sus propios intereses.

Los medios alternativos por su parte no tienen la posibilidad de competir con estas grandes empresas, que controlan las 7 agencias de informacin, que nutren todos los peridicos, noticieros y redes sociales, que consumen la mayora de los colombianos.

Las empresas de informacin son militaristas al reflejar en el manejo meditico la doctrina del enemigo interno, donde la amenaza terrorista ha sido el guin predilecto de los ltimos 50 aos, donde se acusa a los habitantes de zonas guerrilleras de ser auxiliadores justificando su asesinato, desaparicin y encarcelamiento.

Medios y solucin poltica

Ahora que parte de la oligarqua colombiana se ha dispuesto a un proceso de paz con las insurgencias, la matriz meditica se dirige desde la orilla de la negociacin poltica, sin que por ello se contradigan los intereses de la oligarqua.

La poltica de paz del gobierno es la base de trabajo de los creadores de opinin. En la negociacin con las FARC los momentos tensionantes del dilogo, fueron acompaados de una andanada de los medios, para poner en duda la voluntad de paz de la guerrilla, como en el caso del cubrimiento especial al derrame de crudo en el Putumayo o a la retencin de un general del ejrcito estatal en el Choc, para presionar el cese unilateral y la liberacin de retenidos ante la opinin pblica.

Una vez la negociacin avanz de manera determinante la palabra grupo terrorista fue cambiada por la de insurgencia, los noticieros se centraron en el compromiso del gobierno, cubrieron de manera decidida la ronda de perdn nacional de las FARC a sus vctimas, mientras callaron la continuidad de la guerra por parte del Estado Colombiano.

Cuando la negociacin con las FARC fue culminada con xito para la oligarqua, se eligi al ELN como el enemigo nmero uno a combatir, tambin desde los medios masivos, incluso sealando a los sectores sociales, que buscan cambios en el pas como pertenecientes al supuesto frente amplio del ELN.

Los medios ocultan la existencia sistemtica del asesinato de lderes sociales, el terrorismo de Estado, el maltrato a los prisioneros polticos, y la permanencia del paramilitarismo en el pas; ya que como buenos subalternos, no se atreven a contar las verdades que ensucian a sus propios jefes.

Otra es la actitud frente al ELN que la podemos catalogar de linchamiento meditico, donde periodistas se ensaan en buscar quiebres a la guerrilla y negar su voluntad de paz, recurriendo a la mentira, para deslegitimarla ante el pueblo colombiano.

Los medios ante el ELN

Al conocer de primera mano que el gobierno busca proscribir las fuentes tributarias, toda la maquinaria meditica pretende justificar dicha posicin alegando "la ceguera del ELN", refirindose la mayora de los anlisis, a las posturas oficiales de Santos y su delegacin de paz. El ejercicio periodstico se convierte en un saludo a la bandera, y desconoce las bases periodsticas de sensatez, investigacin y contraste de fuentes.

Uno de los mecanismos predilectos para profundizar esta posicin poltica, son las columnas de opinin donde bajo el mal uso de los principios de libertad de prensa y de expresin, los periodistas parecieran adquirir un poder de veto, para que su actividad periodstica sea incuestionable.

Al ser la participacin de la sociedad la apuesta poltica del ELN, los medios han intentado caricaturizarla, ponerle trabas y en ltimas estigmatizar a las organizaciones sociales que quieran ejercer su derecho a la participacin. Esta poltica es una forma de menospreciar la apuesta del ELN y a su vez generar temor a participar, ya que la clase en el poder conoce el riesgo que le implica un pueblo activo en la disputa poltica.

Es la poblacin, a la que supuestamente defiende el establecimiento, la que queda en medio del conflicto meditico, que ha suscitado la mesa de conversaciones con el ELN. Los medios de comunicacin deben proteger a la poblacin y no realizar recomendaciones para el accionar criminal del gobierno colombiano, como arremeter contra las organizaciones sociales que sealan de cercanas al ELN.

No se enfocan los medios en contrastar las posiciones de los actores del conflicto y aportar a la solucin poltica, en cambio parecieran empantanarla continuando con el papel de jueces de la insurgencia y las organizaciones sociales. Como lo seala la periodista Claudia Palacios [*]:

"Cuando son los periodistas los que usan las redes para desinformar, dar noticias amaadas o falsas o con intereses de algn tipo, es ah el apague y vmonos, porque ellos estn llamados a hacer un trabajo que permita construir una mejor sociedad, teniendo en cuenta, que el periodismo no tiene sentido si no presta un servicio social constructivo y no destructivo".

Como ELN creemos que el oficio periodstico es de suma importancia para la construccin de imaginarios de paz y defendemos de manera contundente, a quienes desean ejercer dicha labor con dignidad y profesionalismo. Esperamos que los medios corten el cordn umbilical con la oligarqua, se comprometan con la paz con transformaciones y cumplan con su responsabilidad de darle voz a las mayoras histricamente excluidas. Nota:

[*] "Los periodistas no deberan
usar las redes sociales para desinformar". Entrevista de la revista Semana con Claudia Palacios. 03/Abril/2017.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter