Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-05-2017

La mocin de censura como aceituna rellena

Guillem Martnez
Ctxt

Estara muy bien presentar un candidato de fuera de la poltica que visualice que esta crisis no es tanto un drama poltico como social. Y que pierda la votacin, pero que gane la proyeccin


La mocin de censura, propuesta por Podemos, lo tiene todo. Como producto autctono, slo es comparable a la aceituna rellena, otro diseo divertido, sorprendente y nutritivo. Pero tambin, e importante, provisto de serie con un importante agujero. Bueno. Mocin. Divertida, sorprendente, nutritiva. Y con agujero. Al turrn.

DIVERTIDA. Desde 2014 la poltica, si nos ponemos flamencos, est en trance de ser reconducida. O, al menos, ha desaparecido el miedo y la cara de perplejidad en la clase poltica. La solucin momentnea e institucional a la crisis espaola --aguda y agudizndose an; lo har todava ms-- fue lacnica y slo consisti en dos movimientos. Movimiento a): abdicar al rey, desvincular la Monarqua de la que estaba cayendo --estaba cayendo todo; y tambin el relativismo ante la corrupcin estructural--. Movimiento b): no hacer nada, dejar que el tiempo pasara. El tiempo, en fin, lo cura todo, en tanto todo es tiempo. Visto lo visto, tanto a) como b) fueron dos genialidades, que sin duda han colaborado en la creacin de la perspectiva actual. Perspectiva actual: vuelve el fatalismo. Menndez Pelayo lo llamaba fatalismo rabe, la sociologa en los 70 lo llam franquismo sociolgico, y yo dudo entre llamarlo Alfredo o resignacin. El caso es que casos que afectaban a la lnea de flotacin del Rgimen --Nos, Grtel, Brcenas, Palau, ERE--, que hubieran supuesto, en cualquier otra cultura europea, una catarsis de consecuencias imprevisibles, no lo han hecho, sino que se han convertido en paisaje. Es ms, la sensacin es que ni los medios, ni la poltica, ni la justicia, ni grandes tramos de la ciudadana aluden a la realidad poltica e institucional, en su esencia cotidiana, como algo espectacular, insoportable, inasumible, excepcional, radical. Un apaga-y-vmonos, un punto sin retorno. La mocin de censura, sustentada en un nuevo caso de corrupcin king-size, puede desautomatizar toda esta percepcin de la realidad. Volverla a hacer visible. Es decir, intolerable. Desautomatizar las cosas, ver que lo de siempre no es lo de siempre, sino un fenmeno inquietante y no previsto, es divertido. La poesa consiste en eso. La poltica, en muy raras ocasiones. Desautomatizar la corrupcin, en el contexto espaol, equivale, por cierto, a visualizar el Rgimen como una cultura y unos resortes democrticos que no han funcionado en la crisis econmica, social, de rgimen y democrtica.

SORPRENDENTE. Lo es porque llama la atencin en su sola direccin. Lo que indica que la mocin de censura puede llamar la atencin --de hecho, ya lo est haciendo-- de otras atenciones que miraban en otras direcciones. En ese sentido, puede dificultar discursos asentados en no observar el dramatismo de la realidad. Puede asentar, as, un momento de contradiccin en unas fuerzas polticas que, por ejemplo, se han desgaitado en pedir el voto para Macron frente a Le Pen, mientras aqu votaron como gobierno a una fuerza que parece aunar lo peor del macronismo y del ultranacionalismo. Y, si cabe, del currojimenismo. Puede visualizar, en fin, la crisis espaola y sus bandos. Quin engrosa la crisis espaola, la posdemocracia y la austeridad para varias generaciones, y quin engrosa un bando diferenciado. Puede visualizar, en fin, el carcter anormal de la normalidad. Y ya lo est haciendo. Las primarias del PSOE ya estn afectadas por ese cambio de direccin en la atencin de las cosas. El PSOE resultante deber asumir que su futuro inmediato pasa por hacer poltica con las nuevas izquierdas. O, definitivamente, apostar por la inexistencia de todo lo que ha pasado desde la eclosin de la crisis, en 2011. Ambas opciones sern traumticas para el PSOE --y, snif, tambin para las nuevas izquierdas, que debern prever cambios estticos y ticos-- para adaptarse a su nuevo socio. Un socio, por otra parte, exigente. Un partido que, en su historia, ha carecido de grandes momentos de entendimiento interno vuelve a tener una razn de ser importante. Sobrevivir.

LO NUTRITIVO. Nutrir los puntos de vista que no atienden al carcter excepcional y en crisis de la democracia espaola empieza a ser un oficio. Lo es ya. Se trata de un nuevo-viejo periodismo y unos nuevos-viejos medios que ya no informan tanto sobre la realidad, sino sobre lo ms conveniente para que se produzca una realidad y no otra. En ese sentido, empezamos a disfrutar de las portadas ms raras de Europa, y de los tratamientos informativos ms novedosos. Los medios, que no han proclamado la crisis espaola, la han aplazado. Cabe suponer que tambin aplazarn la informacin sobre esta mocin de censura. Y que ser minimizada y ridiculizada. La propia mocin de censura y su espectacularidad, en ese sentido, puede crear mecanismos de correccin a todo ello en la red. Recordemos, en ese sentido, que la red nutri de ms y mejor informacin, y ms rpida, que los medios antiguos en el nterin 2011-2014.

PERO UNA ACEITUNA RELLENA ES, BSICAMENTE, UN AGUJERO. La mocin est destinada al fracaso. Pero no a la ruina. Puede ser, adems de un elemento de contradiccin y visualizacin de lo negado en instituciones, poltica y medios, un espectculo mayor. La visualizacin de otra realidad, de otras posibilidades, de otras polticas. Estara muy bien, en ese sentido, presentar un candidato de fuera de la poltica, sexy y con mixed-emotions, que visualice que esta crisis no es tanto un drama poltico como social. Y que pierda la votacin, pero que gane la proyeccin. Realizar todo ello es un trabajo. Poltico. Le ira bien a Podemos emitir poltica. Algo que no emite con uniformidad desde 2014. Podemos es un drama. Para desarticular la mayor amenaza poltica que ha tenido el Rgimen, ha bastado la subvencin subsiguiente al logro de escaos, que ha creado una autntica y continuada guerra civil para acceder a trabajos de liberado de 1000-1500 euros. Es un partido abandonado a dinmicas anteriores al 15M, propias de la izquierda espaola ms sosa, como la bsqueda de trabajo y, por el mismo precio, de enemigos internos a los que neutralizar. Carece de una estructura diferenciada de otro partido viejo en su verticalidad. Lo que orienta a visualizar que puede ir careciendo, progresivamente, de otras diferenciaciones. Es una mquina de emitir declaraciones, que en pocos meses perdi ms de un milln de votos. Es una estructura. En ese sentido, es un agujero. De algo que debera estar lleno, pero que se ha ido vaciando. Tambin por desnimo, tras un proceso iniciado hace ya seis aos. Quizs niquelar la mocin, ser tiles a los sectores precarios de la sociedad, en esa regin de la poltica que es la poltica institucional, puede evitar que sea otro partido ms al uso. Puede volver a provocar tensin entre las personas que deberan haber sometido a tensin, tambin, a Podemos.

Fuente: http://ctxt.es/es/20170510/Firmas/12591/mocion-de-censura-podemos-psoe-pp-corrupcion.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter