Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-05-2017

La dictadura "democrtica" de los poderosos

Ral Zibechi
La Jornada


Nos hacen falta ideas.   La mente no piensa con informacin sino con ideas, como destaca Fritjof Capra en La trama de la vida. En esta tremenda transicin/tormenta que vivimos, necesitamos lucidez y organizacin para comprender lo que sucede y para construir las salidas. Cuando la realidad se hace ms compleja y la percepcin se enturbia, una caracterstica de las tormentas sistmicas, aclarar la mirada es un paso ineludible y vital.

Por eso nos atiborran con informacin basura, porque contribuye a potenciar la confusin. Es en este sentido que los medios juegan un papel sistmico que consiste en desviar la atencin, hacer que las cosas importantes y decisivas tengan un trato idntico a las ms superficiales (un accidente en carretera tiene ms cobertura que el caos climtico) y tratan los temas serios como si fueran un partido de futbol.

Como sabemos, hay quienes piensan que no hay cambios mayores, que la tormenta sistmica es una crisis pasajera, luego de la cual todo seguir su curso normal. Pero los de abajo necesitamos aguzar los sentidos, detectar los sonidos y los movimientos imperceptibles, porque nuestras vidas estn en riesgo y cualquier despiste puede tener consecuencias desastrosas. No tenemos seguros de vida ni guardias privados, como tienen los de arriba.

El historiador francs Emmanuel Todd reflexiona sobre las elecciones en su pas, con anlisis bien interesantes. El primero, es que desde hace varias dcadas existen campos de fuerzas sociales estables, que le permiten asegurar que la sociedad est dividida en dos mitades y que esa divisin permanece casi inalterada (goo.gl/p1i6WN).

En segundo lugar, se pregunta porqu en el pasado cuarto de siglo el rechazo al modelo neoliberal no ha crecido (en Europa), pese al aumento de la desocupacin y al fracaso del euro. Analiza la poblacin, un dato estructural que tienden a minimizar los analistas. En Francia, la poblacin envejeci hasta seis aos desde 1992 y, de hecho, los ancianos han perdido el derecho de voto, porque una salida del euro derrumbara sus pensiones.

La segunda cuestin que contempla es la estratificacin educativa. Concluye que la gente con estudios superiores produjo una oligarqua de masas y que esa lite pas de 12 por ciento de la poblacin en 1992 a 25 por ciento, en slo 25 aos. La conclusin estremece: una poblacin envejecida sumada a una mayor masa oligrquica desemboca en un creciente conformismo de la mitad de la poblacin, mientras la otra mitad de abajo se ha deteriorado notablemente desde el tratado de Maastricht de 1992.

Cuando Marx escribe el Manifiesto Comunista, la relacin entre los de abajo y los de arriba era de nueve a uno. No haba pensiones para los mayores y la universidad estaba reservada para las lites. Era un sistema inestable, donde 90 por ciento tena inters en derribarlo.

Los dos cambios mencionados por Todd (demografa y educacin superior) representan mutaciones profundas para quienes aspiramos a transformar el mundo. Todava en 1960 abundaban los universitarios como el Che, dispuestos a utilizar sus conocimientos junto a los oprimidos. El sistema supo comprender que tena un punto dbil entre los jvenes universitarios y tom medidas.

Ahora los docentes de ese nivel ganan fortunas, hasta 30 veces el salario mnimo en varios pases. Los estudiantes cuentan con becas que les permiten estirar los estudios de posgrado hasta bordear los 40 aos y luego aspiran a ingresar en la lite universitaria. En el imaginario colectivo el ascenso social pasa por los estudios superiores a los que se entrega buena parte de la vida.

Immanuel Wallerstein sostena hace tres dcadas (en Marx y el subdesarrollo) que bajo el capitalismo la clase alta pas de 1 a 20 por ciento de la poblacin mundial. La cifra puede acercarse ahora a 25 por ciento que presume Todd para la oligarqua de masas. En Amrica Latina las cifras deben matizarse, pero vamos hacia all.

Es posible que estemos bordeando la dominacin perfecta: sociedades divididas en partes casi iguales, entre los que necesitan patear el tablero y los que temen cualquier cambio. Una mitad conformista y la otra mitad apabullada por la cuarta guerra mundial. Por encima de ambas, 1 por ciento controla el poder estatal, el material y las democracias electorales.

A medida que se expanden las dimensiones del grupo en la cima, a medida que vamos haciendo a los miembros del grupo de la cima cada vez ms iguales entre s en sus derechos polticos, se hace posible extraer ms de los de abajo, escribe Wallerstein en Despus del liberalismo (pgina 168). Y agrega que un pas mitad libre y mitad esclavo s puede durar mucho tiempo.

Las consecuencias de estos cambios deberan llevarnos a sacar algunas conclusiones estratgicas.

Primero, la democracia se asienta en ese sector que no quiere desestabilizar el sistema, mientras la otra mitad no se siente representada. La democracia electoral tiene sentido para la mitad de arriba, pero es una crcel para los de abajo.

Dos, para la mitad desheredada de la poblacin, el diseo actual del capitalismo es una realidad opresiva, ya que las polticas sociales focalizadas tienden a neutralizar y dividir a quienes necesitan levantarse contra el sistema.

Los partidos de centro-izquierda recogen las aspiraciones, y los miedos, de esa mitad de la poblacin que slo quiere cambios cosmticos y cuyo ejercicio poltico excluyente es votar cada cinco o seis aos y asistir a mtines para aplaudir a sus caudillos.

La mitad de abajo no puede confiar en un sistema poltico que funciona como una dictadura democrtica. Una estructura poltica con total libertad para la mitad de arriba puede ser la forma ms opresiva que se pueda imaginar para la mitad de abajo, sigue Wallerstein.

Los que viven en la zona del no-ser, en palabras de Fanon, son los que resisten y construyen otros mundos, por mera necesidad de sobrevivir. Pero son bombardeados por la fantasa de que pueden cambiar su destino sin quebrar el sistema.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/05/12/opinion/022a2pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter