Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-05-2017

Otra vez Manzanillo y el impune maltrato a los animales? La historia de la hiena torturada

Douglas Calvo Ganza
Rebelin


En 1996 visit por primera vez Manzanillo. Era un perodo difcil. Si hasta las personas suframos tantas estrecheces, qu decir de los animales en los zoolgicos?

Pues bien, en aquella visitacin, presenci un espectculo grotesco: bajo el crudo sol oriental, una jaula grande.

Vaca.

Al costado de sta, un pequeo compartimiento diseado para guardar temporalmente al animal, mientras se lavaba la armazn mayor. Se haba convertido en la morada permanente del inquilino desdichado e indefenso: una hiena.

sta se asaba viva bajo los rayos candentes del medioda, sin poder revolverse, pararse, refugiarse En una palabra, incapaz de moverse. Era una vctima muda y sufriente de la crueldad ms extrema. Nada importaba que la estructura destinada a su morada fuera ms grande: la mantenan ah en esa mazmorra de Torquemada, a toda costa, frindose en intil parlisis, triste muerta en vida.

Pobrecilla: sali de un frica salvaje para caer en una Cuba an ms selvtica y brutal.

Me horroric. Busqu al guardador, y le requer de poner al animal en el espacio habitable normal, sacndolo de su inquisitorial celda de tortura. Se burl de m, demasiado ocupado en sus dos amiguitas de minifalda y el trago de ron que portaba en la mano. Dijo que l no andaba en lo de la hiena, pues tena peste. Que si yo quera lo hiciera por m mismo

Acud a las autoridades, escrib al partido, al peridico Granma No hubo ni respuestas, ni publicacin, ni inters. Quizs, burlas Y me enter de algo inslito por personas manzanilleras: durante aos, aquellas -y algunas desde que tenan uso de razn-, haban visto a la hiena en el pequesimo compartimento, paralizada bajo el sol

Tendra movilidad an ese esqueleto acostumbrado a la inercia forzosa? Supongo que ya ese animalito se habra olvidado de cmo caminar.

Como quiera, a nadie en esa ciudad le importaba. Nadie se conmova. Nadie reaccionaba.

Ese hecho me llev a integrar ANIPLANT, la Asociacin Protectora de Animales y Plantas. Ah colabor hasta que la vida me llev por otros derroteros. Pero nunca he olvidado dos cosas: a la hiena de Manzanillo y a los manzanilleros indiferentes a su tortura.

Y siempre me remuerde la conciencia el no haber podido hacer ms por ella. Aunque no fue mi sola culpa: la sociedad que me rodea no est preparada para semejantes tipos de ternura, puramente humanitaria.

Ahora hay mucha gente por internet hablando del perrito quemado. No pienso que slo en la Isla caribea se den esos casos (pueden buscarse casos de personas achicharradas en las calles o aldeas de otras naciones, donde esos prjimos incinerados despiertan ms morbo que lstima, y mucha menos solidaridad que el cachorrito de Manzanillo). Pero de todos modos, cualquier ser humano con un poco de vergenza dar su apoyo a esa crtica justa.

En Cuba la poblacin est instruida, pero es inculta. Por qu? Pues a buscar causas y causantes. Clpese a las tradiciones rsticas de la colonia analfabeta, o al indiferente neo-coloniaje Vocifrese contra el socialismo real No se resuelve nada.

Se precisa actuar, con leyes y con la promocin de la simple sensibilidad humana, carente de filosofas o doctrinas. sa que se aprecia al oler una flor, o sentarse ante el mar. La Historia de Cuba, tan accidentada, nos alej de eso. Y ahora pagamos las consecuencias cuando entre nosotros hay quien quema en pblico a los cachorritos y no hay forma de castigarlo.

Esos vacos legales son dramticos. Tengo entendido que desde 1971 no existe proteccin legal para los cadveres!, cuando se suprimi el delito de profanacin de sepulcros. Es una barbaridad desproteger as los restos mortales de la gente, en un mundo donde las creencias varan desde el Vud haitiano hasta el Budismo del Tbet, y de todo hay en la via del Seor.

Si en Cuba la gente que entierra a un familiar teme por la seguridad de sus huesos, qu pedir del amor a los animales?

No, no creo que los habitantes de Manzanillo, all donde los canes navegan con tan poca suerte, sean peores personas que los dems cubanos. Ms bien, son parte de la incultura brbara, vandlica, delincuencial, que se ha apoderado del pueblo de este pas.

En Cuba, es normal ver a decenas de visitantes a un Zoolgico llevando a un chimpanc al paroxismo con burlas y arrojndole objetos, pero nadie dice nada; ver a la muchachada apedreando un gato es cosa habitual; es moneda de libre cambio el contemplar la decapitacin de un ternerito en las aceras de algunos barrios lo he visto, y a nadie puede reclamrsele Etctera, etctera.

Hace falta aqu una verdadera revolucin cultural, enseando el valor de la vida, la compasin, el respeto cvico, la fraternidad universal esa dulcsima y candorosa reverberacin del alma martiana que predicaba La batalla est en los talleres; la gloria en la paz; el templo en toda la tierra; el poema en la naturaleza.

Eso es ms que luchar por la democracia en Cuba o luchar por proteger las conquistas. Es una guerra contra lo peor del alma nacional, una cruzada que sobrepasa con creces lo poltico-ideolgico, para recaer sobre lo humanista-humanitario.

Concluyendo con lo del perrito quemado: me pregunto cmo hay quienes suean con fabricar aqu cualquier tipo de sistema socioeconmico ms o menos avanzado (llmese democracia, o socialismo del siglo XXI, o lo que sea) con una poblacin tan endurecida ante el sufrimiento de inocentes seres vivos.

Creers en la Libertad, igualdad, fraternidad y no te inmutars ante un gatico al que le sacan los ojos? Proclamars la fraternidad universal de los proletarios y permanecers insensible ante un perro que es ahorcado en tu presencia?

Mentira.

De ti no saldr ni un Vaclav Hvel ni un Julius Fcik, sino un SS-Heydrich cualquiera. Tu ideologa no es ni de izquierdas ni de derechas: t sigues a Jack el Destripador.

Espero equivocarme, pero me da la impresin de que el nico rgimen que puede fabricarse con semejante material humano, tan despiadado como el que est pululando en nuestros lares, es una horda de canbales.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter