Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-05-2017

Francia OK
Ms neoliberalismo con Macron

Armando B. Gins
Rebelin


Los datos que se manejan en portada de casi todos los medios de comunicacin en el mundo para realzar el triunfo de Macron en las presidenciales francesas estn distorsionados.

De los 47 millones de personas llamadas a votar en Francia en la segunda vuelta, 20.7 millones se han inclinado por Macron, el 44 por ciento, 10.6 millones por Le Pen, ms del 22 por ciento, y uno de cada tres electores, por encima del 33 por ciento, no han dado su apoyo a ninguno de los dos candidatos, unos por que se han abstenido y otros porque su sufragio se ha contabilizado como voto en blanco o nulo.

Casi 12 millones de franceses se han abstenido, 3 millones han entregado su papel en blanco en las urnas y se ha registrado un milln de papeletas nulas. En total, 15.8 millones de electores no se han decantado por ninguno de los aspirantes en liza. La abstencin es una de las mayores en la historia del pas galo.

Se puede decir entonces que:

  1. Macron no cuenta con la mayora absoluta del electorado.

  2. El segundo partido ms votado es la abstencin, a los que si sumamos lo votos en blanco y nulos superan a Le Pen en ms de 5 millones de electores.

  3. El virtual presidente Macron consigui en la primera vuelta 8.7 millones de votos. Hasta alcanzar los 20.7 millones de la segunda ronda, muy previsiblemente habr movilizado a los votantes del socialista Hamon, gran parte de los derechistas republicanos de Fillon y, si nos atenemos a las votaciones previas de los militantes de la formacin izquierdista de Mlenchon, que en una cuarta parte se decantaron por Macron, 1.8 millones de sus votantes habran otorgado su sufragio al nuevo inquilino del Elseo.

  4. Le Pen, por su parte, habra recabado segundos apoyos, previsiblemente, de las huestes de Fillon, unos 3 millones, casi la mitad de los votos recibidos por el candidato republicano en primera instancia.

  5. Alrededor de 5.3 millones de votantes de la Francia Insumisa se habran abstenido o votado nulo o en blanco: un milln no acudi a los colegios electorales y el resto emiti su voluntad expresa de no decantarse ni por Macron ni Le Pen.

El mapa poltico francs tiene una tercera vuelta en las legislativas del mes de junio. La victoria de Macron, un candidato de laboratorio de las elites parecido en su origen artificial a Albert Rivera, debe intentar ahora un sucedneo de partido de urgencia para contar con escaos fieles a su misin de futuro, si bien las tradicionales organizaciones socialistas y republicanas, con mayor o menor intensidad, estn asimismo por la labor de hacer la vida fcil al presidente electo.

El peligro real para el orden establecido y los mercados internacionales reside en el proyecto liderado por Mlenchon, una vez conjurado el enemigo Le Pen, un adversario que jugaba a favor de la unin coyuntural de todos contra el fascismo. En realidad, la victoria de Macron estaba casi cantada. Le Pen desempeaba el miedo al ogro para hacer buenos a las elites causantes de la actual crisis poltica y econmica provocada por el neoliberalismo hace una dcada.

Con un panorama tan fraccionado, de cara a las elecciones generales del verano, el establishment ha encontrado en Macron un parapeto perfecto para enjugar el deterioro de derechistas republicanos y la opcin clsica socialdemcrata. En torno a esa coalicin de facto, y con el sistema mayoritario de su lado, Francia Insumisa lo tiene muy difcil para abrir una perspectiva de izquierdas en Pars. Adems, Le Pen y su Frente Nacional le hace competencia en su propio caladero de votos, las clases trabajadoras y las gentes ms castigadas por la crisis.

Macron, en definitiva, viene a ser la solucin tctica para las nuevas privatizaciones en el horizonte, la merma en aumento de derechos sociales y una mayor precariedad laboral en ciernes. Todo ello con incentivos secretos a Le Pen para que reste influencia estratgica a alternativas de izquierda en torno a la Francia Insumisa de Mlenchon.

Da la sensacin de que todo est bien atado para el porvenir inmediato por Bruselas, la OTAN, el FMI, los mercados burstiles y Merkel. Formaciones como las de Le Pen son tcticamente imprescindibles para dividir al electorado de izquierdas y hacer buenos con el miedo al fascismo a los autnticos responsables de la situacin de deterioro actual.

Cualquier poltico frente a la imagen de Le Pen, resulta un cndido candidato. Hasta las derechas ms elitistas y los socialistas de saln.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter