Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-05-2017

4 aos con la juventud O sin?

Jaime Galarza
La Cometa


Entre las promesas de Lenn Moreno durante la reciente campaa electoral, figur la creacin del ministerio de la juventud. Este ofrecimiento alent fuertemente las esperanzas de la joven generacin y se constituy, de hecho, en una de las bases de su histrico triunfo.

Haba razn para ello: a lo largo de la vida republicana, con excepcin del corto tiempo de los dos gobiernos de Eloy Alfaro, la juventud ecuatoriana fue, podra decirse, la ltima rueda del coche bajo el dominio de la partidocracia.

Carne de can en las contiendas electorales, a la hora del triunfo los amos del poder la devolvan a su eterno papel de Cenicienta y la mandaban a la cocina, a preparar los manjares para el festn de los de arriba, de la eterna argolla de oligarcas criollos y amos extranjeros, invariablemente provenientes stos de la Yoni.

Y cuando los jvenes, cansados de tanta postergacin e ignominia levantaron banderas de protesta y rebelda, all estuvo siempre lista contra ellos la orden de tirar a matar, como lo dispuso tantas veces el tirano Arroyo del Ro (1940/44), el oligarca Jos Luis Tamayo en el nefasto 15 de noviembre de 1922, el masacrador social cristiano Camilo Ponce Enrquez, baado en sangre de pueblo y juventud de Guayaquil, el 2 y 3 de Junio de 1959, o los fusilamientos enmascarados de contrainsurgencia durante la corrupta tirana de ese otro socialcristiano llamado Len Febres Cordero.

Y cuando lleg a la presidencia un autntico representante de la juventud, Jaime Rolds Aguilera, fundador de la FESE, presidente de la FEUE de Guayaquil y miembro de URJE, all estuvo la CIA para asesinarlo el 24 de Mayo de 1981, con el beneplcito de la derecha y de esa seudoizquierda titulada marxista-leninista.

Al advenir un nuevo momento histrico con la Revolucin Ciudadana bajo el liderazgo de Rafael Correa Delgado, los jvenes se movilizaron masivamente arrebatados por el poder de la esperanza. Su voto fue determinante para el triunfo. Los logros fueron sumndose unos a otros, principalmente en los campos de la educacin, el deporte y la participacin en planos importantes del parlamento y la administracin pblica.

Sin embargo, los condenables casos de corrupcin, el burocratismo con sus redes paralizantes y el sectarismo que todo lo rompe y todo lo divide, alejaron en los ltimos tiempos a una significativa parte de la juventud, que se dej seducir por los cantos de sirena del clebre banquero, cuyos capataces mayores trataron de convertirla en fuerza de choque y agresin contra la opcin democrtica que vino a representar Lenn Moreno.

Ahora le toca a l recuperar toda esa energa transformadora de la generacin que amanece al nuevo da de la patria. Y para ello es preciso entre tantas otras tareas- que el nuevo mandatario cumpla su promesa y funde el ministerio de la Juventud, una de las bases ms efectivas para consolidar la Revolucin Ciudadana en los cuatro aos venideros.

Lo contrario sera dejar que muera la esperanza.

Blog del autor: http://galarzajaime.blogspot.com



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter