Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-05-2017

Una fuga burocrtica hacia lo desconocido

Guillermo Almeyra
Rebelin


El presidente venezolano Nicols Maduro, psimamente asesorado como siempre, opt como de costumbre por una solucin administrativo-burocrtica a un problema poltico-social y convoc un remedo de Asamblea Constituyente popular.

El rechazo inmediato de esta medida (y tambin del dilogo) por parte de la derecha golpista no deben llamar a engao. Con Chvez, que sin embargo haba sido elegido por amplia mayora y haba elaborado una Constitucin muy democrtica, esa derecha slo contaba con un golpe de Estado como el que intent el 11 de abril de 2002 fracasando estruendosamente debido a la resistencia popular. Desde antes que asumiese Maduro continu tambin con sus intentos golpistas y, sin esperar siquiera a ver qu haca el nuevo presidente, busc y busca derrocarlo.

La derecha apoyada por el imperialismo y por todos los agentes de ste, como Mauricio Macri o Michel Temer- es golpista y con sus continuas manifestaciones busca ahora un nmero de muertos suficiente para dividir las fuerzas armadas, que son el pilar del gobierno de Maduro, y provocar una intervencin del ejrcito estadounidense. No aceptar nunca ninguna medida correcta o incorrecta- del gobierno que busca derrocar.

Lo que cuenta en cambio para el anlisis y como advertencia, es la posicin de intelectuales y militantes chavistas de la primera hora como Edgardo Lander o los compaeros de Marea Socialista, que hoy son fuertemente crticos aunque esperan an resucitar la llamada revolucin bolivariana que la boliburguesa y la burocracia han llevado a la agona.

Ellos destacan con razn que la maniobra constituyente del aparato en que se apoya Maduro regala el apoyo de ms de la mitad del pas a los golpistas agentes del imperialismo que enarbolan la bandera de la democracia, los consagra como gobierno paralelo, acenta la dependencia del gobierno de la boliburguesa y de las fuerzas armadas y no tiene nada que ver con el giro de timn que reclamaba Hugo Chvez.

Mientras Maduro cree zonas especiales para las transnacionales, permita la extraccin minera a cielo abierto de la gran minera, organizada por el ministerio de la Minera Ecolgica (!), pague una deuda internacional usuraria y sea el ltimo en enterarse del enriquecimiento de altos funcionarios y jefes militares mediante el juego con la diferencia de cambio entre el dlar oficial y los bonos que se venden al cambio negro, no puede haber ningn giro de timn ni ninguna radicalizacin.

El remedo de Asamblea Constituyente es pattico: a diferencia de la chavista, no prev ningn referndum convocatorio ni un referndum aprobatorio. La mitad de los constituyentes sern elegidos por el poder popular (organismos hoy burocratizados y clientelares al servicio del Estado, que es capitalista) y por el PSUV, el partido nico sin discusin ni vida poltica interna que no es ms que una mquina electoral y una Bolsa para dar puestos en la burocracia (Maduro habla de Constituyente militar, lo cual permite suponer que habr tambin un voto corporativo de los militares). La otra mitad ser elegida sobre base territorial, para garantizar una cuota para los gobernadores y para el PSUV. Fuera de ste, quedan as excluidos los dems partidos revolucionarios o bolivarianos, estn o no dentro del PSUV.

Poder Popular debera significar que los trabajadores autoorganizados libremente en comunas discutan y decidan planes de desarrollo locales y un plan de desarrollo nacional. No pueden ser el menor y ltimo engranaje del Estado capitalista sino la base de la sustitucin de ste por un nuevo Estado en formacin

Slo con ms y no con menos- democracia se podr reconquistar a los cientos de miles de exchavistas que estn siendo manipulados por los golpistas. Es necesario dar libertad plena a la formacin de partidos y tendencias en el campo revolucionario y enjuiciar y encarcelar a los golpistas, los ladrones de los bienes pblicos, los especuladores, pertenezcan o no al aparato oficial.

Durante el gobierno de Maduro se estima en 180.000 millones de dlares los capitales que se fugaron del pas. ste sigue dependiendo por completo de la renta petrolera y, a pesar de su riqueza y extensin, no tiene soberana alimentaria e importa todo, los alimentos bsicos y los licores y coches de la gran burguesa, pagando con el petrleo (que se ofrece como garanta a los prstamos e inversiones).

No es posible aumentar la productividad mientras los sectores populares dediquen su tiempo a hacer varias y largusimas colas para comprar lo indispensable. La conciencia del pueblo trabajador y su resistencia son muy grandes pero las dificultades cotidianas los desmoralizan y desgastan y no puede estar movilizado todos los das en contramanifestaciones defensivas mientras los golpistas tienen la iniciativa poltica y explotan las dificultades que ellos contribuyen a crear con su sabotaje.

Las medidas burocrticas contra el capitalismo son tan ineficaces como las medidas burocrticas contra la misma burocracia. Se necesitan polticas y medidas radicales, de fondo, el giro de timn que peda Chvez.

Contra el golpe que prepara el imperialismo, por supuesto y pese a todo, hay que sostener vigorosamente al gobierno venezolano. Pero quienes no critican los palos de ciego y las medidas contraproducentes de Maduro creyendo que as defienden al pueblo venezolano, le hacen a ste un flaco favor.

El imperialismo conoce en efecto los puntos dbiles de sus enemigos y los explota. Los trabajadores, en cambio, los ven pero no tienen una alternativa. Es urgente y fundamental mostrar que no existen solamente la pasividad y la resignacin o una ruptura del orden constitucional por la derecha sino tambin una opcin de izquierda.

[email protected]

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter