Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-05-2017

Rusia y EUA: de la Guerra Fra a la rivalidad interimperialista

Cesar Erik Castellanos Martnez
Rebelin


Muchos analistas y polticos confunden la actual confrontacin entre los Estados Unidos de Amrica y la Federacin de Rusia con la Guerra Fra, llegando a decir que estamos ante una nueva o segunda Guerra Fra. Ms all de los usos retricos, la confusin surge de una incomprensin tanto de lo que fue esta guerra como de lo que es la actual rivalidad ruso-estadounidense.

La Guerra Fra, en trminos generales, fue el choque de dos sistemas socio-econmicos e ideolgicos diferentes (el capitalismo y el mal denominado comunismo). Dicho choque de sistemas se sustentaba en dos grandes bloques, uno liderado por EUA y otro por la URSS (Unin de Repblicas Socialistas Soviticas). Desde luego que haba rivalidades geopolticas y por el control de zonas de influencia y seguridad entre ambas potencias. No obstante, el imperialismo norteamericano (capitalista) difera mucho de la lgica, la naturaleza y la dinmica del imperio sovitico. Este conflicto lleg a su fin en 1991, con la desintegracin de la URSS y la reinstauracin del capitalismo en Rusia.

Lo que vemos hoy da no tiene nada que ver con eso. Estamos ante una rivalidad interimperialista en la dinmica y lgica propias del capitalismo tardo globalizado, en la disputa, por parte de los capitales y los Estados, de mercados, materias primas, rutas de comercio y transporte de energticos, y de las clsicas zonas de influencia y seguridad que cada potencia busca asignarse para su ptimo desarrollo econmico y proteccin estratgica frente a sus rivales. Todo un juego de hegemona global y regional, de equilibrios, contencin y contra-pesos.

En este sentido, Mosc y Washington no son ya la cabeza de modelos socioeconmicos e ideolgicos distintos que buscan imponerse globalmente. Incluso la disputa ruso-norteamericana actual se centra, esencialmente, en la periferia rusa, en Europa del este, los Balcanes, los pases blticos, las repblicas exsoviticas de Asia Central y en Medio Oriente. No se extiende por todo el mundo, o no con la misma intensidad que en estas zonas.

Algunos de los puntos ms calientes son Siria y Ucrania. Como perros hambrientos que se pelean por un trozo de carne, Rusia y EUA contribuyen enormemente a la crisis y destruccin que viven estos dos pases. El caso de Siria es, sin duda, el ms trgico.

Es obvio que los proyectos expansionistas de Rusia y EUA difieren, respecto a sus capacidades, particularidades histricas, situaciones internas y relaciones externas, y que EUA presenta, en comparacin con Rusia, ms ventajas (para empezar, el mayor peso y dinamismo de su economa, as como mejores capacidades y eficacia para intervenir e influir en terceros pases).

No obstante, la decadencia de la hegemona global estadounidense tampoco puede negarse. Prueba de ello es el surgimiento de nuevos polos de poder, como la propia Rusia, aunque sean por ahora relativamente regionales y tambaleantes, que desafan esa hegemona. Si no me equivoco, en Siria presenciamos por primera vez en el siglo XXI como una potencia rival a los Estados Unidos le impidi realizar sus planes intervencionistas en un tercer pas (en este caso, derrocar al rgimen de Bashar al Assad).

As pues, mientras la hegemona norteamericana agoniza, nuevos poderes emergen (Rusia, China, India, entre otros) y el mundo se vuelve cada vez ms catico e inestable. Las relaciones de fuerza y poder entre las potencias se modifican constantemente. La sombra de una guerra a gran escala, incluso nuclear, vuelve a oscurecer el destino de la humanidad.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter