Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-05-2017

Una nueva asamblea constituyente
La Historia se repite?

Chris Gilbert
Rebelin


Al cierre de la concentracin del Primero de Mayo, Nicols Maduro anunci que se abre ahora un proceso constituyente. La propuesta la haba mencionado de pasada una semana antes, pero haba quedado en el aire. La Constituyente estar compuesta por 500 delegados, la mitad provenientes de organizaciones comunales y sectoriales, la otra mitad electos por voto territorial tradicional. Ms tarde ese mismo da, Hermann Escarr, un conocido jurista que es tambin parte de la comisin organizadora de la asamblea constituyente, dijo crpticamente que el objetivo no es crear una nueva Constitucin, sino reorganizar el Estado.


La propuesta de Maduro suena revolucionaria, y ciertamente tiene un buen precedenteen la convocatoria de Chvez a una asamblea constituyente para reemplazar lo que l llam la constitucin moribunda de la Cuarta Repblica. La naturaleza de la convocatoria a constituyente evoca, sin duda alguna, una multiplicidad de ideas radicales, incluyendo democracia popular, de base; destruccin del Estado burgus; y el poder constituyente desafiando al poder constituido. Adems, la idea tiene resonancia con tantas revoluciones, desde la Revolucin Francesa de 1789 hasta la Sovitica de Octubre de 1917, pasando ms recientemente por ejercicios constituyentes en Nuestra Amrica.


Sin embargo es evidente que no hay frmula para una revolucin, y tambin sabemos que una forma o institucin puede cambiar en carcter de un momento histrico a otro, incluso pasando de tragedia a farsa, como dira Marx enun texto sorprendntemente relevanteque ilustra cmo la poltica de Luis Bonaparte se convierte en parodia de la poltica de su famoso to. As, fue precisamente la conciencia del terreno cambiante en la Rusia de 1918 la que impuls a Lenin a disolver la asamblea constituyente que su partido haba impulsado pocos meses antes. Todo esto muestra que la pertinencia de un proceso constituyente debe ser evaluada en un contexto histrico con su correlacin de fuerzas.


La gran diferencia entre el momento histrico del presente y el de la Constituyente de 1999 es el actual reflujo en el espritu revolucionario y el declive de la efervescencia popular. Este es un acontecimiento prcticamente insoslayable en cualquier revolucin; ocurre en parte porque algunos de los anhelos populares se han cumplido, y en parte porque el pueblo quiere cuidar sus jardines, sus familias, su educacin y otras actividades que no son estrictamente polticas. Es el rol del partido o de la direccin revolucionaria mantener el curso de la revolucin en los momentos de repliegue. Adems, en la Venezuela de hoy la situacin de retroceso en las luchas populares est atravesada por una situacin muy particular: una crisis econmica grave que obliga a que la gente deba abocar su vida a solucionar problemas bsicos para su subsistencia material cotidiana.


Esta es una condicin que podramos llamar prepoltica o extrapoltica. El peligro de convocar una asamblea constituyente en un momento como el nuestro es que el proceso sea dominado por la lite institucional, o sus aclitos populares escogidos a dedo, mientras la mayor parte del pueblo no puede o no est interesado en participar. Podramos afirmar que el mundo es as, pero el hecho es que en 1999 el pueblo venezolano estuvo interpelado por el proceso constituyente y se asumi parte activa del mismo. La efervescencia popular de aquel momento fue ciertamente extraordinaria.


Siendo as las cosas, qu deberan hacer Nicols Maduro y su gobierno? Tienen las manos completamente atadas? No, su radio de accin debe orientarse hacia la construccin de una mejor situacin para la mayora. Renegociar la deuda soberana o entrar en proceso de impago liberara recursos que haran la vida cotidiana ms soportable para la mayora; adems, segn los expertos, el riesgo pas y el rating financiero no empeoraran con el paso. Simultneamente es necesario limitar los niveles de corrupcin imposibles de erradicar completamente y reestablecer los controles de precios eliminados en el transcurso del ltimo ao. Estos seran algunos pasos en la direccin correcta. El objetivo sera la restauracin de las condiciones mnimas para que el pueblo se asuma de nuevo como agente poltico, con ciudadana plena.


En el momento actual, una asamblea constituyente podra efectivamente ganar tiempo para el gobierno, funcionando como una suerte de distraccin. Sin embargo, sin la posibilidad de una movilizacin duradera, de masas, la iniciativa producir un efecto negativo, apuntando a un pacto entre las lites del chavismo e incluso un pacto de stas con las lites tradicionales. Es posible que esto se haga bajo la bandera vaca de la paz y la estabilidad que Maduro ha convertido en un leitmotif perpetuo. La otra cuestin irresuelta el elefante en la sala es que todo apunta a que el sector militar ostenta actualmente una parte importante del poder del Estado. Si bien algunos representantes militares van a participar en el proceso, lo cierto es que su poder deriva de otro mbito y no va a colocarse sobre el tapete; esto evidenciara an ms el carcter de espectculo del proceso constituyente.


Un comentario final: el gobierno contina promoviendo una idea tipo Pas de las maravillas: que la representacin social es algo que ocurre mgicamente. As, tan solo 18 horas tras la convocatoria a constituyente de Nicols Maduro, aparecieron en televisin representantes de los estudiantes, de las iglesias evanglicas, y de los pueblos indgenas (con sus caras pintadas para que no haya confusiones). Esta idea, adems de ser absurda, tiene como efecto la negacin de la posibilidad de una representacin real y orgnica que emerja de estos y otros sectores. Efectivamente, esta presentacin televisiva mata la idea de que la constituyente debe ser un proceso y la verdad es que democracia sin proceso, como poltica sin friccin, es una propuesta vaca.


* Chris Gilbert es profesor de estudios polticos en la Universidad Bolivariana de Venezuela.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter