Portada :: Espaa :: Monarqua frente a Repblica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-05-2017

Placas

Mara-Cruz Santos
Rebelin


La memoria, la memoria poltica, la memoria social, no la memoria personal, est sujeta a intereses. Inters de olvidar, inters de recordar. A lo largo de la Historia de toda la historia se recuerda lo que el vencedor decide que se recuerde. Es la historia poltica, llena de luchas, algunas incruentas. Otras, las ms duras, llenas de sangre. El vencedor impone su memoria a menudo incompleta. Con frecuencia tergiversada. Ha borrado lo que le molesta.

El siglo XX nos trajo nuevos vencedores, nuevas memorias. Tambin cuando ya acababa, trajo la voz de las vencidos, las reivindicaciones de las vctimas en un proceso que se nos antoja singular en la historia, hacer or tu voz sin necesidad de imponerla por la fuerza. No s si hay muchos ejemplos.

En Espaa sabemos de desfiles triunfales y derrotas devastadoras. El resonar de botas impona silencios como sudarios. Al igual que en otros lugares de Europa lleg el momento en que las vctimas empezaron a hablar sin necesidad de victorias ni de sangre. Se mostraron las heridas abiertas, se clam compensacin y la memoria de los proscritos. Los vencedores algo cedieron a regaadientes, poco, no la restitucin de dignidades ofendidas en farsas de juicios. Algn muerto, poco a poco, ha ido llegando al lugar que le corresponda.

Poco a poco han ido desapareciendo nombres de calles y plazas, algunos monumentos que pretendan darles gloria, una gloria de disfraz porque la verdadera se lleva cada da dentro. Se arrancan smbolos trasnochados. Los juicios no se revisan. Los muertos, la mayora, siguen lejos del lugar que se corresponda. Y como si esto lo compensara, ahora se arrancan placas.

Qu placas? Todas las que recuerden 39 aos de miedo, sin juzgar, sin seguir un criterio, sin deslindar. Creo que se pretende anular esos aos. Pero existieron. Se quiere quitar la placa de un cementerio donde estn enterrados aviadores de la Legin Cndor que lucharon por la libertad la libertad!? Qu libertad! Bien est que la quiten. No lucharon por la libertad, pero son aviadores de la Legin Cndor, parte de nuestra historia, no gloriosa, pero nuestra: aqu vinieron y aqu murieron. Ignorarlo sera un error. Y otras ms que informan de proyectos llevados a cabo, de construcciones. Llevan el smbolo de un rgimen ilegtimo porque fue quien los proyect. Quitarlas borrar la autora? No es posible, solo confundir la memoria y falsificar la historia, justamente lo que se reprocha y se intenta remediar.

Los pueblos como los seres humanos, tienen hechos que enaltecer y hechos de los que avergonzarse. Ignorar estos ltimos, desterrarlos y esconderlos no har que desaparezcan: no hay vuelta atrs. En algn momento retornarn. Hay que aceptarlos. No enaltecerlos, no atribuirles virtudes por cuya ausencia se distinguieron. Solo es que estn ah y obviarlos es enmascarar la historia, tergiversarla como tantas veces se ha hecho. Es algo que se queda en la superficie, cerrando los ojos la realidad no desaparece. Hay que verla, aceptarla y luchar porque no se repita bajo ningn signo, sea el que sea.

Y mientras tanto los vencedores hacen ver que se indignan, algo se deben indignar, algo les debe pesar en la conciencia porque los juicios no se anulan ni se devuelven los muertos. No nos engaemos, quitando unas placas no se restituyen famas, no se sanan las heridas.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter