Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-05-2017

"Represin y violencia Qu est pasando?"
Comunicado de Marea Socialista Caracas

Marea Socialista
Aporrea


El Equipo Promotor de Marea Socialista Caracas elabor un comunicado pblico sistematizando una serie de informaciones en relacin a los hechos violentos desde abril hasta el 4 de mayo. A pesar de que las confrontaciones y el saldo de muertos y heridos ha aumentado, la informacin recabada para el comunicado constituye un aporte para la comprensin de estos hechos globalmente. A continuacin, brindamos al lector un indice del comunicado enviado por Marea Socialista, y ms abajo reproducimos el comunicado completo.

ndice

- Introduccin

- Contexto de crisis: protesta reivindicativa y manifestacin poltica

- El Estado venezolano frente a la protesta

- Dos caras de la violencia: colectivos armados y guarimberos

- La cpula de la MUD al descubierto

- Justicia y ms democracia, los caminos para evitar una Guerra Civil

Apuntes para entender la situacin: Represin y violencia Qu est pasando?

De Marea Socialista Caracas

El pas atraviesa das muy difciles. La escalada de violencia de las ltimas semanas ha arrojado como saldo trgico 39 muertes, hasta el 4 de mayo, que lamentablemente han ido aumentando con los recientes acontecimientos.

Detenernos a pensar en cada una de estas 39 personas, en cada una de estas 39 familias que han perdido a sus seres queridos de una manera inesperada y trgica, es encontrarnos con un dolor inconmensurable, un dolor que compartimos por encima de las circunstancias, los motivos o las afinidades polticas de cada una de ellas. Por ello, exigimos justicia ante las muertes ocurridas, nos solidarizamos con las familias de los fallecidos y rechazamos la forma politiquera en que las cpulas (PSUV-MUD) manipulan las muertes a su antojo.

Es necesario debatir a fondo los acontecimientos que se han desarrollado y responder las siguientes interrogantes: Cmo llegamos a esta situacin? Qu puede explicar o justificar que estemos atravesando una coyuntura cuya constante es la violencia y la muerte?

Contexto de crisis: protesta reivindicativa y manifestacin poltica

En primer lugar, el contexto de crisis poltica y econmica que atraviesa el pas es una causante de los consecutivos enfrentamientos que han provocado estas muertes, que tienen un punto comn en la inestabilidad y polarizacin que domina la vida nacional.

Las protestas del ltimo mes surgen despus de un fallo del TSJ que represent la ruptura del hilo constitucional [1], que aunque fue retirado en lo atinente a las atribuciones de la AN y la inmunidad de los parlamentarios, supuso un punto de inflexin en la dinmica poltica del pas. La errada decisin y el hecho de que el TSJ se haya retractado de ella ponen en entredicho jurdico la condicin misma de tribunal supremo. Esto slo sera motivo suficiente de nulidad de todas sus funciones, a no ser de una digna renuncia de sus miembros, que difcilmente pueda esperarse de ellos.

En este punto es necesario reparar que los canales democrticos han sido constantemente torpedeados por el gobierno. En el marco de un Estado de excepcin que se torna permanente (que, desde el 13 septiembre de 2016, da la potestad al ejecutivo de suprimir derechos constitucionales a su conveniencia Art. 2, Decreto 2.452) [2], las elecciones de gobernadores se encuentran todava suspendidas sin que se haya dado ningn tipo de justificacin vlida. Igualmente, el proceso de referndum revocatorio fue arbitrariamente detenido, y su proceso se encuentra tambin en el limbo autoritario del cual se desprende. Parece que todo lo que tenga que ver con elecciones democrticas, sean regionales, nacionales, sindicales, gremiales o locales (SIDOR, Federacin Petrolera, Consejos Comunales elecciones estudiantiles, etc), ser inconstitucionalmente ignorado.

El gobierno responde ante la crisis con un creciente autoritarismo. La evidente fusin de los poderes pblicos coloca a la poblacin en una situacin de indefensin ante su poder, el cual se concentra cada vez en mayor medida en el Ejecutivo y el alto mando militar. Aunque la mayora de la poblacin se encuentra secuestrada en una dinmica de supervivencia por el alto costo de la vida, la escasez y la inseguridad, esto no ha sido bice para que el enfado se exprese por distintas vas, situacin que ha sabido aprovechar la MUD en movilizaciones sin consignas claras, pero que sin duda han logrado una considerable concurrencia, lo que debe ser tomado en cuenta como parte del actual contexto

El Estado venezolano frente a la protesta

La protesta pacfica es un derecho fundamental, incluido en nuestra Constitucin, un derecho que adems es herramienta para la conquista de otros derechos. Ms all de la manipulacin que ejerce la cpula de la MUD sobre las protestas y la accin violenta de grupos foquistas que se amparan junto a ella, Marea Socialista reivindica el derecho a la protesta de todos los venezolanos, independientemente de sus simpatas partidistas.

Defendemos el derecho a la protesta como parte de la lucha histrica de los oprimidos y explotados del mundo. Ms all de que no compartimos y rechazamos las acciones polticas de la MUD y los grupos extremistas que asisten a sus convocatorias, reconocemos que la mayor parte de las personas que asisten a esas convocatorias manifiestan de forma pacfica. Dentro del mar contradicciones y dificultades que nos han presentado los conflictos de estas ltimas semanas, nuestra posicin como organizacin de izquierda nos lleva a defender sin titubeos el derecho de la gente que protesta pacficamente, que es la mayora del pueblo venezolano, y que por falta de alternativas, hastiados de la realidad actual, han decidido movilizarse en dichas convocatorias, hasta ahora capitalizadas por la MUD.

Es falso que en Venezuela no haya represin, como sostienen el gobierno y algunos sectores de la izquierda tradicional. En Venezuela hay muertos y heridos por protestar. Esto se ha agudizado en las ltimas movilizaciones de la MUD. Sin embargo, la respuesta represiva ha sido la constante del gobierno al enfrentar las exigencias tambin de otros sectores sociales y polticos. Diecisis trabajadores universitarios resultaron heridos la represin del pasado 22 de marzo, en la Avenida Urdaneta, movilizacin en la incluso fueron lanzadas piedras desde el edificio sede del BCV [3]. Ah no haba dirigentes de la MUD, ni mucho menos guarimberos, sino pueblo trabajador. De igual manera, el 29 de marzo la represin contra los jubilados y pensionados, que se expresaban pacficamente en parque Carabobo, fue desmedida

La actuacin de las fuerzas de seguridad merece un detenido anlisis. Al menos siete personas [4] han muerto por la accin de los cuerpos de seguridad del Estado, debido a la represin, y 45% de los heridos, es decir 329 personas de las 717 que registra el MP, estn relacionados a violacin de Derechos Humanos (derecho a la vida y a la manifestacin) [5].

El gobierno, a travs de una equivocada poltica comunicacional, busca la forma de culpar a las vctimas, intentando justificar el asesinato. En Venezuela no hay pena de muerte y en ningn contexto los cuerpos de seguridad pueden atacar de manera agresiva a los manifestantes. La actuacin de la Polica en estos casos tiene que orientarse a contener el enfrentamiento, a disuadir a los manifestantes y a lograr su progresiva dispersin.

De hecho, el Estado ha incurrido en el uso desproporcionado de armas consideradas menos letales, como el gas pimienta, las bombas lacrimgenas, perdigonesetc., las cuales no tienen protocolos formalizados de uso en nuestro pas, segn el CELS [6]. Igualmente, se pone en evidencia una formacin inadecuada de las fuerzas de seguridad que enfrentan estos hechos, mostrando poca disposicin al dilogo y a la negociacin por parte de la mayora de sus autoridades.

Del mismo modo, es errada e inconstitucional la penalizacin y criminalizacin de las acciones de protesta que son deslegitimadas para justificar la represin.

Las detenciones masivas, arbitrarias y violentas se han convertido en un fenmeno comn y frecuente. Y, fuera de todo sentido constitucional, decenas de personas involucradas en las manifestaciones han sido o sern procesadas por tribunales militares, segn fuentes oficiales, [7] como lo sucedido en Carabobo, la semana pasada; violando de manera directa el derecho de los civiles a ser juzgados por tribunales civiles, hecho que durante el gobierno de Hugo Chvez pudo llegarse a ver de manera excepcional, pero no como una poltica de estado. Actualmente, ms de 200 civiles son procesados por tribunales militares.

Los hechos y cifras citadas, son evidencia de que las acciones de represin no son casos aislados o errores mnimos, como quiere hacer ver la dirigencia del PSUV-GPP. En efecto, la represin desmedida viene siendo una poltica de estado sistemtica que tiene manifestaciones evidentes a distintos niveles. Adems, de los hechos mencionados hay otros que corroboran estas afirmaciones, como por ejemplo:

- Disparos a mansalva hacia edificios y uso de armas automticas (evidenciadas por el ruido) para reprimir las manifestaciones del Valle ocurridas el pasado 20 de Abril. [8]

- Uso de tanquetas de la GNB para atropellar manifestantes [9]

- El aumento de muertes en sectores populares (fundamentalmente jvenes) a partir de los operativos de la OLP. En medio ao (2015 - inicios 2016), hubo un aumento de 173% del promedio de muertes de este tipo de operativos, incluyendo aquellos desarrollados en los aos 90 con la cuarta repblica. [10]

Dos caras de la violencia: colectivos armados y guarimberos

No se puede desatender la accin conspirativa de los sectores radicalizados. Sin embargo, poco o nada hacen el gobierno y la MUD para aislar estas agendas irresponsables, todo lo contrario, se exacerban e inoculan miedos, odios e intolerancia. [11] [12]

Es sumamente peligroso el uso frecuente de armas de fuego en las manifestaciones, as como el apoyo que reciben los grupos violentos de algunos actores polticos tanto del gobierno como de la MUD. An siendo minora, la violencia de estos sectores radicales domina la escena pblica.

Por su parte, el gobierno ni siquiera reconoce el peligro de la existencia de los colectivos armados que suelen actuar con la anuencia de los cuerpos de seguridad, al momento de reprimir movilizaciones y protestas, pero que en cualquier momento pueden tambin volverse en contra de ellos mismos. Las acciones de estos grupos sirven tambin para establecer control social sobre territorios lgidos.

La cpula de la MUD al descubierto

La irresponsabilidad poltica de la cpula de la MUD resulta alarmante. Es evidente y notoria su complicidad con la violencia guarimbera, lo que queda demostrado en el contenido de sus consignas. El sectarismo y la irracionalidad tambin se han apoderado de la dirigencia de la MUD, hacindola corresponsable de la trgica situacin en la que se encuentra el pas. La ansiedad con la que desean apoderarse del gobierno los hace impotentes para entender la complejidad de la situacin que vivimos. Yendo a la deriva de los radicalismos, su incomprensin de lo que ha significado y significa todava el chavismo, el proceso bolivariano y la nueva coyuntura, ha ido mermando su capacidad de convocatoria. El rechazo del pueblo hacia los dirigentes de la MUD solo es superado por el rechazo mayor que expresan hacia el gobierno, hacia sus cpulas, hacia la corrupcin que representan.

Lo cierto es que al menos doce personas, de ambos bandos y segn nuestros propios clculos, han sido asesinadas en manos del paramilitarismo de los grupos de choque de los dos bandos. Hoy la nica justicia a la que se puede apoyar es volver al marco del respeto de la constitucin de 1999, llamar a los dos polos en pugna a que respeten las reglas de juego, desactivar el odio y apelar un dilogo de muchas partes. Uno verdadero, un dilogo de todos para rescatar entre todos la democracia.

Justicia y ms democracia, los caminos para evitar una Guerra Civil

Hoy, ante el avance evidente de lo que sera un rgimen poltico de represin y autoritarismo, la respuesta es actuar con firmeza en la defensa de los derechos democrticos. Es hora de convocar a las bases de ese pueblo que sigue siendo chavista y el que no es chavista al reencuentro en la bsqueda de soluciones. Nada de lo que proponga hoy el gobierno goza de legitimidad. La MUD misma se ha desligitimado en la violencia y en las confabulaciones en temas fundamentales como Arco Minero, Deuda Externa y el desfalco a la Nacin.

Es hora de apelar al papel constituyente del pueblo, sin bajas maniobras. No queremos un dialogo apaciguador y demaggico, no queremos una constituyente amaada, a destiempo y sin consulta popular [13]

Queremos construir entre todos un programa mnimo para salir de la crisis econmica y ahora humanitaria. Queremos alimentos y medicinas ya. Queremos elecciones democrticas y abiertas. Queremos que se detenga de inmediato el desfalco y la traicin que significa el Arco Minero, que se repatren los capitales fugados, y que se haga una gran auditoria publica, que incluya todos los dineros de la renta petrolera. Queremos que se castiguen a los corruptos, no importa su relevancia ni cargo. Queremos, como estamos seguros quiere la mayora del pueblo venezolano, que dejemos de matarnos entre nosotros, que los responsables de esta crtica situacin debatan de cara al pueblo venezolano, que se someta nuestro futuro a la voluntad del Soberano, tan utilizado y desgastado como sustantivo, pero que en la prctica es hoy la carne de can que utilizan las cpulas su enfrentamiento.

Referencias

1. http://albaciudad.org/2017/03/fiscal-general-senala-que-las-sentencias-del-tsj-constituyen-una-ruptura-del-orden-constitucional/

2. https://www.aporrea.org/actualidad/n303200.html

3. https://www.aporrea.org/trabajadores/n305889.html

4. Informe de Fallecidos hasta el 4 de Mayo (Elaboracin de Marea Socialista Caracas)

5. http://www.mp.gob.ve/c/document_library/get_file?uuid=3ae572a7-3e1d-429b-9d09-33e8e6d4e74b&groupId=10136

6. http://www.cels.org.ar/protestasocial_AL/

7. http://http://efectococuyo.com/politica/251-civiles-puestos-a-la-orden-de-tribunales-militares-en-carabobo-revela-jefe-de-redi

8. https://twitter.com/RAPS14_2daParte/status/855288826385780736

9. https://www.youtube.com/watch?v=ysDL9Uv4VXc

10. Afirma Keymer vila: As, por ejemplo, cundo vemos las cifras, el Ministerio Pblico nos dice que hubo unos 245 fallecidos a manos de las OLP durante 2015, y a comienzos de febrero de este ao, un diario de circulacin nacional titul con bombos y platillos que haban abatido a ms de 200 personas slo durante el mes de enero. Esto nos da un total de unas 445 personas fallecidas a manos de las OLP en seis meses. Toda esta informacin es pblica y est en los medios. Si tomamos una de las pocas fuentes estadsticas de este fenmeno que se encuentran disponibles, como son las de PROVEA, que viene contando los casos de muertes por intervencin de la fuerza pblica durante los ltimos 25 aos, vemos que el promedio de ese perodo es de unos 163 casos al ao.

Slo en medio ao de OLP ya se ha elevado en 173% el promedio anual de este tipo de muertes. Esta cifra es gravsima y es apenas una aproximacin, la cifra real es mucho ms elevada. Primero, porque solo se est hablando de muertes en el marco de la OLP y no del resto de las muertes a manos de los organismos de seguridad que no tienen esta etiqueta; segundo, porque los casos que cuenta PROVEA son slo los que trascienden a la prensa. Cuando PROVEA contabiliza 200 fallecidos a manos de las policas, fcilmente ese nmero puede ser unas cinco veces mayor. As fue, por ejemplo, entre 2005 y 2007, cuando se contrastaron sus cifras con las que public el Ministerio Pblico sobre ese tipo de casos.

11. https://www.aporrea.org/civico-militar/n308169.html

12. http://www.laiguana.tv/articulos/53297-freddy-guevara-protesta-opositora-autopista-francisco-fajardo-video

13. https://www.aporrea.org/ddhh/n308130.html

Fuente: https://www.aporrea.org/actualidad/n308819.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter