Portada :: Feminismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-05-2017

Lo que quieren las mujeres iranes
Derechos, empleo y un asiento a la mesa

Azadeh Davachi
Asia Times

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


A pesar de la reeleccin del presidente moderado Hassan Rouhani la situacin de las mujeres en Irn sigue estancada

 Los partidarios del presidente iran Hassan Rouhani celebran su victoria en las elecciones presidenciales en Tehern, Irn, 20 de mayo de 2017. Foto: Reuters / TIMA

 

Los problemas que afectan a las mujeres estaban ausentes de las elecciones presidenciales de Irn de 2017. Eso es a menos que uno encuentre til el comentario conservador de Hojjat al-Islam Ebrahim Raisi acerca de que su Gobierno elevara la dignidad de las mujeres dentro de la familia, porque deben ser "buenas madres y esposas".

La ausencia era un despegue de la campaa presidencial de junio de 2009, cuando dos candidatos reformistas respaldaron los derechos de la mujer.

Ahora que el Presidente Hassan Rouhani ha sido reelegido por un amplio margen para un nuevo mandato de cuatro aos, es crucial reflexionar sobre lo que significa su victoria para las mujeres iranes. Rouhani tiene un amplio apoyo entre la poblacin urbana iran, la clase media, los jvenes y las mujeres.

Los activistas iranes trataron de plantear la cuestin durante la campaa electoral. El 6 de mayo, varias semanas antes de las elecciones, unas 180 mujeres, incluyendo periodistas, intelectuales y activistas veteranas como Noushin Ahmadi Khorasani , Minoo Mortazi, Fatemeh Sadeghi y Fatemeh Govarayee, emitieron una declaracin detallando sus demandas al prximo presidente de Irn.

Entre ellas haba mayor inclusin de las mujeres en la actividad econmica del pas, derogacin de leyes discriminatorias, aumento de los deportes femeninos y una cuota de reserva al menos del 30 % de los cargos ministeriales para las mujeres.

La declaracin apenas se conoci, en parte porque en los meses anteriores a la eleccin hubo una represin contra el activismo, con el aumento de las detenciones, arrestos, juicios y penas de crcel.

No hay espacio para las mujeres

Los seis candidatos hicieron promesas de creacin de empleos y reduccin de la pobreza durante sus campaas, pero la situacin social, econmica y poltica de las mujeres apenas se plante.

Segn un anlisis realizado por la Red Internacional de Accin de la Sociedad Civil del 11 de Mayo del primer debate electoral televisado, slo haba una pregunta acerca de las mujeres, con un tiempo de respuesta asignado de dos minutos. Y esa pregunta se centr en el papel de la mujer en la familia.

En otro debate Sardar Ghalibaf, alcalde de Tehern y excandidato, aliado de Raisi, discuti acerca de las madres solteras y los retos de criar nios con discapacidades. Pero se centr en el apoyo a los nios sin destacar que sus madres necesitan ayuda econmica para hacerlo.

Reaccionando en una entrevista con el diario Shahrvand Parvaneh Salahshouri, una mujer parlamentaria de Tehern, pregunt: Cmo es que los problemas sociales se aborden, pero las exigencias de la mitad de la sociedad no se tengan en cuenta?

Salahshouri critic a la agencia estatal de radiodifusin, pero sus palabras tambin sealaron a los candidatos, lo que sugiere que, al limitar su discusin de las cuestiones de gnero a la familia, los hombres muestran un desprecio por los problemas reales que enfrentan las mujeres.

Discriminacin de las mujeres

La discriminacin de las mujeres prevalece en Irn. Las mujeres iranes no tienen la custodia de sus hijos, se est forzando el uso obligatorio del velo y la violencia domstica no est suficientemente condenada por la ley. En las herencias un hombre tiene derecho al doble que una mujer.

Las mujeres iranes ostentan una educacin muy calificada. En 2013 representaban ms del 60 % de los solicitantes universitarios del pas, pero no tienen acceso a los puestos de trabajo.

Aunque las cifras oficiales de desempleo se mantienen en torno al 12 %, el nmero podra ser tan alto como el 20 % para las mujeres.

Las trabajadoras tambin reciben menos paga que sus compaeros varones, especialmente en las fbricas, y muchas mujeres tienen que trabajar en dos empleos para llegar a fin de mes.

Un nmero creciente de mujeres de niveles socioeconmicos bajos ha vuelto al trabajo sexual para ganar salarios ms altos, tanto por internet como en las calles.

Actividades normales en muchas partes del mundo, como participar en deportes, siguen siendo un desafo en Irn. Las mujeres no pueden entrar en los estadios con los hombres, a pesar de que las mujeres atletas iranes han logrado importantes xitos en las competiciones deportivas internacionales.

xitos pequeos pero constantes