Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-05-2017

Paul Vergs y el internacionalismo del Partido Comunista Reunions

Salim Lamrani
Rebelin


Introduccin

Fundado en 1959, ao del triunfo de la Revolucin Cubana liderada por Fidel Castro, el Partido Comunista Reunions de Paul Vergs tuvo desde sus tiempos iniciales una vocacin internacionalista. Si el objetivo principal es reivindicar el derecho de los reunioneses a la dignidad, el PCR siempre ha mantenido un lazo muy fuerte con los pueblos en lucha por su emancipacin. Modesto por su tamao e influencia, procedente de una minscula isla perdida en medio del ocano ndico, el PCR se ha destacado en cambio por su solidaridad inquebrantable con las causas nobles y jams ha transigido sobre los principios de fraternidad, generosidad con los humildes de la tierra.

Cules fueron las grandes causas de la humanidad que apoy el PCR desde su fundacin? En qu zonas geogrficas se expres su solidaridad internacionalista? De qu modo contribuy a esas luchas? Cules fueron las grandes personalidades revolucionarias del siglo XX que conoci Paul Vergs como secretario del PCR? Preguntas a las cuales este artculo aspira a contestar.

El PCR, en nombre del principio de solidaridad entre las luchas, brind un apoyo constante a los pueblos en lucha en la zona del ocano ndico, sea en Sudfrica o en las islas Chagos. Paul Vergs desempe tambin un papel importante en la solidaridad internacionalista con Vietnam, atacado por el imperialismo estadounidense, exhortando a las dos grandes potencias, la URSS y China, a que pusieran de lado sus diferendos para apoyar la causa de la emancipacin que lider Ho-Chi-Minh. Por fin, el PCR expres una fidelidad constante a la lucha del pueblo cubano por la preservacin de su independencia, smbolo de la aspiracin de los desheredados a una vida mejor.

Solidaridad en el ocano ndico

El Partido Comunista Reunions expres primero su solidaridad internacionalista en su zona geogrfica apoyando dos grandes causas: el derecho del pueblo de Chagos a vivir en su tierra natal y la lucha contra el apartheid en Sudfrica.

Chagos

El archipilago de Chagos es un conjunto de 65 islas principales de una superficie de alrededor de 60 kilmetros cuadrados, situado al norte del ocano ndico, entre frica e Indonesia, a unos 2.000 km de La Reunin, entre las cuales la ms importante es Diego Garca (44 km2). Como Isla Reunin, Chagos fue una colonia francesa de poblamiento a partir de 1783. En 1814, tras las guerras napolenicas y la firma del Tratado de Pars, Chagos as como todas las dems islas del ocano ndico menos La Reunin pasan bajo corona britnica. En 1903 el archipilago es integrado a la colonia de Isla Mauricio. En 1965, Chagos es separado de Isla Mauricio, que conseguira su independencia en 1968, y se convierte en el territorio britnico del ocano ndico. El archipilago entonces se pobl con unos dos mil habitantes, en su mayora descendientes de esclavos originarios de Madagascar y de Mozambique y de trabajadores procedentes de la India.

Por su posicin estratgica, en el marco de la Guerra Fra, Estados Unidos decide instalar en 1966 una base militar en la isla de Diego Garca, la ms importante que tiene Washington en el exterior, por una duracin total de 70 aos (50 aos + 20 aos). Para ello, y de acuerdo con el Gobierno britnico, todos los habitantes de Chagos son arbitrariamente deportados a Isla Mauricio y a Seychelles entre 1966 y 1973, sin posibilidad de regreso, en violacin de los artculos 9, 13 y 17 de la Declaracin Universal de los Derechos Humanos de 1948. Segn el artculo 9, nadie podr ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado. El artculo 13 estipula que toda persona tiene derecho a salir de cualquier pas, incluso del propio, y a regresar a su pas. Por fin, el artculo 17 recuerda que nadie ser privado arbitrariamente de su propiedad. [1]

El PCR, en virtud de sus principios fundadores de solidaridad internacionalista, expres su apoyo a la lucha del pueblo de Chagos desde los primeros momentos. En 1989, Paul Vergs, entonces alcalde de la ciudad de Le Port, acogi la primera conferencia internacional sobre la lucha del pueblo de Chagos por el respeto de sus derechos fundamentales. Las autoridades decidieron nombrar la principal avenida de la ciudad Avenida Chagos, en homenaje a la lucha de un pueblo considerado hermano segn la historia, la geografa y por las aspiraciones a la dignidad.

Olivier Bancoult, presidente del Grupo Refugiados Chagos, rindi tributo a la memoria de Paul Vergs y record el apoyo indefectible del PCR a la causa de su pueblo:

Nos sentimos honrados de que la causa de Chagos formase parte de sus grandes combates. Haber tenido a Paul Vergs a nuestro lado en nuestra lucha por el respeto de nuestros derechos fundamentales fue un privilegio y una gran fuente de inspiracin. Fue un verdadero gua, casi un padre, que nos ayud en nuestras primeras batallas. Recuerdo que durante su mandato como presidente del Consejo Regional entre 1998 y 2010, nos invit aqu, al Consejo Regional, y nos alent a que diramos una dimensin internacional a la lucha de Chagos, a que llevramos nuestra voz al mundo. Nuestra primera conferencia internacional tuvo lugar aqu, en la ciudad de Le Port, en La Reunin, en 1989, y fue tambin Paul Vergs el primero en alentar la creacin del Comit Solidaridad Chagos-La Reunin. [2]

Hoy el pueblo de Chagos, con 10.000 miembros, aspira todava a la justicia. Maurice Gironcel, secretario general del PCR, reafirm en febrero de 2017, con ocasin del IX Congreso del partido, el apoyo de los herederos de Paul Vergs a la causa de Chagos. [3]

La lucha contra el apartheid en Sudfrica

El PCR tambin se comprometi de modo resuelto y concreto al lado del pueblo surafricano en la lucha contra el rgimen racista de Pretoria y el apartheid. No obstante, el contexto era hostil a la expresin de cualquier solidaridad. En efecto, el Gobierno francs brindaba su apoyo a Pretoria. Exista una lnea area entre La Reunin y Sudfrica y el rgimen supremacista tambin tena una representacin diplomtica en la isla. Por otra parte el apartheid tena un grupo de amistad en el Senado francs presidido por Georges Repiquet, un reunions. Por su parte Paul Vergs, a contrapi del poder dominante y denunciando la complicidad de la Francia institucional con los verdugos de Pretoria, lanz en La Reunin la consigna Liberen a Mandela, smbolo de la resistencia a la opresin, y brind un apoyo poltico y material a la lucha contra la segregacin racial. [4]

En 1985 el PCR organiz una inmensa manifestacin contra el rgimen del apartheid y en apoyo a la lucha de los surafricanos por la libertad que reuni a miles de personas. La exigencia era triple: boicot a los productos surafricanos vendidos en La Reunin, cierre de la lnea area entre Saint-Denis y Johannesburgo y cierre del consulado surafricano.

Como diputado europeo, Paul Vergs encabez una delegacin de parlamentarios y organiz una misin de investigacin en Sudfrica estrangulada por el rgimen del apartheid. Marcado por las injusticias que observ all, el grupo parlamentario public un informe denunciando las exacciones cometidas contra la mayora de los surafricanos, vctimas del sistema segregacionista. Tras la publicacin del informe, la Unin Europea decidi restringir sus relaciones diplomticas con Pretoria.

Durante el centenario de la fundacin del Congreso Nacional Africano en enero de 2012, ningn partido poltico europeo fue invitado a las celebraciones. En cambio el PCR ocup un lugar de honor al lado de las otras delegaciones, ilustrando as el reconocimiento del pueblo surafricano por la solidaridad activa de los reunioneses.

Apoyo activo a la lucha del pueblo vietnamita

Vietnam fue tambin una de las grandes causas que defendi el PCR. Esta nacin que aspiraba a la plena independencia fue vctima de una guerra implacable de 1965 a 1973 que llev Estados Unidos, opuesto a la emancipacin del pueblo vietnamita. En el espacio de ocho aos, se lanzaron ms bombas sobre el norte de Vietnam que el total de bombas lanzadas durante toda la Primera y la Segunda Guerras Mundiales. La resistencia popular que lider Ho-Chi-Minh suscit una solidaridad internacional, a la cual contribuy Paul Vergs.

Paul Vergs senta respeto y admiracin por los pueblos de la URSS, su revolucin y sus progresos sociales y tena lazos polticos fuertes con sus dirigentes. En cambio no vacilaba en expresar su oposicin cuando consideraba que se violaban los principios y valores internacionalistas. As, en 1968, conden la invasin de Praga por la URSS, la calific de error trgico y vot en contra de una mocin que present el Partido Comunista de la URSS en 1969 durante un congreso que reuni a los partidos progresistas del mundo. En plena crisis entre la Unin Sovitica y China, el lder del PCR lanz un llamado a las dos grandes potencias, exhortndolas a dejar de lado sus diferendos, recordndoles que la gran prioridad era la lucha del pueblo vietnamita contra el imperialismo estadounidense. Paul Vergs se reunira con Mao Ze Dong en octubre de 1961 durante un viaje a China, echando las bases de lazos duraderos entre el Partido Comunista Chino y el PCR. Paul Vergs tambin conocera a Ho-Chi-Minh y tejera relaciones con Vietnam.

Fidelidad a Cuba socialista

La Revolucin Cubana fue una fuente de inspiracin para todos los pueblos que luchaban por su emancipacin. En La Reunin, la influencia de las ideas de progreso que vehicul el proceso liderado por Fidel Castro marc al PCR. Paul Vergs expres con elocuencia su admiracin por la lucha del pueblo cubano por la dignidad: Cuba, ejemplo en Amrica Latina de lo que puede hacer un pueblo que toma sus responsabilidades entre sus manos. Es para nosotros otra razn de confianza en nuestra propia victoria en el futuro. [5]

La Habana sigui con atencin el combate del PCR por la igualdad. Los dirigentes cubanos saban quin era Paul Vergs. As, con ocasin del XX aniversario del triunfo de la Revolucin Cubana en enero de 1979, el Partido Comunista de Cuba invit al secretario general del PCR a La Habana, el cual, fue recibido con todos los honores. Fidel Castro hizo el esfuerzo para reunirse con Paul Vergs durante un encuentro que dur varias horas.

Los grandes logros de la Revolucin Cubana, particularmente la proteccin social brindada a los ms vulnerables, marc al PCR. Un extracto del diario Tmoignages de 1979 expres ese sentimiento:

En Cuba ya no hay nios abandonados en las calles. Desaparecieron los limpiabotas, los mendigos. Los nios son reyes. Gozan de buena salud, van a la escuela y a los centros de recreo o estn con sus familiares y ya no el temen al futuro. Las mujeres tienen derecho al trabajo, a la palabra, a la libertad. Un Cdigo de la familia las protege a ellas y a sus hijos. [6]

Paul Vergs pensaba en una posible aplicacin en La Reunin de algunas medidas del modelo cubano, particularmente en el campo social. La isla del ocano ndico presentaba en aquella poca todas las caractersticas socioeconmicas de una sociedad del Tercer Mundo. As, segn el Instituto Nacional de Estadstica y Estudios Econmicos francs (INSEE), en 1970, el ingreso por habitante era inferior a 300 euros, o sea apenas un 17% del nivel nacional. [7] El PCR se sinti impresionado particularmente por el xito de Cuba en la lucha contra el analfabetismo, que en 1961 se convirti en el primer territorio del continente en erradicar esta plaga. Hoy La Reunin cuenta con ms de 120.000 analfabetos sobre una poblacin de 840.000 habitantes, o sea cerca del 25% de los habitantes entre 16 y 65 aos, cuando Cuba resolvi este problema hace ms de medio siglo.

Conclusin 

El internacionalismo solidario con los pueblos del Sur en lucha por su emancipacin fue un valor fundamental que cultivaron Paul Vergs y el PCR. En su tiempo Jos Mart, Hroe Nacional Cubano, expres la mxima siguiente: Patria es Humanidad. Desde 1959 la Revolucin Cubana ha hecho de este principio el pilar de su poltica exterior. En Isla Reunin el PCR, bajo la gida de Paul Vergs, a su manera y en el lmite de sus recursos, ha expresado la solidaridad de los reunioneses con las mujeres y los hombres del planeta que reivindican su derecho inalienable a la autodeterminacin, a la paz y a la dignidad.

Notas:

[1] Naciones Unidas, Dclaration universelle des droits de lhomme, 10 de diciembre de 1948. http://www.un.org/fr/universal-declaration-human-rights/ (sitio consultado el 7 de febrero de 2017).

[2] Olivier Bancoult, Hommage Paul Vergs de la part dOlivier Bancoult et des Chagossiens, Tmoignages, 14 de noviembre de 2016. http://www.temoignages.re/politique/actualites/hommage-a-paul-verges-de-la-part-d-olivier-bancoult-et-des-chagossiens,88134 (sitio consultado el 7 de febrero de 2017).

[3] Maurice Gironcel, Discours de clture du IX Congrs du Parti Communiste Runionnais, 5 de febrero de 2017.

[4] Manuel Marchal, La Runion-Afrique du Sud : lamiti repose sur la solidarit des luttes, Tmoignages, 9 de diciembre de 2013. http://www.temoignages.re/culture/hommage/la-reunion-afrique-du-sud-l-amitie-repose-sur-la-solidarite-des-luttes,72885 (sitio consultado el 8 de febrero de 2017).

[5] Tmoignages, La Rvolution dun peuple et son triomphe : des raisons de confiance dans notre propre victoire, 21 de enero de 1979. http://www.temoignages.re/politique/actualites/paul-verges-rencontre-fidel-castro,88283 (sitio consultado el 10 de febrero de 2017).

[6] Ibid.

[7] Institut national de la statistique et des tudes conomiques, La dpartementalisation de La Runion, 4 de octubre de 2016. https://www.insee.fr/fr/statistiques/2128996#titre-bloc-28 (sitio consultado el 10 de febrero de 2017).

 

*Doctor en Estudios Ibricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, Salim Lamrani es profesor titular de la Universidad de La Reunin y periodista, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Su ltimo libro se titula Cuba, palabra a la defensa!, Hondarribia, Editorial Hiru, 2016. http://www.tiendaeditorialhiru.com/informe/336-cuba-palabra-a-la-defensa.htmlFacebook: https://www.facebook.com/SalimLamraniOfficiel

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter