Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-05-2017

Qu pas en La Mejorana?

Elier Ramrez Caedo y Mnica Corrieri
Granma


En el ingenio La Mejorana, el 5 de mayo de 1895, se encontraron los principales jefes de la guerra por la independencia, Jos Mart, Antonio Maceo y Mximo Gmez.

Uno de los grandes y enigmticos acontecimientos de la Historia de Cuba es el de la famosa reunin de La Mejorana el 5 de mayo de 1895, entre los tres grandes del siglo XIX cubano: Jos Mart, Antonio Maceo y Mximo Gmez.

El encuentro entre los tres jefes de la Revolucin tuvo lugar en la casa del administrador de la colonia de caas del antiguo ingenio de La Mejorana, Germn lvarez; sitio actualmente ubicado en la provincia de Santiago de Cuba. Era una casa de campo amplia de cuatro habitaciones, con un hermoso framboyn en el patio posterior. Lo que quiz no saban los congregados, era que aquella residencia donde se iba a producir el encuentro ms transcendental de la Revolucin de 1895 resultaba conocida de los mandos espaoles como de visita frecuente de los mambises. Segn el relato del alfrez Ramn Garriga, en aquel momento asignado como ayudante de Mart, la mesa del almuerzo estaba dispuesta debajo del framboyn del patio y en ella se sentaron 18 personas: Gmez en el centro, Mart a su derecha y Antonio Maceo a la izquierda. A la derecha del Apstol, Jos Maceo; y a la izquierda del General Antonio, Paquito Borrego y Jess Rab. El administrador de la hacienda, Germn lvarez tambin ocup un lugar en la mesa.1

Pese a todas las versiones que existen sobre aquella reunin importantsima, el testimonio de Mart sigue siendo el ms completo. Las anotaciones que hizo el Apstol el propio da 5 de mayo reflejan que fue una reunin tensa entre tres hombres apasionados con la causa de la libertad de Cuba, pero no por ello coincidentes en la manera de organizar la lucha: Maceo y Gmez hablan bajo, cerca de m: me llaman a poco, all en el portal: que Maceo tiene otro pensamiento de gobierno: una junta de los generales con mando, por sus representantes, y una Secretara General () Nos vamos a un cuarto a hablar. No puedo desenredarle a Maceo la conversacin: Pero V. se queda conmigo o se va con Gmez? Y me habla, cortndome las palabras, como si fuese yo la continuacin del gobierno leguleyo, y su representante.2

Es fcil advertir en las palabras de Mart, que las viejas contradicciones de la Guerra de los Diez Aos y la Guerra Chiquita, entre el poder civil y el militar, an estaban a flor de piel. Maceo defenda un poder militar sin interferencias de los civiles.

Consideraba que primero haba que ganarle la guerra a Espaa antes de pensar en la existencia de un gobierno civil en plena manigua. Mart discrepaba, pues aspiraba a un equilibrio de poderes: rudo el Ejrcito, libre, y el pas, como pas y con toda su dignidad representado, escribi en su diario ese mismo da.3 El Generalsimo en esta ocasin apoyaba las ideas del Delegado. Finalmente, a pesar de las discrepancias por haber convocado Mart y Gmez una Asamblea de Delegados para formar gobierno, Maceo termin subordinando su criterio al punto de vista de estos y se declara partidario de enviar cuatro delegados por la provincia de Oriente.

El 18 de mayo de 1895, en su famosa carta inconclusa a Manuel Mercado, Mart ampli su concepcin sobre cmo deban organizarse las estructuras de poder de la Revolucin: La revolucin desea plena libertad en el ejrcito, sin las trabas que antes le opuso una Cmara sin sancin real, o la suspicacia de una juventud celosa de su republicanismo, o los celos, y temores de excesiva prominencia futura, de un caudillo puntilloso o previsor; pero quiere la revolucin a la vez sucinta y respetable representacin republicana, la misma alma de humanidad y decoro, llena de anhelo de la dignidad individual, en la representacin de la repblica, que la que empuja y mantiene en la guerra a los revolucionarios.4

Con posterioridad, en una carta de Maceo a Gmez, fechada el 16 de junio de 1895, se confirma que la discusin en torno a la formacin de una Asamblea haba sido uno de los asuntos centrales debatidos en la cita. En esta carta Maceo le recordaba a Gmez cul haba sido su posicin entonces: la ltima vez que nos vimos usted, Mart y yo, crea un poco prematuro la formacin del gobierno, pero hoy lo exige la pujanza de la revolucin.5

Otro asunto que sali a relucir en el encuentro fue el disgusto de Maceo con relacin a la designacin de Flor Crombet al frente de la expedicin que lo haba trado desde Costa Rica. Mart lo hace explcito tambin en su diario: Lo veo herido, lo quiero me dice menos de lo que lo quera por su reduccin a Flor en el encargo de la expedicin, y gasto de sus dineros.6

Se sabe, por lo escrito por Mart en carta a Carmen Miyares y por Gmez en su diario, que en la jornada del 6 de mayo Maceo los invit a ambos a visitar su campamento y los present a la tropa, para expresarles de alguna manera sus disculpas, despus de haberlos hecho dormir fuera del campamento el da anterior, producto de su ira pasajera luego de las discusiones de La Mejorana. Y as, como echados, y con ideas tristes, dormimos,7 haba escrito Mart en su diario. Por su parte, sobre la visita al campamento de Maceo, anot Gmez en su diario el 6 de mayo: al marchar rumbo hacia Bayamo, confusos y abismados por la conducta del general Antonio Maceo, tropezamos con una de las avanzadas de su campamento de ms de dos mil hombres y fuerza nos fue entrar. El General se disculp como pudo, nosotros no hicimos caso de las disculpas como lo habamos hecho del desaire y nuestra amarga decepcin de la vspera qued curada con el entusiasmo y respeto con que fuimos recibidos y vitoreados por aquellas tropas.8

Mas una pregunta se hace inevitable: qu ocurri entre Gmez y Maceo en aquella reunin?, qu palabras intercambiaron? Segn el destacado historiador Jorge Ibarra, quien en su libro Jos Mart dirigente, poltico e idelogo, ha dado a nuestro criterio la versin ms objetiva sobre aquel encuentro, realmente Maceo tena ms motivos para estar irritado con Gmez que con Mart. A fin de cuentas Gmez haba sido el que convocara la formacin de una Asamblea de Delegados para constituir el gobierno de la Repblica en Armas, lo cual haba provocado la oposicin resuelta y enrgica de Maceo. Asimismo, Maceo conoca que el Generalsimo haba dado todo su apoyo a la decisin del Delegado del Partido Revolucionario Cubano de ponerlo bajo las rdenes de Flor Crombet, punto ms sensible de las discrepancias surgidas entre los jefes revolucionarios en La Mejorana.9

Al parecer, en aquella entrevista tambin se debati sobre la invasin a occidente el sueo de los generales Gmez y Maceo y acerca de la distribucin de los mandos del ejrcito. Hay distintas versiones sobre la tesis que sostuvieron ambos jefes en relacin con el momento del inicio de la campaa invasora. Parece lo ms probable que Gmez le pidiera a Maceo que atrajese sobre s al enemigo, mientras l se mova a Camagey y lo levantaba. En cuanto a Mart, dado su empeo de acelerar la marcha de la guerra y acortar cuanto se pudiera el trmino de la victoria, da la impresin de que estuvo por la tesis de emprender el rumbo hacia occidente inmediatamente despus de constituir el gobierno en Camagey.10

Todo indica tambin que se abord la posible salida de Mart del campo insurrecto. Maceo consider que era imprescindible la presencia del Apstol en el exterior para apoyar logsticamente a la Revolucin. Se afirma que Mart expres que no abandonara la Isla hasta que no presenciara uno o dos combates. Otro testimonio, el de Ramn Garriga, seala que Mart adujo que solo saldra de Cuba despus de entrevistarse con Bartolom Mas y Salvador Cisneros Betancourt.11 Lo cierto es que el propsito de Mart y as lo refleja en sus escritos de esos das, era llegar hasta el Camagey a hacer gobierno. Luego vera qu sucedera con su destino.

Quiz todo lo que se discuti en el ingenio, y muchas de las interrogantes que persisten pudieran haberse conocido o resuelto, si se hubiera podido tener acceso a las cuatro pginas que faltan del diario de campaa de Mart, correspondientes al 6 de mayo. En 1948 el excoronel del Ejrcito Libertador, Ramn Garriga, quien como ayudante de Mart haba tenido la responsabilidad de proteger el diario, declar para el Diario de la Marina que lo llevaba todo el tiempo en sus alforjas y solo se lo entregaba cuando l iba a realizar sus anotaciones. Por eso lo tena en su poder durante el combate de Dos Ros y tras la muerte del Apstol, se lo entreg a Gmez sin que le faltara un pliego.

Ahora bien, respecto a las desavenencias que en diversas oportunidades se produjeron entre los lderes fundamentales de la Guerra Necesaria, nadie debe sorprenderse, ni pensar que por eso no se retribuan cario y admiracin; solo basta revisar la correspondencia privada de estos lderes para confirmarlo. Adems toda diferencia entre ellos qued siempre reducida ante el compromiso que los una con Cuba. Pero al mismo tiempo, sostener que no tuvieron fuertes contradicciones es soar o construir una historia sacralizada, alejada de la realidad. En este caso, habra que destacar las palabras de Rolando Rodrguez, en su libro Dos Ros: A Caballo y Con el Sol en la frente:

Despus de todo, casi no se trataba de que ellos hubieran elegido la empresa, sino que la empresa los haba elegido a ellos, porque dada su ndole descomunal, ciclpea, para ella se necesitaba de leones, y los leones no acarician. Resultaban los tres, el fino, seductor y genial Mart; el vigoroso, enrgico y talentoso Maceo; el spero, sagaz y empeoso Gmez, hombres hechos para mandar y para dirigir, cada uno a su forma, y no para ser mandados. Sus relaciones no podan ser, por tanto, fciles y eso explica sus divergencias. Si ellos hubieran sido de otra forma, posiblemente sus nombres nunca habran pasado a la historia o habra sido a ttulo de subalternos.12

Notas

1 Rolando Rodrguez: Cuba: La Forja de una Nacin, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2005, t. 3, p. 41.

2 Jos Mart: Diarios de campaa. Edicin Crtica, Centro de Estudios Martianos, La Habana, 2007, pp. 114-117.

3 Ibdem, p. 116.

4 Jorge Ibarra: Jos Mart, dirigente, poltico e idelogo, Centro de Estudios Martianos, La Habana, 2008, p. 167.

5 Jorge Ibarra: Jos Mart, dirigente, poltico e idelogo, Centro de Estudios Martianos, La Habana, 2008, p. 158.

6 Ibdem, pp. 116-117.

7 Ibdem, p. 117.

8 Diario de Campaa del Mayor General Mximo Gmez, 1868-1899, Impreso en los Talleres del Centro Superior Tecnolgico Ceiba del Agua, La Habana, 1940, p. 333.

9 Jorge Ibarra: Jos Mart, dirigente, poltico e idelogo: Centro de Estudios Martianos, La Habana, 2008, p. 161.

10 Rolando Rodrguez: Ob. cit., p. 43.

11 Ibdem.

12 Rolando Rodrguez: Dos Ros: A Caballo y Con el Sol en la frente, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2001, p. 63.

Fuente: http://www.granma.cu/cuba/2017-05-04/que-paso-en-la-mejorana-04-05-2017-21-05-34



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter