Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-05-2017

Profetas del Odi@

Ava Gmez y Brbara Ester
CELAG


Nuevos discursos emergen en la derecha regional. En contextos de polarizacin y frente a gobiernos progresistas que han regido prolongadamente, las derechas han radicalizado su discurso de odio. Aun en los casos en que han retornado al poder (Brasil y Argentina) su revanchismo se ha exacerbado a lmites inimaginables. El avance de las nuevas tecnologas de informacin y comunicacin (NTIC) y la proliferacin de las redes sociales han sido un territorio frtil a la hora de propagar el imaginario poltico de los sectores que, aunque no necesariamente acomodados, al menos creen serlo, incorporando nuevos estratos a la clase media). Como estrategia de distincin en sociedades de consumo, al igual que en la guerra, todo vale.

La masificacin de las redes sociales, foros y distintas plataformas virtuales ha servido como marco para la propagacin y difusin de nuevos sentidos comunes que segmentan la ciudadana en individuos de primera y de segunda. As, trminos como chori-planeros, cucas, piqueteros, el populacho, negros, macacos, hordas, malandros, chaburros, zarrapastrosos, perraje, cachifas [1] y cartoneros constituyen los nuevos estigmas que entrelazan pobreza, fenotipos y adscripciones polticas. Una constelacin de representaciones sociales de fuerte contenido poltico que se propaga con rapidez, va conformndose como sentido comn y normalizando simblicamente situaciones de violencia fsica y exclusin extrema. A este fenmeno se lo conoce como aporofobia, en alusin al rechazo, miedo y desprecio hacia el pobre, al desamparado, ese amplio segmento social que queda fuera del contrato tcito entre individuo y sociedad, en el que hay que dar para recibir. Ellos no dan, ergo, no merecen [2]. Y, en consecuencia, hay que anular a sus lderes y derribar o impedir gobiernos que los incluyan.

El punto lgido de los imaginarios que se crean y recrean a travs de estos discursos es su materializacin por medio de la aplicacin de prcticas de limpieza social llevadas a cabo por parte de organizaciones paraestatales bandas criminales, paramilitarismo urbano- quienes buscan en la alteridad un enemigo comn, cuya desaparicin se ejecuta dentro de un proceso de tolerancia institucional y aceptacin incmoda de las ciudadanas identificadas con este tipo de discursos.

Mtodos

I Lawfare, la guerra sucia

Uno de los ms efectivos recursos esgrimidos por las derechas latinoamericanas es la prctica conocida como lawfare [3], es decir el uso instrumental de artilugios jurdicos que tienen como objeto la persecucin poltica, destruccin de imagen pblica e inhabilitacin de un adversario poltico. La Justicia, en consonancia con los medios de comunicacin hegemnicos, ha logrado de este modo redireccionar la opinin pblica e inclinar la balanza a favor de sus intereses econmico-polticos. Este modus operandi ya ha sido aplicado con xito en pases como Brasil, Argentina y Per [4].

II Trolls, influencers y la guerra de las memes

Para autores como Manuel Castells [5], nos encontramos ante un nuevo mundo en donde la informacin ya no es unidireccional sino multiaxial, evidenciando cada vez ms nuevas formas de los ciudadanos de acceder a la informacin. La prensa en papel se encuentra en vas de extincin y en su lugar aquellos mismos peridicos han devenido en multimedios con plataformas digitales. Asimismo, el uso de las redes sociales ha facilitado enormemente la difusin de noticias, lo que ha llevado a nuevas formas de dirigir la opinin pblica mediante la proliferacin de trolls [6], comentadores y foreros cuyos posts sesgados por el odio y los prejuicios buscan instalar distintas posiciones frente a temas de actualidad. Sumado a la falta de legislacin sobre la veracidad de la informacin, la cual se mueve a un ritmo cada vez ms vertiginoso, proliferaron ejrcitos de generadores de noticias falsas que difunden y comparten velozmente, logrando influenciar los humores y pasiones de la poblacin. Por lo general se trata de fotos adulteradas, caricaturas, o fotos con expresiones desfavorables y un mensaje corto y contundente - los denominados memes-.

III Fuerzas de choque: Paramilitares y mercenarios

Las derechas, o al menos una masa de ciudadanos dispuestos a movilizarse por el principal trending topic de la derecha: el antipopulismo. Este concepto opera a dos niveles, por un lado bajo la construccin de un relato al que los medios -financiados por los grupos econmicos concentrados- le aportan espectacularidad; por otro como estrategia de distincin de las clases medias adictas al consumo de dicho relato.

Las consignas antipopulistas enarboladas por las derechas regionales, que a priori pueden ser muy convocantes como lucha contra la corrupcin, lucha contra el narcotrfico, eficiencia estatal logran aglutinar adhesiones ciudadanas. Cuando sus estrategias de desestabilizacin no logran ser efectivas, el clima de hostilidad aumenta. Llegado el caso, han demostrado capacidad de articulacin internacional, de desabastecimiento para quebrar el umbral de resistencia, e incluso el ejercicio de la violencia. Asesinato a lderes campesinos, activistas, militantes o meros manifestantes.

Los tradicionales grupos ilegales de extrema derecha estn en alza. El paramilitarismo es el ltimo eslabn del relato del odio cuando no logra imponer su victoria. Adicionalmente, el asesinato de referentes populares alcanza su mxima expresin al ser perpetrado por individuos que ni siquiera son partidarios de una ideologa acorde, sino simplemente mercenarios en post de un rdito econmico [7].

Los prejuicios

I Discriminacin y xenofobia

Los discursos de la derecha tradicional han tenido un claro tinte xenfobo y racial acompaado, en muchos casos, por polticas que apuntan en este sentido. Cierre de fronteras, construccin de muros, mayor control del flujo migratorio, entre otras. Lo nuevo es la viralizacin de propuestas cada vez ms subidas de tono y el empleo de trminos peyorativos cada vez ms deshumanizantes perros, macacos, cucarachas-.

Desde la poca colonial, la mal llamada raza ha sido el principio ordenador de las relaciones sociales en Amrica. An contina operando. El imaginario es recreado incluso por funcionarios pblicos, en la Argentina este discurso ha sido utilizado para justificar el mal estado de los Hospitales Pblicos, convirtiendo a los migrantes de pases limtrofes en chivos expiatorios de la crisis sanitaria, encubriendo as el recorte presupuestario.

II Violencia

Distintos comunicadores han hecho uso y abuso de su palabra para marcar tendencia destilando racismo y xenofobia. El conductor radial Baby Etchcopar -quien en muchas ocasiones ha manifestado su apoyo al oficialismo- afirm en su programa Hoy estamos muy felices, por lo menos en lo que a m respecta, que vot a Macri. Cada vez que vea que bajaba un machete de la Gendarmera, yo pona el himno nacional aludiendo a la represin del 6 de abril en la ruta 197. En la misma lnea continu su alegato: Al fin vimos los palos, al fin vimos que los estn cagando a patadas en el orto. Y los que se preguntaban esta maana en la tele, 'haca falta reprimir?' S, te lo contesto yo, s, porque sabs qu pasa?, esos alcornoques no entienden ms palabras que el golpe, porque son bestias, porque ellos se manejan con el golpe [8].

El uso y aceptacin de la violencia tambin se asocia a discursos relativos a la memoria de las vctimas de abusos y torturas en procesos dictatoriales. As sucedi durante la votacin a favor del Coronel Ustra, torturador de Dilma, por parte de Diputado Bolsnaro, quien sentenci: Pela memria do coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, o pavor de Dilma Rousseff (Por la memoria del coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, el temor de Dilma Rousseff) [9].

III Mujer

El discurso estigmatizante ha calado profundo en el sexo femenino, siendo la fertilidad de las mujeres de bajos recursos el principal blanco de distintos ataques. En Argentina, el diputado oficialista Javier Dindart [10] fue desplazado el pasado ao a raz de sus declaraciones como presidente de la Comisin de Niez y Adolescencia, luego de afirmar que las adolescentes se embarazan para cobrar la AUH (Asignacin Universal por Hijo).

La ex mandataria Cristina Fernndez de Kirchner ha sido vctima de distintos insultos en referencia a su condicin de mujer, agravios que no estn directamente relacionados con las polticas pblicas de su gobierno. Loca de mierda, histrica, conchuda, puta, bipolar, yegua, son slo algunos de los insultos ms vacos y discriminatorios [11]. Bajo la misma lgica, Dilma Rousseff ha sido igualmente vctima de agravios semejantes. Para colmo de males, luego de ser destituida el nuevo gobierno de Michel Temer no incluy a ninguna mujer tampoco negros- en la conformacin de su Gabinete, hecho que no ocurra desde los tiempos del rgimen militar (1974-1979) [12].

Los cuerpos de las mujeres han sido y continan siendo el lienzo en blanco donde se plasman los mayores prejuicios sociales de nuestras sociedades latinoamericanas. No es casual que el macrismo en Argentina -pas que en 2017 registra un femicidio cada 18 horas- haya construido a su enemigo en referentes femeninos como Milagro Sala, Hebe de Bonafini, CFK o la canciller venezolana Delcy Rodrguez. En este ltimo caso, en su primer visita al pas con el gobierno de Cambiemos ya en funciones, a la canciller venezolana no slo le impidieron participar de la reunin de ministros de Relaciones Exteriores del Mercosur sino que tambin fue golpeada en el antebrazo -al punto tal que un mdico debi inmovilizarle la zona agredida, marcando un hecho indito en la diplomacia internacional [13]-.

IIII Homosexualidad, homoparentalidad

El rechazo a la alteridad puede observarse en torno al movimiento LGTBI y a todo tipo de orientacin sexual que visibilice esa desviacin que niegan, que es antinatura, sucia y pecaminosa. De esta forma han sido descritas por el senador conservador de Colombia, Roberto Gerlein, las relaciones entre personas del mismo sexo. En sus propias palabras: qu horror un catre compartido por dos varones () es un sexo sucio, asqueroso, un sexo que merece repudio, un sexo excremental [14].

Las declaraciones expresadas por Gerlein se desprenden de un discurso generalizado en la extrema derecha que tiende a ligar tambin a la nocin cristiana de la virtud de la familia y las relaciones heteroparentales en la misma. As, la arremetida contra las familias homoparentales es otro de sus caballos de batalla: la propuesta de referendo en contra de la adopcin igualitaria fomentada por la senadora ultraconservadora Viviane Morales, que no super el primer debate en la cmara de representantes, fue respaldada, no obstante, por 2 millones de personas favorables a la iniciativa [15].

Cuando se materializa el exterminio

Los prejuicios terminan por materializarse en la aniquilacin de la diversidad y el sujeto que sobra. En algunos pases, como es el caso de Colombia, las dinmicas de la denominada limpieza social son formas de hacer real este discurso; los nadie se convierten en diana de las bandas criminales asociadas al paramilitarismo que operan a travs de sus redes urbanas, asesinando a personas con desordenes mentales (52), vendedores ambulantes (60), mujeres en prostitucin (77), ciudadanos LGBTI (125), recicladores (140), habitantes de la calle (640), consumidores de sustancias psicoactivas (420), entre otros [16].

En Brasil esta forma de discriminacin se cobr 343 vctimas en 2016 [17] entre el colectivo homosexual, bisexual, travesti y trans. La homofobia en su mxima expresin, es decir como crimen de odio, perpetra un asesinato cada 25 horas segn el recuento llevado a cabo por el Grupo Gay de Baha (GGB).

El asesinato de lderes polticos, militantes, mujeres, colectivos LGTBI, o indigentes por su mera condicin de alteridad constituye un flagelo con escasa atencin pblica y que en algunos casos ha sido invisibilizado en el marco de otras violencias, asociadas por ejemplo al conflicto armado o al impacto de la delincuencia comn -ese saco roto donde caben tantas formas de aniquilacin institucionalmente toleradas-.

Notas:

[1] Mujeres que se emplean en los quehaceres domsticos.

[2] http://www.europapress.es/epsocial/derechos-humanos/noticia-no-xenofobia-aporofobia-rechazo-pobre-20170514114457.html

[3] http://www.celag.org/lawfare-la-judicializacion-de-la-politica-en-america-latina/

[4] http://www.celag.org/mostrar-los-dientes-reiventando-le-mani-pulite-en-argentina-peru-y-brasil-por-barbara-ester-esteban-de-gori-y-camila-vollenweider/

[5] https://telos.fundaciontelefonica.com/url-direct/pdf-generator?tipoContenido=articulo&idContenido=2009100116310137

[6] Esta denominacin refiere a una persona que publica mensajes provocadores u ofensivos con la principal intencin de molestar o provocar una respuesta emocional negativa en los usuarios y lectores. De este modo logra alterar la conversacin normal en un tema de discusin, y enfrenta a los usuarios entre s. Ms informacin en: https://kb.iu.edu/d/afhc

[7] http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/05/12/venezuela-sicarios-derechistas-asesinan-en-caracas-a-ex-militante-del-mir-de-chile/

[8] http://www.infobae.com/sociedad/2017/04/06/baby-etchecopar-hoy-estoy-feliz-al-fin-vimos-los-palos/

[9] https://extra.globo.com/noticias/brasil/coronel-ustra-homenageado-por-bolsonaro-como-pavor-de-dilma-rousseff-era-um-dos-mais-temidos-da-ditadura-19112449.html

[10] https://www.clarin.com/politica/diputado-oficialista-adolescentes-embarazan-auh_0_H1iF5slL.html

[11] http://www.8300.com.ar/2013/05/03/maten-a-la-yegua/

[12] http://internacional.elpais.com/internacional/2016/05/13/actualidad/1463171897_512719.html

[13] https://www.pagina12.com.ar/8861-el-golpe-a-venezuela-fue-en-el-cuerpo-de-la-canciller

[14] https://www.youtube.com/watch?v=NhWIooLt4io

[15] http://www.elespectador.com/noticias/politica/se-hundio-referendo-de-viviane-morales-el-no-gano-en-tercer-debate-articulo-693218

[16] http://www.elespectador.com/noticias/judicial/homicidios-exterminio-social-colombia-articulo-628091

[17] http://www.telesurtv.net/news/Registran-1-muerto-cada-25-horas-victima-de-homofobia-en-Brasil-20170125-0023.html

Ava Gmez y Brbara Ester / Investigadoras Celag

Artculo publicado en: http://www.celag.org/los-profetas-del-odi/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de las autoras mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter