Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-05-2017

Desescalada en Siria
Otro intento de alto el fuego destinado al fracaso

Sharif Nashashibi
Middle East Eye

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.



Bombarderos MIG-23 de las fuerzas del gobierno sirio arrojando su carga durante un ataque areo sobre la zona bajo control rebelde de Qabun, al este de Damasco, el 6 de mayo de 2017, un da despus de la entrada en vigor del acuerdo de desescalada. (AFP)

En beneficio propio, no en el del pueblo sirio, Rusia, Turqua e Irn han alcanzado un nuevo acuerdo de zonas de desescalada en Siria.

Si parece un intento de alto el fuego y suena como un intento de alto el fuego, debe ser un intento de alto el fuego.

Aunque uno puede comprender los motivos de que los principales mediadores diplomticos en el conflicto de Siria se muestren tan reacios a llamar al pan, pan, y al vino, vino. Los altos el fuego en Siria tienen mala reputacin porque han fracasado desde el primer momento.

Pero en vez de abordar esos fracasos para poder llegar a una propuesta de alto el fuego que tenga posibilidades reales de xito, los intermediarios se han limitado a reempacar el mismo producto defectuoso. El pasado ao fue testigo de muchos ceses de hostilidades malogrados, junto con negaciones poco convincentes de que fuera a ocurrir lo mismo que con los anteriores.

Ahora tenemos un nuevo trmino para la misma cosa: Desescalada. Pero esa falsa propaganda no debera confundir a nadie.

La semana pasada, Rusia, Turqua e Irn firmaron un acuerdo que estableca cuatro zonas de desescalada en Siria; que sern un fracaso por las mismas razones que los ceses de hostilidades de todos los anteriores altos el fuego: porque comparten los mismos defectos fundamentales.

Muy poquitas zonas

La inmensa mayora del territorio sirio no est cubierto por esas zonas. Las franjas de territorio en el centro y en el este, bajo control del Estado Islmico (EI), estn excluidas, al igual que el inmenso tramo en el norte controlado por los kurdos, quienes ya han condenado el plan por constituir una particin sectaria del pas.

Slo cubren una minora del territorio controlado por el rgimen y por la oposicin. De hecho, resulta impactante ver en un mapa lo poco de Siria que incluye.

Si Mosc, Ankara y Tehern consideran que una extensin tan reducida va a aumentar las probabilidades de xito haciendo que esas zonas se amplen o creando otras nuevas, lo ms probable es que ocurra todo lo contrario. Es muy posible que los acontecimientos en el resto de Siria, donde la guerra proseguir como de costumbre, afecten al xito o fracaso de esas zonas.

Pero incluso esas limitadas reas no van a poder quedarse aisladas del conflicto. El rgimen sirio, que acepta oficialmente la propuesta (aunque no la ha firmado), ha incluido en su forma habitual una serie de advertencias que la convierten en intil.

La primera y principal de todas ellas es que seguirn persiguiendo a los terroristas. Como considera que todos los grupos rebeldes son terroristas, la temporada de caza est tcnicamente abierta.

Malo si lo haces y malo si no lo haces

Por su parte, algunos delegados rebeldes se marcharon furiosos de la firma del acuerdo, rechazndolo debido a la inclusin de Irn en el mismo. Mientras tanto, Rusia dice que continuar atacando al EI, pero desde que inici su intervencin directa en Siria en 2015, Mosc ha utilizado este pretexto para atacar principalmente a los rebeldes.

Tambin seguirn atacando a los grupos vinculados con al-Qaida, pero no hay una referencia especfica a ellos, lo que aumenta la posibilidad de que haya interpretaciones divergentes y convenientes- segn los objetivos e intereses de cada una de las partes.

Como en pasados altos el fuego, Mosc dice que esta propuesta da a los rebeldes la oportunidad de separarse sobre el terreno de los grupos vinculados con al-Qaida. Eso es ms fcil decirlo que hacerlo porque, como Rusia sabe bien, las fuerzas rebeldes estn o entrelazadas o en estrecha proximidad unas con otras, a menudo en zonas confinadas, lo que hace casi imposible separarlas.


Combatientes del antiguo Frente al-Nusra renombrado Frente Fateh al-Sham tras su ruptura con al Qaida- escuchando un discurso en agosto de 2016. Separar a los rebeldes de los grupos militantes es especialmente difcil (AFP)

Adems de constituir potencialmente otro pretexto para atacar a los grupos de la oposicin en general, podra ser tambin una maniobra para fomentar las luchas internas facilitando as los avances del rgimen. Los rebeldes se enfrentan al dilema de verse atacados por el rgimen y sus aliados si no se separan de los grupos vinculados a al Qaida, o de ser atacados por estos ltimos si lo hacen.

Quin va a vigilar esto?

Teniendo en cuenta todo lo anterior, no resulta sorprendente que los duros combates y los ataques areos del rgimen hayan proseguido desde el da uno del acuerdo, lo mismo que sucedi con sus predecesores.

Se han intercambiado acusaciones sobre quin lo inici, lo que nos lleva a otro fracaso fundamental de esta y anteriores propuestas: la ausencia de un mecanismo de vigilancia para detener las violaciones, sin el cual no hay forma de impedirlas.

El rgimen ha frustrado la posibilidad de un control independiente negndole a la ONU cualquier papel. Tambin rechaza la idea de fuerzas extranjeras patrullando las zonas; esto excluira obviamente a sus principales aliados Rusia e Irn, pero qu ocurre con el tercer garante del acuerdo, Turqua?

El rgimen lleva largo tiempo condenando la presencia de fuerzas turcas en Siria, de modo que lo nico que parece contemplar es el control nico por parte de sus aliados, al igual que en la ltima farsa de elecciones presidenciales. Incluso aunque Turqua se viera involucrada, esto hara que el mecanismo de vigilancia acabara siendo rehn de las reclamaciones y contrarreclamaciones de las partes que apoyan a los diferentes bandos en el conflicto.

El mximo defecto

Otro defecto fundamental es que la desescalada, al igual que sus predecesores, no est vinculada a un proceso de paz viable, sin el cual est condenado cualquier alto.

El intento actual est unido al proceso de Astana lanzado por Rusia y Turqua en diciembre de 2016, que no ha conseguido ningn progreso tangible. No resulta sorprendente porque es una rplica del proceso de Ginebra en curso aunque bajo un liderazgo diferente, a pesar del hecho de que lleva aos naufragando.

El fallo principal en ambas rutas es que evitan activamente abordar la cuestin fundamental: el destino del presidente sirio Bashar al-Asad, cuya dictadura y brutal respuesta a las protestas pacficas provocaron la guerra, y cuyo rgimen es responsable de la inmensa mayora de las muertes, desplazamiento y destruccin.


El alto comandante militar ruso Sergei Rudskoi habla frente a un mapa de Siria en una rueda de prensa celebrada en Mosc el 5 de mayo de 2017 (AFP)

Ambas vas se centran en la gestin del conflicto en vez de en su resolucin, en medio de la repetida insistencia del rgimen en que el problema principal es el terrorismo, que el destino de Asad no est en discusin y que volvern a tomar toda Siria (convirtiendo las conversaciones y altos el fuego en algo sin sentido).

Por lo tanto, qu sentido tiene este plan? Parece ser otro intento de Mosc de marginar a EEUU y la ONU de la cuestin siria y afirmar su dominio sobre los acontecimientos en el campo de batalla y en la mesa de negociaciones.

Es tambin un medio para que Rusia y Turqua consoliden su acercamiento trabajando juntos, sin que importe la inutilidad del esfuerzo. Y, adems, legitima a Irn como actor clave a nivel diplomtico y militar. En otras palabras, la desescalada es otro intento ms de beneficiar a sus garantes olvidando, como siempre, al pueblo sirio.


Sharif Nashashibi ha recibido varios galardones como periodista y analista de temas rabes. Es colaborador habitual de Arabiya News, Al Jazeera English, The National y la revista The Middle East. En 2008 recibi un premio del International Media Council por facilitar y elaborar una informacin consistentemente equilibrada sobre Oriente Medio.

Fuente: http://www.middleeasteye.net/columns/de-escalation-syria-another-doomed-ceasefire-attempt-1210435192

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter