Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-11-2005

Cantautores de Cuba, Chile y Argentina, encabezados por Silvio Rodrguez, charlan con su pblico sobre el sentido de su msica
Para qu sirve la cancin?

Pascual Serrano
Rebelin


Para qu sirve hoy la cancin? Con esa pregunta se inici el pasado 4 de noviembre una original experiencia de charla-coloquio en la ciudad argentina de Mar del Plata entre cinco cantautores latinoamericanos acompaados del escritor cubano Guillermo Rodrguez Rivera y moderados por el poeta Vctor Casaus. Los cantautores eran los cubanos Silvio Rodrguez, Vicente Feli y Amaury Prez, el chileno Francisco Villa y el argentino Raly Barrionuevo. Todos ellos charlaron sobre la funcin de la cancin y el compromiso social.

Comenz Guillermo Rodrguez afirmando que la cancin sirve para muchas cosas, para casi todo, para amar, para divertirse..., pero quizs se trate de responder para qu sirve poltica y socialmente. Rodrguez seal que la cancin social aparece cuando la sociedad la reclama, por ejemplo en Estados Unidos en los aos sesenta o en el periodo de las guerrillas. Hoy, la cancin est unindose a lo que est sucediendo en Amrica Latina. Santiago Feliu aadi que la cancin sirve primero para no perder la memoria, ha sido un canto de los pueblos, de su autenticidad. Es impura aadi-, se nutre de todo, hay en la actualidad una hemorragia de jvenes que est haciendo buenas canciones.

Amaury Prez record al trovador cubano Noel Incola, fallecido recientemente en La Habana, y el papel que tuvo la msica para elevar la moral de las tropas cubanas en las campaas solidarias internacionalistas en pases. Hoy tambin est sirviendo en a lucha para la liberacin de nuestros cinco hroes presos en Estados Unidos para que las canciones de amor se conviertan en canciones de justicia, afirm. Recordaba as a los cinco cubanos presos en Estados Unidos acusados de espionaje cuando su objetivo era investigar los planes violentos de grupos terroristas de Miami. Un emotivo aplauso surgi de entre el medio millar de personas asistentes al acto, entre ellas los familiares de estos cinco cubanos.

El lugar fue la carpa del ALBA, en el marco de la III Cumbre de los Pueblos en Mar del Plata. Entre el medio millar de personas del pblico se encontraban el Premio Nbel de la Paz, Adolfo Prez Esquivel, la representante de las Madres de Plaza de Mayo, Novita Cortias, el ministro de Cultura cubano, Abel Prieto, y el presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcn. El chileno Francisco Villa seal que en su pas la cancin es fundamental en los procesos sociales. La cancin aadi- tiene dos elementos, la esttica, ms conocida, y otra ms difcil, la tica. Si juntamos tica y esttica tenemos un bonito monstruo que acompaa a las luchas de los pueblos. De este modo, los que compartimos la vanidad inevitable en el artista con el compromiso social, estamos perdonados. El chileno record, entre los aplausos del pblico, a su compatriota Vctor Jara, mxima expresin de lo que puede ser la cancin como mximo compromiso, y termin con una cancin del chileno inmortal, El Manifiesto.

El argentino Raly Barrionuevo, quien trabaja la msica tradicional de su pas, afirm que la cancin le sirve para compartir con los campesino y sentirse til y cerca de la realidad.

Silvio Rodrguez, quien ms expectacin haba despertado entre el pblico, afirm que le suceda como a todos sus compaeros de arte. Debajo de lo que ellos han dicho aadi- subyace algo interesante de lo que se habla poco: la cancin como escuela. Porque uno continu-, cuando empieza a cantar no imagina que se va a enfrentar algn da a grandes pblicos y que va a ser aclamado por hacer lo que le gusta. Cuando el cantautor hace lo que quiere y se pone en contacto con los dems, se transforma en algo que no es lo que hizo, sino lo que hacen los dems junto con uno.

Las canciones lo van transformando a uno, incluso lo van metiendo en los. Uno abre un peridico, escribe algo indignado y luego termina al frente de una manifestacin. La cancin es una gran escuela a la que todos nos debemos.

Todos los miembros de la mesa respondieron a numerosas preguntas de los cientos de personas que participaban en la Cumbre de los Pueblos, algunas relacionadas con la msica, pero muchas de ellas con otros mbitos de la vida. Preguntado por su visin del momento actual en Argentina, Silvio Rodrguez calific el momento de esperanzador, las posibilidades de este gobierno han acrecentado la esperanza. Como en todo aadi- existen disensiones, en Cuba tambin las hay. Estamos en un momento de lucha en que la conciencia est en la calle y la gente est haciendo cosas con esta conciencia. Pancho Villa aadi que Cuba, Chile y Argentina son la antesala del sueo bolivariano por completarse.

No falt la ya recurrente pregunta sobre el futuro de la revolucin cubana sin Fidel Castro. A ello respondi Guillermo Rodrguez Rivera: Si Cuba no hubiera estado preparada para continuar con su revolucin es que no hubiera estado Fidel, porque l ha hecho la obra necesaria para que el pas est preparado para continuar. Porque lo que Fidel ha hecho en Cuba tambin es una herencia recibida de Mart. Y los jvenes deberan seguir recogiendo esas herencias hasta llegar a la Patria Grande.

La intervencin de una indgena aymara presente entre el pblico, despert la emocin de los asistentes, al expresar su esperanza de que los cantautores all presentes sigan componiendo una cancin, una poesa para que, el neoliberalismo, no se lleve el agua, no nos roben la tierra y no nos maten los animales.

Se les pregunt su opinin sobre el copyleft, el modelo de creacin que, frente al copyright, el autor permite la reproduccin gratuita de su trabajo siempre que no sea con nimo de lucro. Los cubanos recordaron que en su pas no tenemos la espada de Damocles del mercantilismo. Lo comercial, en Cuba, no procede de ninguna presin del sistema cubano, aunque es verdad que est habiendo una involucin. Hasta hace poco los msicos trabajbamos por un sueldo fijo al mes. Pancho Villa record la ancdota de la alegra que le despert encontrar a un vendedor callejero vendiendo copias piratas de su msica. Me ofrec hasta para autografiar los discos pirateados, como siempre en esas circunstancias comprometidas haba un periodista cerca que lo fotografi y aquello provoc la indignacin de la sociedad de autores, coment despertando las risas de los asistentes. La cultura, el arte y la cancin son un derecho y no un privilegio, aclar el chileno. Villa afirm que bajo la defensa del copyright se esconde la defensa de las transnacionales, yo slo gano el 7 % de la venta de cada disco, el resto es para la transnacional. Mi disco en Chile casi no lo puedo comprar yo de lo caro que cuesta. El que mata la msica es el que compra lo oficial. Piratear es un acto absolutamente revolucionario. Estas afirmaciones fueron puntualizadas por Silvio Rodrguez: Hay quien piratea para darle de comer a sus hijos, pero hay piratas que lo hacen para comprarse un automvil nuevo o irse al casino por las noches, con lo que estableci diferencias entre el pirateo del necesitado y el de los poderosos.

Alguien del pblico record a los cantautores que muchos compaeros presos o perseguidos se ven animados por sus canciones y les pregunt su sensacin antes esos hechos. Vicente Feli respondi que los msicos lo viven con orgullo pero tambin con temor por el alcance de nuestra obra, porque uno no sabe si es capaz de crecer tanto como esas canciones han crecido en el interior de esas personas.

Tambin se les pedi algn consejo para los jvenes que empiezan a luchar. Irnicamente, Silvio Rodrguez respondi que quien da consejos es quien no es capaz de dar malos ejemplos. Me parece que lucha y rebelda estn muy cercanas a la juventud aadi-. Es la etapa en la que se empiezan las luchas, con los aos algunos se quedan, no los crtico, es humano, pero otros continan toda su vida con la bandera, esos, como dira Bertolt Brecht, son los imprescindibles.

Una de las preguntas hizo referencia al papel de las organizaciones no gubernamentales en la lucha contra la pobreza. Sobre ello, Silvio Rodrguez puntualiz que el hecho de que sean las ONGs las que estn luchando contra la pobreza, no hace preguntarnos qu estn haciendo los gobiernos.

Durante la relajada y participativa charla hubo palabras de recuerdo para los ausentes: Violeta Parra, Al Primera, Noel Nicola...

Al encontrarse en el da previo de lo que sera una de las mayores movilizaciones latinoamericanas contra el presidente de Estados Unidos George W. Bush, Silvio Rodrguez, record su compromiso con esas movilizaciones, no como artista, sino como ser cvico, como terrcola, me opongo a esos ladrones y asesinos a costa de la oprobio de otros seres humanos, de su educacin, de su alimentacin. A todos esos responsables les quiero decir que estar repudiando a Bush como terrcola, no como artista. Silvio Rodrguez se dirigi al presidente norteamericano como un loco que invade, mata, roba el petrleo y quiere darnos lecciones de justicia y hasta quiere que lloremos sus muertos.

Alguien del pblico destac irnicamente que algo haba que agradecerle a Bush y era lograr unirnos en revolucin.

Raly Barrionuevo tambin denunci los prstamos de las grandes financieras que haban llevado a su pas a la bancarrota econmica y la presencia de multinaciones que compraron Argentina a precio de saldo. Pancho Villa seal que el problema no es slo la pobreza, es la riqueza acumulada en manos de unos pocos.

Silvio Rodrguez, franqueado por dos grandes imgenes de Mart y Bolivar, tambin habl de Cuba: Soy de un pas que lleva medio siglo bloqueado de la forma ms brutal y por el imperio ms grande con el objetivo de desacreditar su revolucin y calumniarla.

En cuanto al momento que atraviesa Amrica Latina, afirm que estamos en la bsqueda del sueo de Mart y Bolvar. Este es uno de los momentos histricos que, espero, ayude a hacer posible ese sueo americano.

www.pascualserrano.net

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter