Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-05-2017

Francia
Paradoja neoliberal

Manuel Gonzlez Ayestarn
Rebelin


Emmanuel Macron gan la segunda vuelta de las elecciones francesas tras prometer medidas de ajuste y recorte que costaron un amplio rechazo social a sus antecesores. No obstante, la composicin del parlamento an est por decidirse. El socilogo de la universidad Sorbonne Nouvelle Denis Merklen analiz para Caras y Caretas la coyuntura que se abre en esta nueva etapa. Hay que liberar las energas, dejar de proteger a los que no pueden y no tendrn xito; Refundaremos Europa y una alianza slida con Alemania; estas son algunas consignas que el presidente electo francs, Emmanuel Macron, emple durante la campaa poltica que le ha llevado al Elseo, recogidas por el corresponsal de La Vanguardia en Pars, Rafael Poch. El lder del movimiento En Marcha! logr imponerse en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales a Marine Le Pen con 66,06 por ciento de votos frente a 33,93. Teniendo en cuenta que en la primera vuelta nicamente 24 por ciento del electorado francs dio su apoyo al exbanquero europesta, la mayora de analistas coinciden en sealar que el miedo a Le Pen fue la principal causa de su triunfo final. De esta forma, el electorado francs ha terminado elevando a la presidencia de la V Repblica a un sujeto que, prometiendo el cambio y negando la dialctica izquierda-derecha, trae consigo un paquete netamente neoliberal mediante el cual pretende modificar el cdigo de trabajo, mermar la proteccin social y reducir el Estado. Sin embargo, este proceso electoral an no ha terminado, ya que el parlamento an est por disputarse el 11 y el 18 de junio en las elecciones legislativas.

La fragmentacin del voto que ha caracterizado a la primera vuelta electoral anuncia que al presidente electo no le ser fcil conseguir el mnimo de 289 escaos que precisa para obtener la mayora parlamentaria que le permitira gobernar con tranquilidad. Macron es un candidato sin partido poltico que viene por fuera de las estructuras de los grandes partidos franceses, por tanto, se ha abierto una gran incertidumbre acerca de con qu parlamento va a tener que gobernar y, en consecuencia, qu tipo de gobierno va a formar, explic el socilogo uruguayo, residente en Francia, Denis Merklen, en entrevista con Caras y Caretas. El experto destac el carcter paradjico del proceso electoral que ha vivido Francia, en el que finalmente ha triunfado un candidato que promete implementar las mismas medidas neoliberales que costaron un amplio rechazo social a sus antecesores, Nicolas Sarkozy y Franois Hollande.

El proyecto del Emmanuel Macron es justamente el de armonizar el Estado francs con el Estado alemn. Es decir, llevar el programa liberal al punto al que lo llev Gerhard Schrder en los aos 90 en Alemania. Esto significa un achique considerable del Estado y una reduccin muy importante de las protecciones sociales, indic Merklen. En Francia quien protege es el Estado, en Alemania son las negociaciones paritarias y colectivas las que deben organizar la proteccin social. De esta forma se abre una posibilidad de flexibilidad mayor, que permitir adaptar la proteccin social a cada empresa, aadi.

As, de cara a las elecciones parlamentarias, los actuales resultados electorales permiten anunciar varios posibles tableros polticos. Por un lado, segn Merklen, el ala derecha del Partido Socialista (PS), encabezada por Hollande y sus ministros, es proclive a una posible alianza con el movimiento En Marcha!, aunque esto supondra la ruptura definitiva con las bases situadas ms a la izquierda de la histrica formacin progresista. Por otro lado, Macron podra atraer al ala menos radical de la derecha tradicional, representada en Los Republicanos. Sin embargo, el socilogo tambin apunta a la posibilidad de que En Marcha! pierda las elecciones legislativas. Hay una probabilidad alta de que las gane la derecha, y que entonces se d una especie de cohabitacin o alianza entre Los Republicanos y Emmanuel Macron, seal. En este sentido, Merklen explica que una cosa es una eleccin presidencial, en la cual las redes sociales y una personalidad carismtica pueden jugar un papel importante, y otra cosa son las elecciones legislativas, para las que se necesitan aparatos y organizaciones metidas dentro del territorio y en las administraciones locales mucho ms capilarmente para poder ganar. Algo en lo que el Frente Nacional (FN) lleva trabajando arduamente durante muchos aos.

Por otro lado, en el parlamento estar representada la fractura que divide a la clase trabajadora francesa en el ultraderechista Frente Nacional de Marine La Pen y en el Partido de Izquierda, liderado por Jean-Luc Mlenchon, el cual tiene detrs al movimiento Francia Insumisa y cuenta con el apoyo del Partido Comunista Francs (PCF). Ambos obtuvieron de forma conjunta 40,88 por ciento de los votos en la primera vuelta electoral. Todo esto avecina un futuro inestable e incierto para Francia.

 

La brecha obrera

Por encima de cualquier encuesta o sondeo de opinin, las elecciones nacionales suponen el mejor termmetro sociopoltico de un pas. Para Denis Merklen resulta evidente tras estos comicios que las clases populares francesas tienen una gran dificultad para construir una fuerza poltica que las congregue. Entonces, los obreros, los empleados, la gente poco diplomada y los desempleados, en su inmensa mayora, se han abstenido de votar. Por otro lado, el experto seala que aproximadamente la mitad de los obreros que votaron lo hicieron en favor del FN y otro poco en favor del partido de Mlenchon. Esa es la gran novedad de esta eleccin, que la izquierda recupera por primera vez desde hace mucho tiempo una raz popular que haba perdido desde la cada del PCF y con el proceso de liberalizacin y elitizacin del PS.

Por tanto, un aspecto sociopoltico clave que han dejado ver estas elecciones es que las clases populares empiezan a existir polticamente, pero todava de una forma muy dividida, muy fragmentadas y con mucha dificultad. Para el entrevistado, dentro de los apoyos a la formacin de Mlenchon hay un componente importante de obreros y de militantes tradicionalmente allegados a la Confederacin General del Trabajo [CGT], prcticamente ligado con el PCF. Y luego muchsima juventud. En cambio, el FN tiene una sociologa diferente, integrada por muchas personas de edad avanzada, de muchas personas de pueblos pequeos, que tambin pertenecen a las clases populares, pero que tienen otro perfil. El experto tambin seala los grupos militantes de este partido han incorporado una importante cantidad de cuadros jvenes que han aportado un perfil distinto del que tradicionalmente convocaba la extrema derecha. Entonces, ah ha habido un cambio importante porque es verdad que el FN, por ms que tenga una muy solida raz en el fascismo francs, hoy excede ampliamente ese espacio poltico, agreg.

La clave que diferencia al FN y a Francia Insumisa en lo referido a su base social y poltica es que el FN hace muchos aos que viene batallando lentamente para formar cuadros y militantes arraigados al territorio y a la Francia de todos los das. El FN no es slo lo que se ve en la televisin, no es slo un cambio de discurso, en realidad la poderossima fuerza que tiene el FN hoy proviene del tesonero y lento trabajo de formacin de cuadros y militantes que ha realizado y que la izquierda ha abandonado, seala Merklen. Sin embargo, Francia Insumisa y su organizacin poltica, el Partido de Izquierda liderado por Mlenchon, es una forma de izquierda que apuesta por la muerte de los partidos de izquierda tradicionales. La formacin se nutre en buena medida de jvenes reacios al tipo de socializacin, de disciplina y de exigencia que el trabajo militante requiere, que es un trabajo mucho menos de opinin y de ideas y un trabajo mucho ms laborioso y de socializacin poltica que el que ellos estn dispuestos a realizar, explic el socilogo.

Esta caracterstica hace que a priori el FN est mejor posicionado que el Partido de Izquierda e incluso que el movimiento En Marcha! de cara a las elecciones parlamentarias, segn su anlisis.

 

Mlenchon y la nueva izquierda

Para el socilogo uruguayo, la campaa de Jean-Luc Mlenchon se ha caracterizado por la innovacin y la modernidad, volcando su apuesta en el dinamismo y las nuevas tecnologas de cara al electorado joven. En este sentido, el movimiento social Francia Insumisa, que sustenta socialmente al Partido de Izquierda, se apoya especialmente en la experiencia de Podemos en Espaa, incluso comparte algunos de sus referentes tericos ms importantes como el filsofo argentino Ernesto Laclau y su viuda Chantal Mouffe.

Los mensajes emitidos durante la campaa electoral por parte de los medios de comunicacin ms ligados al establishment neoliberal europeo han coincidido en asociar a Francia Insumisa con la ultraizquierda y a Mlenchon con lderes latinoamericanos como Hugo Chvez, denostados por la prensa institucional europea. Muchos analistas se apresuraron a asociar a la nueva izquierda con el fin de la Unin Europea, sin embargo, Denis Merklen se mantiene prudente y simplemente plantea un cambio sustancial y la apertura de un importantsimo espacio de negociacin con Alemania, en el hipottico caso de que Francia Insumisa lograse llegar al poder en el futuro.

Para Merklen, la posicin que tendra la nueva izquierda a cargo de un Estado como el francs no es equiparable a la que podran tener sus organizaciones homlogas en Espaa y Grecia (Syriza). La eventual llegada al poder de una formacin como el Partido de Izquierda tendra un efecto poltico amplsimo, ya que Francia es un Estado muy grande y de relevancia sustancial dentro de Europa. Por tanto, su posicin para negociar con las instituciones de la UE es diferente a la que tuvo Alexis Tsipras en Grecia, incluso a la que podra tener un eventual gobierno de Podemos en Espaa. Slo Pars tiene un Producto Interno Bruto superior al de todo el territorio heleno. Adems, Francia actualmente es la primera potencia militar del euro.

En cualquier caso, el trabajo que realicen Jean-Luc Mlenchon y sus bases de Francia Insumisa durante los prximos cuatro aos ser trascendental para frenar o permitir el aumento de apoyos que el FN viene recogiendo a raz del desencanto generado en las clases trabajadoras francesas por el ajuste neoliberal globalista impuesto por la Unin Europea. Un descontento que apunta a seguir creciendo por efecto de la continuacin de las polticas antipopulares de recorte y de ajuste que trae bajo el brazo el presidente electo, Emmanuel Macron.


Blog del autor: http://www.carasycaretas.com.uy/francia-paradoja-neoliberal/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter