Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-05-2017

Lula, el delincuente

Amlcar Salas Oroo
CELAG


Las 5 horas y 10 minutos que duraron las interrogaciones realizadas por el juez Sergio Moro a Lula, ms all de significar casi el doble de tiempo promedio utilizado para otros convocados, termin evidenciado de forma clara la naturaleza del objetivo perseguido: desmoralizar ao vivo a quien por primera vez tena frente a frente, con una lista llamativamente extensa de preguntas, vinculadas en su mayora con cuestiones que no tenan que ver con el objeto de la acusacin como la numerosa serie de interrogaciones referidas al Partido dos Trabalhadores- o bien insistiendo con la mencin hacia su reciente fallecida esposa beneficiada por ser la esposa del presidente, como se le escap en un momento al Juez- lo que motiv en ms de una oportunidad la queja formal de los abogados y, llegado el caso, cierto tono severo del propio Lula. Una interrogacin completamente desvirtuada, en sintona con una Investigacin Lava-Jato repleta de desviaciones procedimentales y alteraciones a un debido proceso; como afirm el propio Lula ese da: un juzgamiento hecho por y para la prensa.

Lula y la investigacin Lava Jato

La investigacin Lava Jato, comenzada en el 2014, constituye uno de los principales captulos de la historia judicial brasilea y la ms impactante desde el punto de vista de la cobertura meditica. Todos los das surge una nueva escena para su novelizacin. E incluso si el acto no rinde suficientes efectos como lo fue precisamente la declaracin de Lula de la semana pasada, de la que no pudieron desprenderse demasiados elementos- debe aparecer rpido un elemento que lo sustituya, como la declaracin del ex publicista del Partido dos Trabalhadores, Joao Santana, del da siguiente. Los medios de comunicacin como parte de la investigacin, con intereses propios en el escenario creado por sus efectos. Una presencia de los medios de comunicacin que figura, inclusive, desde un punto de vista conceptual, en la opcin punitiva que dice seguir el Juez Sergio Moro absorbida, dicho sea de paso, en los numerosos viajes de formacin en EEUU, tal como constan en el pasaporte del magistrado-.

En ese sentido, hay que tener en cuenta que la investigacin Lava Jato en esa combinacin entre Poder Judicial y medios de comunicacin hegemnicos ya ha logrado algunos resultados importantes: por un lado, gener la atmsfera social para que la autoridad presidencial de Dilma Rousseff se deshidratara en pocos meses, creando las condiciones para que prosperara un ilegtimo e ilegal juicio poltico en su contra; por otro lado, afect la dinmica econmica del pas, por ejemplo, al devaluar como era de esperar a la propia compaa Petrobrs (que inici, ya en el Gobierno Temer, un desprendimiento nada despreciable de activos, reservas y otros recursos) o bien suspendiendo la actuacin de las mega constructoras civiles (de peso y proyeccin regional), dejando el mapa econmico a merced del ingreso de nuevos actores extranjeros- en esos rubros sensibles.

Lo que llama la atencin es la fijacin con Lula de la investigacin Lava Jato. Siendo que, hasta el momento, fueron realizados 1434 procedimientos judiciales, con 767 bsquedas y capturas; se dictaron 94 prisiones preventivas; se establecieron 183 pedidos de cooperacin internacional actualmente hay 130 pedidos activos en 33 pases-; se hicieron 155 acuerdos de colaboracin de arrepentidos firmados con personas fsicas, y 10 acuerdos con empresas; se establecieron 61 acusaciones delictivas contra 269 personas; hubo 139 condenados; hay 10,3 mil millones de Reales que son objeto de recuperacin por acuerdos de colaboracin; etc. Y sin embargo, frente a todo este volumen, lo nico que importa es Lula; es lo nico que cubren con gran detalle, precisin e insistencia los medios de comunicacin. El resto pareciera merecer destaque de segundo orden. Una fijacin que ha quedado muy evidente durante estas ltimas semanas.

En ninguna de las 5 acciones penales en la que es investigado tres correspondientes a Lava Jato y otras dos por trfico de influencias (Zelotes y Janus)- la situacin de Lula est comprometida desde un punto de vista de las pericias probatorias. Pero lo que no estaba en el clculo golpista es que el calendario electoral del 2018 se va acercando y la campaa desmoralizadora sobre Lula no estara logrando marginalizarlo de la competencia, todo lo contrario. Consecuencia sta de dos trayectorias que se complementan: por un parte, la prcticamente nula aprobacin que recibe el gobierno de M. Temer y sus crculos de sustentabilidad poltica; por la otra, una oxigenacin de la consciencia de las clases trabajadoras brasileas, perceptible en las masivas movilizaciones contra las reformas laborales y jubilatoria y en la huelga general de abril. Consciencia poltica popular que se expresa, tambin, en un posicionamiento ms definido del propio Lula: por ejemplo, de aquella aproximacin armoniosa hacia la familia Marinho durante los primeros aos de su primer mandato a este actual quiero competir contra el candidato que O Globo coloque hay un salto histrico bastante claro. Es el que alimenta un poco la esperanza de las clases populares brasileas, aturdidas como estn entre tanta austeridad econmica golpista y desfederalizacin poltica desordenada. Es tambin el salto que lo transforma en el principal delincuente meditico.

Fuente: http://www.celag.org/lula-el-delincuente/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter