Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-05-2017

Hacienda intensifica la persecucin administrativa de la objecin al gasto militar
En Valencia cinco personas que se negaron a financiar el presupuesto militar plantan cara a Hacienda

Rebelin


Pepa Pretel (profesora jubilada de 73 aos), Mara Pagn (trabajadora de Correos de 46 aos), Maribel Muoz (tcnica de laboratorio de 53 aos), Josetxu Marcos (fotgrafo de 46 aos), y Santi Almiana (auxiliar de laboratorio de 51 aos), que ahora se enfrentan a un expediente abierto por la Agencia Tributaria llevan aos con esta prctica: cada temporada calculan qu parte de sus impuestos es destinada por el gobierno espaol a comprar material de guerra y financiar la industria militar, y dejan de pagar una pequea parte para destinarla a finalidades que, segn ellas, defienden mejor los intereses de la mayora de la poblacin. Es lo que se conoce como Objecin Fiscal al Gasto Militar, campaa colectiva de desobediencia civil promovida desde varios colectivos a la que anualmente se suman centenares de personas en todo el Estado Espaol.

La Agencia Tributaria ha reclamado a cinco persones dinero del presupuesto militar que stas han sido desviando a finalidades sociales. La cantidad total desviada por estas cinco persones en los ltimos aos ha sido de 1704, y los destinos que han ido eligiendo han sido Mujeres de Negro contra la guerra, Organizacin Femenina Popular-Mujeres por Paz (Colombia), Radio Klara, antimilitaristas-moc y Valencia Acoge. Estas personas han decidido no solamente recorrer contra la decisin de Hacienda, sino tambin rodear sus casos de una campaa pblica antimilitarista, con el propsito de extender la crtica al gasto militar, animar a otras personas a practicar la objecin fiscal y que le pierden el miedo a "plantarse" ante Hacienda.

Estas persones objetoras afirman que no pagarn el dinero que Hacienda los reclama porque no entendemos que en estos tiempos en que las principales agresiones que sufre la poblacin son la insuficiencia de servicios pblicos como salud, educacin, justicia, y la carencia de trabajo, vivienda y alimentacin, amenazas directas a una vida digna, el gobierno destino miles de personas y miles de millones de euros a la creacin, compraventa y utilizacin de armas destructivas. As mismo, sealan que con la prctica de la objecin fiscal queremos promover un debate pblico alrededor de las amenazas que tiene nuestra sociedad y las prioridades en las inversiones que tienen que guiar los Presupuestos Generales del Estado.

Segn el grupo antimilitaristas-moc, uno de los que promueven cada ao la objecin al gasto militar, la accin de las persones objetoras es la expresin de derechos fundamentales como el de libertad ideolgica, que no solamente ampara formas de pensar basadas en convicciones profundas, sino tambin la accin coherente con ellas y pone lmites al poder del Estado. Estas personas no estn buscando meramente ampara en contra de una decisin administrativa injusta, sino que tratan de seguir un imperativo tico de ayudar a difundir la objecin fiscal, usando sus casos como altavoz de estos planteamientos.

A pesar del expediente de Hacienda, las personas afectadas han declarado que en la campaa de la renta de este ao volvern a hacer objecin fiscal al gasto militar. Estos recursos derrochados en la preparacin de la guerra, se podran desviar a satisfacer las necesidades bsicas de la poblacin y a promover valores igualitarios y noviolentos que superen los valores del miedo y la agresin que promueve el sistema militarista que sufrimos. No queremos que nuestros impuestos se dediquen a fabricar y vender armamento, como por ejemplo los barcos de guerra que Navantia entregar al ejrcito de Arabia Saud en los prximos aos. sta es nuestra manera de frenar la guerra en el Yemen, que en dos aos ha acabado con la vida de ms de 12.000 civiles, sobre todo a manos del ejrcito saud, han declarado las persones objetoras en relacin a las exportaciones de armamento espaol cabeza la Oriente Medio y el hecho que Espaa se mantenga entre los 7 principales exportadores mundiales de armamento.

La objecin al gasto militar es una campaa de desobediencia civil que busca cada ao abrir un debate social sobre el gasto militar, las prioridades econmicas de la sociedad y un modelo de defensa no basado en las estructuras y la ideologa militares. Los grupos antimilitaristas como antimilitaristas-moc proponen a las personas contribuyentes que quieran expresar su rechazo al militarismo, la guerra y sus preparativos, que hagan un gesto simblico pero desobediente en su declaracin de la renta, y se nieguen a pagar un porcentaje de sus impuestos, desviando la cantidad a proyectos sociales, solidarios y ecolgicos que defienden la naturaleza y la sociedad frente a sus verdaderas amenazas.

La objecin al gasto militar cuestiona el actual modelo de defensa, militarista, que prioriza la preparacin para la guerra, como se refleja en los Presupuestos del Estado, que para 2017 destinan 33.7624 millones de euros para finalidades estrictamente militares (92,5 millones diarios o 725 per cpita). El presupuesto del Ministerio de Defensa slo representa el 23% de esta cifra, y el resto, ms de tres cuartas partes, se encuentra escondida en 12 de los 13 ministerios restantes. Esto supone casi el 3% del PIB y el 9,8% de los PGE y generar una deuda de 17.271 millones de euros.

El gasto realmente ejecutado es siempre superior a la presupuestada (un 19% de media en los ltimos aos). Teniendo en cuenta los datos de aos anteriores, el gasto militar ejecutado podra llegar a los 36.000 millones de euros.

Estas cifras podran ser todava ms abultadas si se hace realidad lo que anunci hace unas semanas la actual ministra de Defensa, M Dolores de Cospedal: que el gasto del Ministerio de Defensa se multiplicara por dos en los prximos aos para hacer frente a los pagos de los Programas Especiales de Armamento (PEAs). Estos programas llevan acumulada una deuda de cerca de 21.000 millones de euros que se tendrn que satisfacer en los prximos aos por la compra de tanques Leopard, aviones de combate Eurofighter, helicpteros Tigre, y aviones de transporte A400M, entre otros.

En comparacin con todo el anterior, por ejemplo, los recortes en gasto pblico (sanidad, educacin, pensiones, paro, etc.) previstas para 2013 fueron de 39.000 millones, el tratamiento de los enfermos de hepatitis C supone 727 millones, el gasto anual en las prestaciones del desempleo supone unos 26.000 millones, la sanidad pblica ha sufrido recortes de casi 10.000 millones, y la educacin de 7.000 millones, y el rescate bancario se llev cerca de 100.000 millones de las arcas del Estado.

Ms informacin sobre Objecin Fiscal al Gasto Militar:

http://www.nodo50.org/objecionfiscal/

http://mocvalencia.org/es/objecion-al-gasto-militar



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter