Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-05-2017

Le Pen, Macron y el fascismo global

JF-Cordura
Rebelin


Reciente an la disyuntiva Clinton-Trump, nos llega otra: Macron vs. Le Pen. Y, como entonces, los medios sensatos nos sealan la opcin buena y la mala. Le Pen, dicen, representa a la peligrosa extrema derecha antieuropea. La izquierda, recelosa del neoliberal Macron, no tiene tan clara su opcin. Pero el dilema se rompe identificando a Le Pen con el fascismo

Fuente: La Vanguardia

Veamos El Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen ha cambiado mucho desde que lo dirigiera su padre, Jean-Marie. En cuestiones migratorias, hoy se diferencia muy poco de cualquier partido liberal o conservador al uso. Buena parte de sus propuestas sobre inmigracin remiten a medidas reaccionarias de gobiernos europeos (britnico, neerlands, suizo) no considerados de ultraderecha. Su nfasis explcito contra el islam (contra el fundamentalismo islmico, prefiere decir la lideresa) s sera, con matices, un elemento diferencial del FN. Incluso su defensa de un laicismo ms radical parece inspirada por un grado nada desdeable de islamofobia, al menos de facto.

Por lo dems, en la mayora de cuestiones sociomorales, el FN apenas se distingue de las corrientes tenidas por progresistas (ya no se opone a las uniones homosexuales, tampoco al aborto; ni defiende la pena de muerte; se mantiene, eso s, contrario a la eutanasia). Y en asuntos econmicos y polticos, sus posturas son en gran medida asimilables a las que sostiene hoy la izquierda de Mlenchon: defensa del sector pblico, cuestionamiento de la Unin Europea (UE), rechazo de la OTAN y del FMI, todo ello desde una ptica nacionalista y antiglobalista. Se opone, adems, al acoso a Rusia y a las guerras del Imperio de manera (an) ms resuelta que la izquierda citada.

El fascismo global

Llamar a Le Pen fascista, como se hace desde sectores de la izquierda, parece exagerado y, sobre todo, anacrnico. El fascismo real, el histrico, al que se pretende asimilar al FN, surgi sobre todo para hacer frente al comunismo, encarnado en la Unin Sovitica. Hoy no existe nada de eso. Lo que hay, en su lugar, es un imperio ultracapitalista de clara proyeccin unipolar que busca la hegemona planetaria absoluta. En todo caso, cuando se ven las cosas con perspectiva, no es difcil comprender que la cuestin no es si el partido de Le Pen es o no fascista, sino dnde est el mayor y verdadero peligro para la libertad, la paz e incluso la supervivencia en el mundo. Y ah es donde, puestos a usar la palabrita, conviene volver a hablar del Fascismo Global, que presenta estos rasgos:

Este es el Fascismo que debera preocuparnos, el que nos engaa, espa, amordaza, acosa y aun derroca a gobiernos legtimos, machaca a los pueblos disidentes, arrasa y destruye pases. El Fascismo Global, rabiosamente elitista y supremacista, que utiliza a (supuestos o reales) fascistas menores (desde Trump hasta Amanecer Dorado, pasando por el FN) como cortinas de humo y chivos expiatorios. La globalizacin hecha sangre de los pueblos y cifras cada vez ms largas en las cuentas de los opulentos. El Sistema-Imperio.

El mismo que ya ha logrado poner contra Rusia al necio Donald Trump, y cuyo representante actual en Francia no es otro que Emmanuel Macron.

Si Marine fuera una ferviente otanista, la odiara tanto el sistema?

Blog del autor: https://sontantascosas.wordpress.com/2017/05/05/le-pen-macron-y-el-fascismo-global/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter