Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-05-2017

Entrevista a Jos Herrera Plaza sobre Accidente nuclear en Palomares. Consecuencias (1966-2016)
Esta violencia psquica supuso para los militares que salvaron la vida un trauma y una humillacin que tuvieron que soportar por disciplina militar

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Jos Herrera Plaza (Almera, 1955) curs estudios de Economa en la Universidad de Valencia. Tcnico Superior en Imagen y sonido, trabaja actualmente, como cmara operador, en Canal Sur TV. Desde 1985 ha seguido de cerca todo lo relacionado con el accidente nuclear de Palomares. En 2003 fue coautor y coorganizador del libro y exposicin en el Centro Andaluz de Fotografa "Operacin Flecha Rota. Accidente nuclear en Palomares". Posteriormente dirigi el largometraje documental homnimo (2007).

*

Empiezo por este enlace http://www.lasexta.com/programas/el-intermedio/gonzo/el-analisis-de-jose-herrera-sobre-las-bombas-de-eeuu-en-palomares-la-gente-se-pensaba-que-era-el-fin-del-mundo_2017032358d43eb60cf20f3e179108f4.html Qu tal fue la entrevista? Cundo se edit?

JH.- La entrevista para el programa El Intermedio en la sala de la exposicin Operacin Flecha Rota, 50 Aniversario del Centro Andaluz de Fotografa, fue bastante agradable porque, segn percib, la empata que genera el entrevistador Gonzo en la televisin es similar a la presencial. El reportaje se difundi en dos partes, junto con otras entrevistas en Palomares, en los das 23 y 27 de marzo pasado.

Alguna ms en estos ltimos das? Alguna ms en perspectiva?

JH.- La Sexta est preparando desde hace ms de un ao un monogrfico sobre Palomares para el programa El Objetivo de Ana Pastor. A juzgar por los extraordinarios medios que estn invirtiendo, parece que va a resultar muy interesante.

Estamos en el captulo IX, el penltimo. Empiezas as: "Tras el hallazgo de la 4 bomba y la marcha de los norteamericanos a sus bases de origen, la vida en las pedanas afectadas comenz a recobrar su cotidiano ambiente por primera vez en tres meses". Algunos vecinos, que fueron compensados, afirmas, emigraron. A Alemania y al cinturn industrial de Barcelona. Con qu cantidades fueron compensados para hacernos alguna idea?

JH.- Carecemos de la lista de indemnizaciones finales concedidas por la USAF, a pesar de habrselas solicitado infructuosamente a quien dispona de ellas. Me figuro que tendran sus motivos. Se conoce que, de los 170 millones de pesetas solicitados, se pagaron con extraa exactitud una cuarta parte (42 millones), como si respondiera a una secreta regla. El total de indemnizaciones otorgadas fue de 535. A grosso modo la media es de 78.600 ptas.; aproximadamente unos 11.600 euros actuales.

Has llegado a conocer a alguno de aquellos emigrantes al que se llam cinturn rojo de Barcelona? Qu tal les fue? Han vuelto a su tierra?

JH.- S, cuando terminamos el documental tuve el privilegio de conocer alguno que apareca en las filmaciones norteamericanas. Un porcentaje significativo de ellos mantienen sus vnculos con Palomares, con la compra o mantenimiento de sus casas familiares en la zona, a pesar de seguir viviendo en Catalua, con hijos y nietos totalmente integrados.

Hablas de otros que emprendieron el camino de la emigracin a la fuerza. Por qu a la fuerza?

JH.- En un rea agrcola donde lo habitual son unas irregulares precipitaciones anuales inferiores a los 200 l./m, la nica solucin para cultivar con cierta seguridad son los regados con aguas de los pozos. En 1966 la totalidad de estos presentaba una alta salinidad que se compensaba con productos agrcolas tolerantes. A finales de la dcada, la intrusin marina en los niveles freticos super lo admisible. Numerosos agricultores se vieron en la obligacin de abandonar sus campos y emigrar. nicamente en la dcada de los 60, uno de cada 10 habitantes de la prov. de Almera, como el padre de la ex Ministra Carmen Chacn, se vio obligado a emigrar a distintos destinos, con predominio de Catalua, Francia y Alemania.

Qu pas con la sobreexplotacin de los acuferos?

JH.- Una de las medidas de radioproteccin emprendidas para paliar la resuspensin del plutonio y dems elementos radiactivos, fue la Operacin sin polvo, casi a los 10 das despus del accidente. Consista en mantener hmedas 115 hectreas con regado diario. Ello supuso un consumo total de 21.584 m, solo en tales menesteres, sin contar otros consumos para las ms de 1.000 personas que habitaron el campamento norteamericano durante 3 meses aproximadamente. Todo ello pudo condicionar unos acuferos ya en crisis por la sobreexplotacin y la consiguiente intrusin marina.

Con el intenso trabajo de sus 23 miembros,la Comisin de investigacin del accidente pudo aportar sus conclusiones en pocas semanas. Aqu los vemos revisando los restos de la cabina del B-52 a las 48 horas del suceso. De espaldas, con mono gris y pelo blanco vemos al experto en armamento nuclear de Los lamos, Doug Evans mirando una pieza. (Foto B. Barton-cortesa B. Moran)

 

Citas en el primer apartado el caso del capitn Ivens Buchanan, un navegador por radar. Qu pas? Lleg a ser torturado? Por quin, por quines?

JH.- Para evitar la camaradera y el corporativismo entre tripulaciones de aeronaves militares siniestradas, la USAF utilizaba con ellos unos protocolos de entrevistas semejantes a los de los prisioneros de guerra. Incluan tcnicas de saturacin estimular con preguntas reiterativas en tono inquisitivo o sin sentido, frente a unos fuertes focos de luz para el deslumbramiento. Nadie de los que salvaron la vida en Palomares se libraron, ni siquiera el navegador, quien estaba gravemente herido con fractura de cervicales y quemaduras de 2 grado. Para aplicar bien el mtodo se lo llevaron en cama a la habitacin destinada para tales menesteres. Esta forma de violencia psquica supuso para ellos un trauma y una humillacin que tuvieron que soportar por disciplina militar.

Nos haces una sntesis del informe que la comisin investigadora pocos das despus del accidente, el 8 de febrero? Quines componan esa comisin?

JH.- La Comisin de investigacin estaba compuesta por 23 miembros de la USAF, para poder llegar con brevedad a las conclusiones finales. Como en casi todos los accidentes de tierra, mar y aire, existe una causa primordial y otras contribuyentes. La principal recay en el comandante, que ocupaba el asiento del copiloto y no evit la colisin. La primera causa contribuyente fue para quien pilotaba en ese momento, Larry Messinger. La siguiente fue para la tripulacin, que no dio la voz de alarma. El resto es por el incumplimiento de la estricta normativa que rigen los vuelos nucleares.

Te pregunto ahora por un premio concedido por la revista Esquire

Cuando quieras.

 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter