Portada :: Europa :: Arde Londres, arde Pars
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-11-2005

Jacquerie o los pobres tambin existen

Emilio Pizocaro
Rebelin


Jacquerie era el nombre que daban los franceses a las revueltas de los pobres y de los campesinos en la Edad Media. Las causas de estas nuevas jacqueries estn a la vista, pobreza, marginacin , discriminacin , racismo.
Qu ha dicho la izquierda ante este aparentemente inesperado fenmeno de rebelin.

He buscado por Internet las opiniones de los Partidos Comunistas de Francia y Espaa y por el momento declaraciones oficiales no hay. De los socialistas, ni hablar, ya sabemos su opinin , han justificado la represin y han tratado de explicar las causas.
Lo cierto que las dos fuerzas histricas ms importantes de izquierda de ambos pases han hecho mutis por el foro ante una autentica rebelin de los pobres y de los jvenes.

La verdad es que la falta de respuesta , orientacin , opinin , anlisis, y accin es imperdonable.

Pero si llevamos casi tres semanas de persistente rebelin y los Partidos que todava canta la Internacional ( arriba los pobres del mundo, de pie los esclavos sin pan) no ven en estos jvenes a los pobres y esclavos de nuestra poca.

Pareciera que la izquierda ha olvidado que las grandes revoluciones de la modernidad, particularmente en Francia, la iniciaron precisamente la llamada chusma de Sarkosy .

La revolucin de 1789 la hizo la chusma francesa que asalto la Bastilla y la comuna de Paris la hizo La chusma francesa ms la chusma de inmigrantes que haban contribuido con su sudor al desarrollo de la Francia eterna

Hay mucha diferencia entre esas chusmas y los jvenes marginados que queman automviles y se enfrentan con los policas en las barriadas de las grandes ciudades de Francia?

Al parecer no hay muchas diferencias pero hay una muy importante. Todas las rebeliones de los ltimos doscientos aos que se transformaron en revoluciones lo hicieron porque tenan un horizonte poltico, un programa y organizaciones capaces de dar direccin a la violencia popular.

Qu ha pasado entonces con las organizaciones de izquierda que cuando se encuentran con una rebelin de los pobres no son capaces de dar contenido poltico a su justa ira?

Acaso las barriadas populares son tambin territorio comanche para la izquierda ?

O realmente nuestra izquierda ya no representan a los pobres del mundo?

O quizs, los que se rebelan son tan distintos (tienen otro color , profesan otras creencias) que cuesta acercarse a ellos?

O ser simplemente que en la accin poltica de la izquierda los sectores marginados no cuentan como no cuentan los pobres para la mayora de los estado europeos

Lamentablemente hay mucho de lo anterior y sus consecuencias son ms que graves para cualquier fuerza que quiera llamarse de izquierda. La actual impotencia que mostramos en Europa es parte de nuestra crisis. Desde la cada del muro nuestro proyecto emancipador no se repone ni poltica ni ideolgicamente y todava no es capaz de ofrecer una alternativa a los pobres del mundo.

Con razn el historiador marxista Eric Hobsbaum alertaba ,a principios de los 90, contra la reaparicin de los fenmenos identirarios de carcter religioso y de los nacionalismos estrechos en reemplazo de los proyectos de emancipacin de todo la humanidad que caracterizo a las fuerzas revolucionarias en el siglo xxi y xx.

La historia nos ensea que lo ms probables que s no hay fuerzas capaces de proveer organizacin y contenidos emancipadores a la rebelin que avanza por el centro de Europa, se agotar en si misma o podra llegar a ser aprovechada por el radicalismo religioso islamista.

Asumir esta realidad es parte de los desafos de las izquierda pero habr que cambiar mucho para volver a ser parte de una rebelin de los pobres. Hace un par de meses tuve que entrevistar al Secretario General de Comisiones Obreras de una Comunidad Autnoma ,tena automvil con chofer a la puerta y un despacho que un gerente de Banco envidiara.

Esta ancdota ejemplifica la deriva hacia la derecha de una izquierda acomodada (segn Manuel Vidal-Beneyto una clase poltica-sindical) , que en realidad no quiere grandes cambios mientras el sistema reproduce la pobreza en las grandes urbes del imperio.

La rebelin juvenil en Francia y los oleadas de inmigrantes que saltan vallas de Melilla son parte del mismo proceso y es la consecuencia palpable del actual modelo de desarrollo capitalista. Es tambin una repuesta an primitiva de los desheredados y condenados del planeta.

No nos equivoquemos, los pobres de la tierra han echado a andar. Si no caminamos con ellos renunciaramos en los hechos a los valores que nos dieron carta de nacimiento . Y peor an esta vez no seremos parte de una historia que hoy al igual que ayer la estn escribiendo los pueblos.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter