Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-05-2017

Desapariciones: Entre la procuracin y la incuria

Ricardo Hernndez Ruiz
Black Magazine


Desde aquella noche [la de Iguala], las sombras son ms largas y el aire ms espeso. Se ha dicho mucho, pero todava falta por decir.

Roberto C. Hernndez Lpez

 

Hijo, me mutilaron la vida. Hoy te hablo, pero no me contestas. Cuando entre lgrimas abrazo tus fotos, todas mis oraciones son en tu nombre. Te juro que tengo miedo, pero jams dejar de buscarte. Cinco largos aos han transcurrido, pero yo seguir luchando para que se haga justicia. Verdad y castigo para los responsables!, gritar por todas partes.

Irving Javier Mendoza fue desaparecido el 17 de agosto del 2010 en Monterrey, Nuevo Len y esas son las palabras que su madre le escribe cinco inviernos despus.

Desde hace unos aos, la desaparicin forzada se ha vuelto una prctica poltica generalizada. Lo que en los aos 70 comenzaba a visibilizarse en medio de una Guerra sucia en el estado de Guerrero y que en 1997 la ONG, Human Rights Watch, denunciaba como prctica comn exclusivamente en estados del norte de la Repblica, para la primera dcada del siglo XXI y los aos subsecuentes se ha expandido a casi todo el pas.

Sobre esto ltimo se aboca el Informe Especial sobre Desaparicin de Personas y Fosas Clandestinas en Mxico, recientemente presentado por el Primer Visitador de la Comisin Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Ismael Eslava. Documento que echa luz sobre la situacin barbrica en la que se encuentra el pas. Resultado de una exhaustiva investigacin, el trabajo contiene informacin actualizada valiosa y, adems, integra un centenar de propuestas para la atencin integral del problema de las desapariciones tema en el que nos centraremos dirigidas a las diversas instancias de gobierno. Pero todo albor hace penumbra y la cuestin es saber que no por oscuro, inexistente.

Dicho Informe da cuenta de manera precisa del acumulado de personas desaparecidas (32,236), puntualizando los casos por cada estado de la Repblica. As, tenemos que las entidades con mayor incidencia son Tamaulipas (5,563); Mxico (2.984); Jalisco (2,523); Sinaloa (2,385); Nuevo Len (2,374); Chihuahua (1,933); Coahuila (1,620); Sonora (1,288); Guerrero (1,155); Puebla (1,080) y Michoacn (1,029); que juntos concentran el 82.7% de los casos. Aunque no lo especfica, gracias a varios medios de informacin sabemos que 13 mil fueron en el periodo de Felipe Caldern y, el resto, se perpetraron en el actual sexenio prista. Del total, 20 mil son hombres y 10 mil son mujeres la mayora menores de 18 aos. No obstante las cifras, que como jales mineros esos cerros formados por el desperdicio de la actividad industrial se van acumulando, a nivel federal slo se han dictado siete condenas.

A su vez, exhibe la incompetencia de las autoridades locales, estatales y federales de prevenir, investigar, sancionar y erradicar tal prctica poltica, as como el trato inhumano por parte de las autoridades hacia la familia o allegados de las vctimas; las tropelas en la bsqueda, identificacin y tratamiento de vestigios que pueden abonar a la investigacin; la falta de comunicacin interinstitucional; la nula proteccin de las personas que denuncian y/o participan en las investigaciones; el desinters por la creacin de rganos que prevengan, sancionen y documenten agresiones, intimidaciones y amenazas en contra de defensores de los DDHH; y un gran etctera.

Otra de las observaciones meritorias es la exhortacin al Congreso de la Unin a tipificar el delito conforme a Derecho Internacional, es decir, que quede explcito que las desapariciones son llevadas a cabo mediante el arresto, detencin o cualquier forma de privacin de la libertad por parte de agentes del Estado o de personas que actan con su autorizacin o apoyo, seguida de la negativa a reconocer dicha privacin o del ocultamiento de la suerte del desaparecido. La veta radica en que, vistas de tal manera, podemos darnos cuenta que tienen todo que ver con las clases polticas, empresariales y criminales, tanto nacionales como internacionales y esto es lo que se oscurece en el Informe.

A lo largo de toda la investigacin slo se hace mencin de un factor promotor de la subsistencia del problema de las desapariciones en el pas, y es la falta de procuracin de justicia. Pero, en mi opinin, el problema va ms all de simples herramientas jurdicas y su cabal cumplimiento, pues ello no cambiara las condiciones que las generan.

De principio, esquematizando un poco el problema, para explicar las causantes de esta prctica generalizada habra que atender a las cinco esferas en donde ms se cometen: i) La extraccin y explotacin de recursos naturales, ii) Crimen organizado; iii) Megaproyectos; iv) Desaparicin por causas de gnero y; v) Desaparicin por causas polticas. Cuestin que ausente en el Informe. Se hace obligado, pues, recorrer el umbral.

Si en torno a estos cuatro puntos y las problemticas que generan es donde se cometen la mayora de las desapariciones forzadas, entonces creemos pertinente tomarlos muy en cuenta al abordar el tema. Ello nos evitar creer que las desapariciones forzadas son azarosas o casos aislados y s centrar el problema en las causas y el nexo con el Estado y no slo con la impunidad, lo no punible e imputable del delito. No menospreciamos el pro-curar (del latn cūrāre: cuidar) de la justicia, ms bien sealamos la incura del Estado, ese abandono de sus habitantes. Siguiendo a G. Agamben, Roberto Hernndez precisa que a-bandonar no significa slo dejar, apartarse o desamparar sino poner en bando, es decir, declarar malhechor pblico a alguien, autorizando a cualquiera para matarle, o bien, recibir la muerte a manos de cualquiera e impunemente como consecuencia de una proclamacin oficial del poder. En otras palabras, poner a alguien a merced de cualquiera, por ejemplo, de corporaciones policiacas y organizaciones criminales, colocndolos en un espacio de indeterminacin de la ley, an ms, ese alguien es incluso a-bandonado por la ley misma.

Lo que nos queda es solidarizarnos con los familiares de los desaparecidos, acompaar a las diversas organizaciones que ya trabajan sobre el tema y encausar la rabia e impotencia hacia acciones colectivas que aseguren no slo el derecho a no ser desaparecido, sino que frenen el desarrollo barbrico en el que estamos siendo arrastrados, no a-bandonarlos, esperemos que se entienda el doble significado.

Al pie del verano.

Referencia:

Roberto C. Hernndez Lpez, Iguala: Imperio de la excepcin y la (a)norma, en Javier Balladares Gmez y Yared Elguera Fernndez, Ayotzinapa y la crisis poltica de Mxico, Mxico, Contraste, 2016, pp. 77-97.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter