Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-05-2017

Editorial #21
Frente a la falsa Constituyente: referendo consultivo y apego a la Constitucin del 99

Equipo Operativo Nacional de Marea Socialista
Prensa Marea Socialista


Ms de treinta muertos; el comienzo y la extensin de saqueos generalizados; la palabra paz en la boca de los fusiles, y el crecimiento veloz de una dinmica de descontrol y hambre. Y en medio de este escenario, el anuncio de una Asamblea Constituyente sin partidos, ni clara participacin ciudadana universal, sin que se respete la consulta al pueblo en un referndum.

Esta iniciativa del gobierno, al contrario del proceso constituyente que llevo a la elaboracin, debate y sancin de la Constitucin del 99, que cont con la participacin activa y mayoritaria del soberano, un proceso que desde Marea Socialista reivindicamos como un mtodo democrtico, los anuncios hasta hoy conocidos, la propia Gaceta con la convocatoria hecha por Maduro, lo mismo que la declaracin del integrante de la Comisin Presidencial por la constituyente Aristbulo Istriz que afirm que No hay que preguntarle nada al pueblo porque hoy la Constitucin contempla la Constituyente, muestran una propuesta de caractersticas corporativas y antidemocrticas, con una participacin arbitraria del 50% de instancias cooptadas al Estado y sin consulta, solo ha servido para agregarle ms gasolina a un fuego alimentado por las cpulas polticas, que nos pone frente a un horizonte que se presenta mucho ms amenazador.

Por otra parte esa ANC no es necesaria ni til para afrontar los problemas ms urgentes e inmediatos que sufre nuestro pueblo. La emergencia en alimentos y medicinas, lo que necesita es de medidas concretas, contrarias a las que est aplicando el gobierno, como por ejemplo la suspensin de los pagos de la Deuda Externa para atender las necesidades populares.

Esa Constituyente que se pretende montar con el modelo del Congreso de la Patria, un Congreso hecho a imagen y semejanza de la cpula del PSUV, del que no se conocen las medidas que de all surgieron ni si el gobierno las est aplicando. En l se excluy a gran parte del pueblo venezolano.

As cmo acaba de sealar la Fiscal General, Luisa Ortega, no se puede pedir legalidad a la poblacin si es el Estado quien viola la ley. En este punto hay que ser taxativos: La actual dinmica de represin violenta, de caractersticas desmedidas, excesivas y en algunos casos brutal, usada por las fuerzas del Estado, imprudentemente acompaadas de civiles armados, van mucho ms all de todo control o supervisin de la protesta social, para convertirse en una violacin abierta a los derechos humanos esenciales. Entre otras cosas, es bueno recordar, que los delitos provocados por esta violacin no prescriben en el tiempo.

Desde luego que rechazamos la accin de grupos foquistas, o posibles francotiradores entrenados, que actan cubiertos por la cpula de la MUD. Pero, sin coincidir en absoluto con la poltica de esa cpula ni con sus convocatorias, hay que destacar que la mayora de los muertos, civiles desarmados, jvenes y mujeres, lo han sido en el marco de manifestaciones en ejercicio del legtimo derecho a la protesta. Lo mismo que los ms de 700 heridos o contusos y los centenares de detenidos. En este caso: sin duda alguna, reivindicamos el derecho a la legtima defensa que estn ejerciendo los manifestantes cuando el Estado viola el ejercicio de los derechos ciudadanos. Esa violacin constante es la caracterstica principal de los regmenes autoritarios que derivan al totalitarismo, y es uno de los principales factores que azuzan la violencia.

Hay que recordar, por otra parte, que el origen inmediato de la actual situacin parte de una cadena de hechos incontestables en el marco de una prolongada crisis poltica, econmica y social: la supresin reiterativa del derecho al sufragio, la ruptura del hilo constitucional, producida por las sentencias 155 y 156 del TSJ. La suspensin indefinida de las elecciones regionales y la violacin de los derechos de los ciudadanos que firmaron para habilitar el Referendo Revocatorio, son evidencia suficiente para denunciar la manipulacin del Ejecutivo a instituciones y derechos del pueblo y la sumisin al gobierno tanto del Tribunal Supremo como del CNE.

En este contexto de constante desconocimiento a la Constitucin de Chvez y violacin creciente de derechos humanos, el gobierno abre un proceso constituyente sospechado, desde su mismo anuncio de antidemocrtico. Se convoca a una Asamblea Nacional Constituyente, de caractersticas corporativas, con la divisin en dos tipos de constituyentes que la integraran y poca o ninguna transparencia en sus objetivos. Son estos los elementos que provocan desconfianza y rechazo a la maniobra, cuyo propsito puede adivinarse como preparacin de una contrarreforma retrograda en menoscabo de la Constitucin del 99.

Adems hay en ella una nueva violacin a la soberana popular: al no convocar a un referndum consultivo para validar la realizacin de la Constituyente ni tampoco para que luego de finalizada, sea el pueblo quien la apruebe o rechace, as la maniobra se vuelve clara y transparente. Ya que, como seala el artculo 71 de la misma, para las grandes decisiones debe realizarse esa consulta y de lo que se trata en este llamado proceso constituyente, y el mismo gobierno lo afirma, son grandes decisiones las que se deben tomar. As se desprecia por completo la experiencia y la tradicin en cuanto a la metodologa del proceso de convocatoria a la Constituyente del 99.

Por si queda alguna duda por la forma en que hoy son manipulados desde el poder los artculos 347, 348 y 349 de la CRBV, es bueno revisar comparativamente como ejemplo, el artculo 71 con las constituciones de Bolivia y Ecuador, inspiradas en la nuestra:

Constitucin de la Repblica Bolivariana de Venezuela: artculo 71

Las materias de especial trascendencia nacional podrn ser sometidas a referendo consultivo por iniciativa del Presidente o Presidenta de la Repblica en Consejo de Ministros; por acuerdo de la Asamblea Nacional, aprobado por el voto de la mayora de sus integrantes; o a solicitud de un nmero no menor del diez por ciento de los electores y electoras inscritos en el registro civil y electoral.

Tambin podrn ser sometidas a referendo consultivo las materias de especial trascendencia parroquial, municipal y estadal. La iniciativa le corresponde a la Junta Parroquial, al Concejo Municipal o al Consejo Legislativo, por acuerdo de las dos terceras partes de sus integrantes; al Alcalde o Alcaldesa, o al Gobernador o Gobernadora de Estado, o a un nmero no menor del diez por ciento del total de inscritos en la circunscripcin correspondiente, que lo soliciten.

Constitucin de Bolivia: artculo 411

I. La reforma total de la Constitucin, o aquella que afecte a sus bases fundamentales, a los derechos, deberes y garantas, o a la primaca y reforma de la Constitucin, tendr lugar a travs de una Asamblea Constituyente originaria plenipotenciaria, activada por voluntad popular mediante referendo. La convocatoria del referendo se realizar por iniciativa ciudadana, con la firma de al menos el veinte por ciento del electorado; por mayora absoluta de los miembros de la Asamblea Legislativa Plurinacional; o por la Presidenta o el Presidente del Estado. La Asamblea Constituyente se autorregular a todos los efectos, debiendo aprobar el texto constitucional por dos tercios del total de sus miembros presentes. La vigencia de la reforma necesitar referendo constitucional aprobatorio.

Constitucin de Ecuador: artculo 444

La asamblea constituyente slo podr ser convocada a travs de consulta popular. Esta consulta podr ser solicitada por la Presidenta o Presidente de la Repblica, por las dos terceras partes de la Asamblea Nacional, o por el doce por ciento de las personas inscritas en el registro electoral. La consulta deber incluir la forma de eleccin de las representantes y los representantes y las reglas del proceso electoral. La nueva Constitucin, para su entrada en vigencia, requerir ser aprobada mediante referndum con la mitad ms uno de los votos vlidos.

En la actual situacin de crisis y violencia creciente, resulta imprescindible para hacer valer la voz del pueblo, que la convocatoria sea aprobada por el soberano en referndum y que el resultado de ANC, de realizarse, debe ser aprobado de la misma manera. Por eso llamamos a conformar un gran frente para la exigencia y activacin de esos referndums consultivos. Y que mientras tanto exijamos desde ese espacio la plena vigencia de la Constitucin del 99.

La gravedad de la coyuntura actual hace que nos veamos obligados a alertar que si, por el contrario, el gobierno continua desoyendo el reclamo de una parte de la sociedad, reclamo que empieza a aparecer desde las propias filas del chavismo; si se contina incrementando el nivel represivo y desconociendo los mandatos constitucionales, y se sigue cerrando todos los caminos a la participacin democrtica del pueblo, se estar procediendo desde el gobierno al asesinato de la Constitucin de Chvez.

El resultado inmediato de la convocatoria hecha por Maduro, adems de la confusin que gener en la mayora de la poblacin, contrasta con el incremento de la violencia represiva del Estado a las manifestaciones. Y un ejemplo de ello es la activacin del Plan Zamora en el estado Carabobo, que debe ser entendido como experiencia piloto con la pretensin de llevarla luego a todo el pas, con la activacin de tribunales militares para los manifestantes detenidos y no a la justicia ordinaria, y la instalacin de hecho de campos de detenidos en dependencias militares, lo que alarma y puede llevar a traspasar la delgada frontera que lleva al deslizamiento de establecer una gobierno abiertamente represivo y totalitario.

Este slo ejemplo debe ser suficiente para que todos los que rechazamos la espiral de violencia creciente iniciada desde el poder del Estado, exijamos juntos al CNE que restablezca el funcionamiento de la Constitucin del 99 asuma su responsabilidad histrica y active las suspendidas elecciones regionales a gobernadores y alcaldes y que d certeza de la realizacin de la eleccin presidencial del prximo ao, instalando desde ahora un cronograma para las mismas. Todo ello con amplias garantas de participacin democrtica de todas las expresiones polticas del pas.

La lucha que estamos proponiendo es de largo alcance y requiere de la construccin de una fuerza social y poltica de unidad de accin que sobre la base de la defensa de los derechos democrticos, deber construirse sobre la marcha.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter