Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-05-2017

Constituyente o Mud-paz o guerra

Miguel Ugas
Rebelin


La convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), formulada por el Presidente de la Republica, Nicols Maduro Moros, ha producido, como tena que ser, un impacto notable en el escenario poltico venezolano, as, quienes apoyan el proceso bolivariano como quienes lo objetan han sido tocados por la iniciativa poltica del Jefe del Estado, unos, por supuesto, para asumirla e impulsarla con mucho fervor y otros para rechazarla, tambin, con denodada pasin.

Pero, as mismo, habra que destacar que un sector significativo de la sociedad mantiene una posicin expectante tanto con relacin al planteamiento constituyente que busca la transformacin del Estado como con relacin al propsito que anima a la radicalizada oposicin venezolana en su afn de retomar, por cualquier va, el control de la nacin.

Fuerzas contrapuestas

Mientras en la Constituyente, del ao 1999, en el que el cuadro poltico luca abiertamente polarizado en torno a dos fuerzas contrapuestas que, si bien, pugnaban por imponer su respectivo modelo de pas, ambas, concurran democrticamente al escenario constituyentista; en esta oportunidad, en cambio, hay dos polticas en la calle, al igual que ayer, con motivaciones y propsitos absolutamente diferenciados pero sin un cauce que permita canalizar polticamente esas diferencias. Como es evidente, una propende a la paz social y otra se alimenta, irresponsablemente, en la violencia.

En estos momentos, en los que la derecha opositora, una vez ms, se cierra a toda posibilidad de dilogo, potenciando la insurreccin contrarrevolucionaria, sin parar mientes, en el abismo de la guerra civil en la que pretende colocar al pueblo venezolano; la dirigencia chavista, encabezada por el Presidente Maduro, por el contrario, instrumenta la iniciativa poltica de la ANC, frmula inequvoca para abrirle espacio al debate, al dilogo, a la confrontacin, pero, de las ideas, es decir, pensando, como siempre, en la necesidad de defender y preservar la paz social, tal cual, como ha acontecido desde la llegada de Chvez al poder.

Recolonizacin

Esta derecha venezolana, de reconocida naturaleza borbnica, que no olvida ni aprende, apuntalada en la guerra no convencional que el imperialismo con sus factores de poder y agencias desestabilizadoras, ha venido instrumentando en contra del gobierno bolivariano; acicateada en la desprestigiada OEA que propicia, con su ms an desprestigiado secretario general, Luis Almagro, al frente, una virtual intervencin; y, acuada en la guerra econmica, meditica y psicolgica que la burguesa aptrida local tiene desatada en contra del pueblo venezolano; calcula que, ahora s, les ha llegado el esperado momento de apoderarse del poder poltico y con ello desarrollar el programa neoliberal, entreguista y aptrida que tan celosamente han tenido guardado tras sus espaldas, pensando que, en esas circunstancias, pasaran a poner en prctica la prefigurada y vergonzosa etapa de recolonizacin de la nacin venezolana.

Por ello, se niegan al dilogo con el gobierno bolivariano, a aceptar las elecciones de gobernadores, las mismas que hace unos meses pedan a gritos; por ello su resistencia a participar en la ANC, que es el espacio ms idneo para hacer escuchar sus puntos de vista. Y, por el contrario, levantan como bandera los mismos argumentos que maneja el Departamento de Estado de los Estados Unidos, que al expresar su reiterada preocupacin por la situacin de Venezuela, plantea como solucin a la misma libertad para los presos polticos, acordar la ayuda humanitaria y elecciones generales ya, sintona tal que no hace sino dejar en evidencia el vulgar monitoreo que el gobierno imperialista ejerce sobre la derecha opositora.

Ingobernabilidad

En esa controversial poltica, partiendo que en cuestin de poco tiempo van a alzarse con el poder han desatado una virulenta campaa de neto corte fascista destinada a generar ingobernabilidad, que ya arroja un lamentable saldo de ms de treinta ciudadanos fallecidos, (algunos de ellos manifestantes opositores victimados por los mercenarios que han contratado para tales efectos), ms de mil lesionados, muchos de gravedad, cuantiosas prdidas materiales, afectacin del patrimonio pblico, saqueos a pequeos y medianos comercios, implantacin de las fracasadas guarimbas con las que cercenan derechos a la ciudadana, como al libre trnsito, al estudio, al trabajo, al servicio de salud, etc., acoso a funcionarios gubernamentales y a representaciones diplomticas venezolanas en el exterior, y acciones sistemticas de calle con la intencin de plantarle cerco a instituciones fundamentales del pas.

En fin, la idea es afectar la vida cotidiana, sembrar el caos y el terror, hacer uso de prcticas de coprofagias, desnaturalizar la protesta con la participacin de nios, vulgarizarla con el montaje de desnudos de hombres y mujeres, creando condiciones que puedan llamar la atencin de la opinin pblica mundial y de esta forma propiciar y justificar cualquier accin injerencista del imperialismo y de su aclita derecha internacional. Proyectar la sensacin de que Venezuela est sumergida en el caos ms cuestionable, cuya superacin ser posible con el espejismo de la accin salvadora de la triple alianza conformada por la Mud-Fedecmaras-Jerarqua Eclesistica, naturalmente, bajo el manto protector imperial. Sin dudas es el camino de la guerra fratricida

Poltica incluyente

Frente a esta descocada poltica que a ojos vistos no tiene la aprobacin de la inmensa mayora de la poblacin del pas, que, por el contrario, rechaza la violencia, que no quiere guerra civil, que ha entendido la trascendencia de la preservacin de la soberana e independencia nacional, que lo que quiere es sosiego y tranquilidad, trabajo y convivencia, se erige la inteligente poltica de la Asamblea Nacional Constituyente, propuesta por Nicols Maduro, de carcter incluyente, que indiscutiblemente es el camino de la paz.


 

 

 


 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter