Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-05-2017

Corrupciones

La Esfinge Serensima
TopoExpress


Hay al parecer en el mundo contemporneo una entusiasta recuperacin de conceptos de la filosofa antigua, que tan caros nos resultan a seres vetustos como la que suscribe. Uno, particularmente, me ha llamado la atencin; va ligado a la idea de que todo en la naturaleza est sujeto a nacimiento y muerte o, ms en general, a generacin y corrupcin.

Curioso trmino, ste ltimo. En latn, lengua brbara comparada con mis queridos griego y egipcio, da la idea de una ruptura simultnea de algo, un proceso en que todas las partes que componen un objeto se separan a la vez o en rpida sucesin, hasta que el objeto queda reducido a pequeos fragmentos o incluso a polvo. Eso es ciertamente lo que ocurre con los seres vivos: se descomponen.

En griego, la idea que subyace a la palabra equivalente a corrupcin es mucho ms grfica y sugerente: tiene que ver con el vocablo que significa piojo. De manera que corromperse viene a ser algo as como caer presa de insidiosos parsitos.

Esta ltima etimologa hace que el concepto de corrupcin sea particularmente idneo para describir lo que ocurre cuando entran en decadencia, no ya cuerpos vivos individuales, sino cuerpos vivos colectivos: sociedades, en una palabra.

No es de extraar, pues, que hoy se hable tanto de ese fenmeno en relacin con la poltica. Parece ser que cada vez resulta ms difcil arrojar la primera piedra sin temor a que rebote. Pasa como cuando te pones a buscar piojos en cabeza ajena: cuando menos te lo esperas, empieza a picarte la tuya propia. En efecto, los bichitos de marras tienen una pasmosa facilidad para saltar de melena en melena.

Segn la teora clsica de la corrupcin natural, todo viviente est constituido por elementos o partes que transitoriamente se unen para formar un cuerpo capaz de interactuar con el entorno preservando y desarrollando su constitucin. El carcter transitorio de esa unin y cooperacin hace que, tarde o temprano, stas cesen y el cuerpo se descomponga. La explicacin de por qu la unin no se mantiene indefinidamente constituye uno de los misterios de la ciencia desde los tiempos ms remotos. Se dira que la naturaleza est ms interesada por el borrn y cuenta nueva que por el sostenella y no emendalla. (Yo soy una excepcin nicamente por el hecho de haberme convertido en piedra berroquea, pues de haber seguido estando constituida por los cuatro humores de Hipcrates, siglos hara que me habra fundido con las aguas del Nilo.)

En cambio, la corrupcin poltica de la que hoy tanto se habla parece producida, como sugiere la etimologa antes citada, por la accin de ciertos parsitos que, una de dos: 1) se introducen ellos mismos en los organismos pblicos para chuparles la sangre a stos y, de paso, a quienes deben someter sus actividades econmicas a la aprobacin de dichos organismos, o 2) introducen a peones a su servicio para que lleven a cabo la transfusin.

El resultado, en todo caso, es el que sugiere la imagen biolgico-arquitectnica subyacente al trmino latino corrupcin: la ruptura del cuerpo social a lo largo de numerosas lneas y planos de fractura.

Pero lo sorprendente es que ese proceso de descomposicin no suele generar la suficiente alarma e indignacin como para que la sociedad afectada se lance a una campaa de desparasitizacin lo bastante masiva y enrgica como para acabar con el fenmeno.

No ser, me pregunto, que los susodichos parsitos no suscitan tanto rechazo como envidia?

Alguien lo tena que decir.

Fuente: http://www.elviejotopo.com/topoexpress/corrupciones/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter