Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-05-2017

Con Milagro

Eduardo Jozami
Pgina/12


Temamos encontrarla afectada por el hostigamiento y la violencia que haba sufrido, la prolongacin del cautiverio, la impotencia de nada poder desde la crcel frente a la destruccin de lo que tanto cost construir, las presiones multiplicadas a sus compaeros para que la abandonen y renuncien a sus ideas y compromisos. Nuestras cavilaciones debieron interrumpirse cuando apareci impetuosa corriendo con un nio en andas: era la misma de siempre, fuerte y animosa, aunque no resultara difcil advertir las marcas de este tiempo de vejaciones. Nos saludamos con ella y con Ral Noro, ese antiguo corresponsal del diario La Nacin que desde hace aos es su compaero, tan unido y tan distinto a ella. La rodean, como siempre, en el patio de tierra de la crcel que no se parece a ninguna que haya conocido muchos nios, nietos propios y del corazn, a los que no dejar de atender mientras hable con nosotros.

Recuerda que fuimos presentados por Germn Abdala treinta aos atrs y es inevitable entonces pensar en las marcas que habr dejado en su formacin y en su tenacidad el inolvidable dirigente de ATE, alguien que saba como pocos vincular la lucha social y la poltica. Despus recuerda su visita a Carta Abierta y aquellos asados en que nos juntbamos buscando una confluencia con distintas agrupaciones kirchneristas. Eran tiempos jubilosos y no es necesario aclarar que los actuales no lo son. Sin embargo, las noticias ms recientes dan como para levantar el nimo. Milagro fue visitada dos veces la semana pasada por el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas contra la Detencin Arbitraria que, pese a todos los intentos de confundir por parte del gobierno jujeo, ratific la intimacin de su libertad. Alegre y casi desafiante, se re de las declaraciones de los funcionarios jujeos molestos por esta firme posicin de los delegados internacionales.

Por otro lado, el contexto nacional no resulta menos propicio, despus de la espectacular reaccin social frente al intento de aplicar el 2x1 a los genocidas. Milagro recuerda emocionada la nube de pauelos blancos que se extendi por la Plaza de Mayo y sus adyacencias y dice que se siente orgullosa, como nos sentimos todos, frente a este pueblo que ha establecido un compromiso tan fuerte de Memoria, Verdad y Justicia. Como era esperable, alguien menciona que esta Suprema Corte, hoy tan vapuleada, tiene que expedirse sobre su situacin. La respuesta de Ral, temeroso de alentar expectativas que ya alguna vez no se han cumplido, es de un moderado optimismo.

De pronto, cuando se acerca el fin de la visita, la discusin que incluye a otros militantes ha girado hacia la coyuntura poltica y la dirigente de la Tupac manifiesta su confianza en Cristina, nos anuncian que queda muy poco tiempo de visita. Milagro que no querr dejarnos sin su ofrenda, comienza a hablar de la madre tierra, se dirige a un pequeo montculo de piedras que ha construido y en el penal se le ha respetado y all acompaaremos la rpida ceremonia. Cada uno de nosotros coloca en tierra un cigarrillo prendido conformando un crculo y nos inclinamos apoyando una rodilla, sumndonos a este ruego a la Pachamama. Me pregunto qu piensa de esto alguien como yo tan poco cercano a este mundo de la religiosidad andina y advierto que me satisface esta reafirmacin de identidad. Quizs entendamos mejor a Milagro, como a Evo Morales, si advertimos hasta qu punto estos ritos, estas costumbres, las perduraciones de las culturas originarias, se entrelazan con su proyecto poltico.

Antes de irnos junto con Matas Cerezo, otro militante de Participacin Popular, Milagro nos da una carta para la agrupacin en la que nos exhorta a militar en defensa de la patria y agradece la solidaridad con los presos polticos jujeos. La ha escrito con frenes, como lo hacen los presos que no desperdician ninguna posibilidad de comunicarse con el exterior y sigue escribiendo, cuando ya los guardiacrceles nos reclaman el final de la entrevista. Nos vamos muy emocionados y con un compromiso an ms fuerte. Despus iremos al barrio y esa visita resignificar mucho de lo que hemos hablado, porque la magnitud de la obra de la Tupac Amaru muestra la potencialidad del proyecto colectivo y tambin porque el abandono en que se encuentran esos edificios, el desperdicio de recursos y energas de la sociedad que eso supone, constituye la prueba de que para borrar la memoria de Milagro Sala, el gobierno de Gerardo Morales est dispuesto a hacer absolutamente cualquier cosa.

En San Salvador de Jujuy casi no se habla de Milagro. Los muchos que la siguen queriendo saben que esa mencin, lejos de abrir puertas, puede ser fuente de rechazos y problemas. Quizs los que imponen ese silencio crean que eso garantiza la continuidad de esta vida sin Milagro, que su historia puede ir extinguindose de a poco. No hay motivos para creerlo, porque aquellos que la quieren son principalmente los ms pobres, es decir, los que menos olvidan. Por otra parte, cmo ignorar la imagen cuestionadora de tanta obra hecha por las cooperativas de la Tupac que hoy no es utilizada?, el gran parque coronado por el templo aymara, los talleres textiles, metalrgico, de materiales de construccin, que podran ocupar centenares de trabajadores, las monumentales piletas hoy abandonadas en las que miles de chicos disfrutaban, los espacios culturales, el Centro de Salud plenamente instalado con importante equipamiento. Todo esto no es slo derroche del esfuerzo de todos, agresin incalificable a quienes vivieron con euforia ese trabajo como una forma de integracin social, es tambin el rechazo de un modo de hacer viviendas en un contexto integrador que ya no es el de las ciudades dormitorio: barrios como los construdos por la Tupac Amaru ofrecen, junto a la casa familiar, trabajo, educacin, salud y esparcimiento. Esto tiene que ver con algo ms que una discusin arquitectnica, est vinculado a un modo de pensar la vida en sociedad, a un proyecto colectivo.

Para cuestionar este proyecto se han dicho muchas cosas sobre los mtodos que habra aplicado la Tupac, la intolerancia de Milagro o el manejo interno de la organizacin. En el tratamiento de estas objeciones, dos cuestiones previas se imponen. An en el caso de que se las considerara razonables, nada aportaran a justificar la detencin de Milagro y, por otra parte, ninguna agrupacin de trabajadores puede justificar que esas diferencias con la dirigente detenida la lleven a apoyar la posicin del gobierno provincial como ha hecho el Perro Santilln. Son muchos los temas polmicos respecto al rol de las organizaciones sociales y a su relacin con el Estado y seguramente la experiencia de la Tupac dar lugar a nuevas discusiones. Bienvenidas sean, mientras no afecten la solidaridad entre los trabajadores.

Mientras muchos seguidores de Milagro rumian en silencio su angustia y esa adhesin reprimida, otros, de origen menos humilde, tampoco necesitan hablar para apoyar la detencin de la dirigente social porque eso les asegura dicen que Jujuy est tranquila. Ya no hay acampes en las plazas ni cortes en las rutas y, sobre todo, se siente menos la presencia de esos pobres que, en la provincia blanca que honra al general Lavalle, recuerdan la historia amenazante de los antiguos habitantes de la tierra.

Es curioso que no se hable de aquello que merecera que todos se expresaran. Cuando en todo el mundo hoy se reclama la libertad de Milagro, Jujuy permanece callada. Cunto tiempo ms podr resistirse este reclamo? Cunto tiempo ms el partido radical seguir sosteniendo la posicin de Gerardo Morales? En estos das agitados por el inslito fallo de la Corte hubo discursos ms que interesantes de dirigentes del radicalismo. Intervenciones que mostraron que ms all de tantas diferencias hay un comn tronco democrtico Por qu seguir rehuyendo la cuestin de la libertad de Milagro Sala? Puede el partido de Yrigoyen y Alfonsn seguir siendo el principal sostn de este escndalo jurdico, de esta forma de gobierno sobre una provincia al margen de la ley y la Constitucin?

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/38139-con-milagro



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter