Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-05-2017

Los golpes en Brasil y el motivo similar por el cual Wall Street derroc a Dilma y al golpista golpeado Temer

Luis Carlos Muoz Sarmiento y Lus Eustquio Soares
Rebelin


El golpe de Brasil, que elimin del poder a la presidente electa Dilma Rousseff en, objetivamente, mayo de 2016, es un golpe del trabajo improductivo contra el trabajo productivo. Su centro ssmico parasitario-especulativo es: Wall Street; sus satlites son: Departamento de Justicia gringo, CIA, FBI, embajada gringa en Brasil; Globo (TV y prensa escrita), Poder Judicial brasileo, incluyendo al Ministerio Pblico y a la Polica Federal, as como a los satlites de los satlites como son los otros medios corporativos: Veja, Folha de So Paulo, Record, SBT, adems del lumpen de la clase media.
Y de ah, usted preguntar: eso explica la cada de Temer? Por increble que parezca, por causa de Wall Street. Temer cae, abandonado por la TV Globo, que lo puso en el poder, por los mismos dos motivos objetivos (es la economa, so idiota!) de Dilma Rousseff, a saber: pretenda bajar las tasas de inters para estimular el crecimiento de la economa, as como pas con Dilma, cuando efectivamente enfrent a Wall Street, entre 2012 y el primer trimestre de 2013, bajando los intereses al menor promedio de la historia brasilea, cuando el Copom, redujo la tasa Selic a menos del 8% anual.
La osada de Dilma Rousseff, al bajar las tasas de inters como nunca, llev a Wall Street a activar sus satlites para la realizacin de las Jornadas de mayo/junio de 2013, nuestra Primavera rabe brasilea; nuestra revolucin de colores producida para decretar el regime change, o cambio de rgimen, cuyo efecto objetivo se realiz dos aos despus, en 2016, porque, aunque haya ganado las elecciones presidenciales en 2014, perdi su base de apoyo en el Congreso, ahora bsicamente constituida, como bomba de relojera activada en mayo/junio de 2013, por la bancada del buey, de la bala, de la Biblia y de los medios (BBBM) que explot su gestin, imposibilitndola de gobernar para, a continuacin, debilitada, sin apoyo popular, decretar su salida de la escena poltica (que en muy poco se diferencia de la del teatro) por un golpe jurdico-meditico-congresstico.

El primer motivo del fin del gobierno elegido Dilma Rousseff y del golpista golpeado Michel Temer
El caso del fin del desgobierno golpista Temer, su cada, se explica no por el fuera Temer que se volvi la frase de orden de las calles, sino porque, tras bastidores, estaba determinado a bajar los intereses, tanto que la tasa aplicada por los dos mayores bancos pblicos, Banco del Brasil y Caja Econmica, se aproxima hoy a aquella llevada a cabo por la gestin de la presidente electa, Dilma Rousseff.Bajo este punto de vista, no ser casual que la TV Globo, ese nuestro Mago de Oz, que habla alto siendo pura proyeccin espectacular, est ahora trabajando para que no haya elecciones directas y que el sustituto de Temer sea votado indirectamente por el Congreso ms lumpen de toda la historia parlamentaria brasilea, elegido, se insiste, gracias a la revolucin de colores de mayo/junio de 2013, orquestada para derribar a Dilma Rousseff an en su primer mandato y, como siempre, festejada como una legtima revolucin por la izquierda colonizada del Brasil y, en cierto sentido, del mundo.


El segundo motivo: el capital productivo
El otro motivo de la cada del golpista Temer (est medio muerto, no puede renunciar porque ser puesto preso de inmediato) tambin est en la base del golpe orquestado contra Dilma Rousseff, por Wall Street, a saber: el capital productivo.
Es importante subrayar este punto porque explica no solo la promesa de Temer, a los representantes del capital productivo, de bajar la tasa Selic ms y ms, sino tambin un disenso fundamental entre los golpistas, considerando una diferencia irreconciliable entre sus respectivos lados productivos e improductivos, los cuales pueden ser llamados as: los golpistas del capital improductivo, satlites de Wall Street; y los golpistas del capital productivo, sobre todo aquellos implicados con los agro negocios.
Este sector del capital productivo de la economa brasilea, em tanto histricamente colonizado, no solo acat el golpe orquestado por Wall Street, sino tambin particip directamente de su realizacin, como lumpen del capital improductivo internacional, por lo menos en los siguientes momentos histricos del Brasil:

1) al final del Imperio, con el advenimiento de la Repblica, en el siglo XIX, durante el reinado de Pedro II, golpeado en este contexto por el capital especulativo de Inglaterra y de EE.UU, como seal Caio Prado Junior, en Historia econmica del Brasil, libro indispensable publicado en 1945;

2) golpeado en 1930, inaugurando el gobierno provisorio de Getlio Vargas, habiendo sido la cabeza visible del golpe que decretara el fin de la era del caf con leche, marcada por el cambio entre presidentes, ora enrollndose con el poder de los mineiros, que representaban la leche; ora con los paulistas, que representaban el caf, no siendo casual que caf y leche, por s solos, remitan al sector productivo de la economa, ahora de nuevo derrotado (claro, en un momento estimulado) por el capital improductivo bsicamente gringo e ingls;

3) golpeado en 1954, todo lo slido se desvanece en el aire, esa vez derribando al propio rostro del golpe anterior, Getlio Vargas, quien acab matndose (o fue asesinado) porque, aunque haya emergido en 1930, a consecuencia del golpe del capital improductivo, en cierto sentido lo traicion porque fue el protagonista del proceso de industrializacin brasileo no pudiendo llevarlo adelante cuando finalmente era un presidente legtimo, elegido por el pueblo, preciso, ahora, bsicamente en funcin de la presin de Wall Street, en consorcio, esta vez, con el sector improductivo meditico;

4) golpeado en 1964, cuando Joo Goulart era el presidente, nuestro primero de centro-izquierda, no cabiendo mayores explicaciones, en este obvio contexto ideolgico, sobre los motivos que llevaron al lumpen empresariado brasileo del sector improductivo internacional, en tanto colonizado, a ahorcarse (relativamente, cmo no) en un golpe, como el actual, patrocinado por Wall Street.

Todos esos golpes, histricamente son la razn sisfica [1] de nuestras tragedias, como pueblos colonizados, del siglo XIX hasta el momento histrico. En todos ellos, el sector improductivo de la economa mundial, con la presencia hegemnica de la banca inglesa y gringa, aunque en un momento especfico haya estimulado al sector productivo, desde que actuara como lumpen, enseguida lo derrota, porque, cuando comienza a quedar ms independiente, le arranca las alas, siendo ese el motivo de todos los golpes ejemplificados.


La dialctica de la dependencia

A partir de aqu, en dilogo con Ruy Mauro Marini en La dialctica de la dependencia (1973), un argumento se hace necesario: porque somos histricamente partes de una economa dependiente de la metrpoli desde la era del sistema colonial portugus, nuestro sector productivo siempre fue regiamente controlado por su posicin de agregado del sistema colonial. En un primer momento, del europeo, con Portugal y despus con Inglaterra para, desde la II Guerra Mundial, ratificarse como agregado del sistema colonial estadounidense. 

Esta condicin de agregado del sistema colonial de nuestro sector productivo, siempre en dilogo con Ruy Mauro Marini, le prohbe claramente al Brasil: 1. Disputar el mercado internacional; 2. Estimular el consumo popular interno, valorizando solo el consumo de lujo para nuestras lites colonizadas. 

Pues bien, fuimos golpeados de nuevo. El capital improductivo, esta vez el del sistema colonial gringo, nos atac una vez ms, y siempre lo har si no nos preparamos para defendernos, con base en dos motivos histricamente constituidos por la divisin internacional del trabajo: 1) porque los gobiernos de Lula da Silva y de Dilma Rousseff osaron estimular al sector productivo de la economa brasilea, proyectndola al mundo, en concurrencia con el centro colonizador; 2) porque estimularon, al aumentar salarios, el consumo popular interno, sobre todo teniendo en cuenta una poltica pblica de estmulo al aumento continuo del salario mnimo.  

Fuera de toda ingenuidad, en lo que dice respecto al combate contra la corrupcin, en este contexto, la Operacin Lava Jato fue creada con un objetivo claro: condenar los dos crmenes cometidos por las gestiones petestas: la del estmulo al sector productivo, al poner al BNDS, el entonces mayor banco pblico del mundo en inversin para el desarrollo, a financiar la internacionalizacin de la economa brasilea; y el crimen de haber estimulado el consumo popular, sin dejar de calentar, como nunca, el consumo de lujo, derivando de ah tambin la vulnerabilidad del y para el golpe, porque este tipo de consumo elitista est directamente vinculado al estilo de parasitismo del sector improductivo del sistema colonial en cuestin, lo que contamina a toda la sociedad, alienndola.

Todos los exponentes empresariales y polticos conducidos ilegalmente, presos ilegalmente por la Operacin Lava jato y, en consecuencia, ilegalmente torturados para, en esa condicin, delatar nuestros crmenes, sin excepcin, estaban implicados con la internacionalizacin de la economa brasilea, siendo esos sus crmenes de base, considerando el orden colonial y la prevalencia del capital monoplico, con la hegemona del improductivo, que siempre fue nuestro infierno. 

Por lo tanto, la implacable persecucin a Lula nada tiene que ver con corrupcin, sino con el hecho objetivo de que l, en persona, se haya arremangado y vuelto una especie de embajador (aprovechando su fama internacional, al trmino de su segundo mandato) de la internacionalizacin del sector productivo de la economa brasilea, incluso estimulando el crecimiento de valor agregado, con la incorporacin de nuevas tecnologas y el objetivo de actualizar las fuerzas productivas brasileas. 

l est siendo juzgado por la Operacin Lava Jato solo por eso, aunque ese solo sea um crimen inaceptable, bajo el punto de vista, ahora, del sistema colonial yanqui.

Dicho esto, la diferencia del golpista, Temer, con Dilma Rousseff, adems del hecho del golpe en s, tiene que ver con lo que Ruy Mauro Marini, nuevamente en dilogo con La dialctica de la dependencia, llam superexplotacin, trmino que define la condicin del empresariado nacional colonizado en el mbito de las economas dependientes, como la brasilea. 

Sindole prohibido disputar el mercado internacional y, conforme seal Rosa Luxemburg en Acumulacin del capital (1913) que el capitalismo es imposible si no acta internacionalmente, explorando otras economas, slo le qued una salida al sector productivo brasileo: superexplotar a los trabajadores nacionales, resultando de ah todas las propuesta presentadas por el golpista/chupasangre Drcula Temer: la PEC-55, que congela los gastos pblicos (desde luego, no para el sector financiero) por 20 aos; el fin de la Consolidacin de las Leyes del Trabajo (CLT) [2], que garantice un mnimo de dignidad a los trabajadores; fin del sistema de Seguridad Social, con el consecuente fin de la jubilacin.

Evidentemente, esta es uma gran diferencia entre los gobiernos petestas y el del ilegtimo Temer, sin contar la ampliacin del consumo interno, tambin abandonada por quien ahora result vctima de una partida de bandidos (dicho por el mismo Drcula Temer), en cumplimiento de las dos rdenes establecidas, histricamente, por la divisin internacional del trabajo: es prohibido disputar el mercado internacional; es prohibido estimular el consumo interno popular.  

No obstante esto, Temer cay sobre todo porque, pressionado por el lumpen empresariado brasileo a bajar la tasa bsica de intereses, comenz a sealar positivamente que ira a hacerlo.

Y esto est absolutamente prohibido por Wall Street, habiendo sido el motivo fundamental, la gota de agua que rebas la copa tanto del fin del legtimo Gobierno Dilma, como el de su sucesor golpista, Michel Drcula Temer: this, from Transilvania, made in USA, to Brazil, and Now Goes to Hell by the Way of Interest Rates [3].

 

Notas:

[1] Relativa al mito de Ssifo, el hombre condenado a llevar una piedra hasta lo alto de la montaa para verla caer de nuevo y volver a emprender de nuevo la tarea: una metfora sobre cmo aqul no tiene nada asegurado, salvo la muerte, y tiene que empezar de cero cada da.

[2] La CLT es una norma legislativa de reglamentacin de las leyes referentes al Derecho del Trabajo y del Derecho Procesal del Trabajo en Brasil. Fue aprobada por el Decreto-Ley N 5.452 del 1/mayo/1943 y sancionada por Getlio Vargas, el presidente de la poca.

[3] Este, de Transilvania, hecho en USA, para Brasil, y ahora al infierno por el camino de las tasas de inters.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter