Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-06-2017

Buenaventura: exclusin histrica y represin estatal

Santiago Arboleda Quinez
Razn Pblica


La ciudad es una gran fuente de riqueza y sin embargo alberga a miles de familias en pobreza y exclusin extremas. La respuesta del gobierno a los reclamos de esta poblacin ha consistido y sigue consistiendo en represin y en promesas que incumple.

Reclamos viejos

En este ao y justamente durante el mes de la afro-colombianidad, se oy con fuerza la exigencia de justicia social y liberadora para el pueblo afrodescendiente.

En ambos casos se estn pidiendo condiciones bsicas de existencia, entre ellas el simple derecho al agua potable.

Circunstancias similares desataron en el puerto del Pacfico la protesta popular del 3 y 4 de junio de 1970, la cual dej cuatro muertos, muchos heridos y las instalaciones de la Aduana en llamas. En esa ocasin la promesa que hizo un viceministro fue poner en marcha la zona franca industrial y comercial de occidente. Pero dos aos ms tarde esta segua siendo una ilusin, como lo denunci en su momento el escritor Helcas Martn Gngora.

El 16 de septiembre de 1988 tambin Tumaco se declar hurfano del Estado colombiano y anunci su independencia para separarse de Colombia y unirse a Ecuador. Este acontecimiento, denominado el Tumacazo, dej 15 muertos, ms de 100 heridos y la destruccin de varias instalaciones pblicas.

Durante dcadas la costa pacfica ha estado movilizada para superar la exclusin estructural, pero no ha obtenido ninguna respuesta integral por parte del Estado.

Desde 2014 y de manera permanente en Buenaventura se han producido marchas que han sido ignoradas o minimizadas por el gobierno central. Tal vez la ms notable, que adems deriv en un paro de varios das que fue atendido por el presidente Santos, fue la del 19 de febrero de 2014, convocada por la Dicesis de la ciudad bajo el lema: Entierro de la violencia en Buenaventura: para vivir con dignidad.

Para impedir el paso de las tractomulas, en el paro actual la poblacin escogi tres puntos principales de concentracin: el Bajo Calima, el Puente del Pial y El Gallinero, adems de algunos sitios auxiliares.

Promesas incumplidas

El pasado 24 de mayo el senador Alexander Lpez denunci la extraa coincidencia de que hubiera ms violencia contra la comunidad justamente en las zonas previstas para la expansin portuaria y la aplicacin del denominado Plan Master 2050, un proyecto coordinado por la Presidencia de la Republica y que bajo el eufemismo de reubicacin- est expulsando de la isla a la poblacin hacia la zona continental.

Lpez tambin subray que el 70 por ciento de la poblacin del puerto vive en extrema pobreza. Esta es la zona del mundo donde ms mujeres mueren por causa de cncer de cuello uterino, 27 nios por cada 100 mil habitantes mueren al ao, mientras la media nacional es de 12. Sus 400.000 habitantes, en su mayora afrocolombianos, viven sin agua potable permanente.

Todo esto contrasta dramticamente con la riqueza que produce el puerto, por donde ingresa el 27 por ciento de los recursos que le entran al pas y que es el epicentro de los tratados de libre comercio en Colombia.

Lpez denunci que el presidente Santos incumpli las promesas hechas en abril de 2014, cuando anunci 400 millones de dlares para inversiones en salud, educacin, saneamiento y otras necesidades bsicas. Es ms, de acuerdo con el senador, el presidente afirm que en 8 meses entregara el acueducto, con 24 horas de servicio, y cuya inversin sera de 21.000 millones de pesos. Adems se comprometi a abrir el hospital de tercer nivel, liquidado en 2013.

Durante dcadas la costa pacfica ha estado movilizada para superar la exclusin estructural.

Pero hasta hoy nada de esto se ha concretado. El investigador Alirio Surez ha denunciado que Hidropacfico, el operador privado, vende el agua a los buques a 17.500 pesos por metro cbico, a travs de la firma Acuabuque, lo que deja a la poblacin sin agua para consumir. Sin embargo, ninguna autoridad toma cartas en el asunto.

A lo anterior se suma que el Plan Todos Somos Pazcfico (PTSP) no ha funcionado para brindar pronta y adecuada solucin a estos problemas. Entre los resultados de este proyecto apenas est una serie de reuniones con la poblacin, acompaadas de convocatorias y trmites burocrticos, mientras el deterioro social se sigue intensificando.

La respuesta represiva

Las mltiples movilizaciones en Buenaventura y fuera de ella han expresado su consenso a partir de la identificacin de elementos comunes entre los muchos habitantes que han sufrido la exclusin estructural e histrica.

El paro cvico pacifico ha demostrado la fuerza del poder popular de la regin, desplegado por un movimiento social amplio, cuya agenda apuesta tanto por resolver la deuda histrica como lo coyuntural, al pedir que se decrete la emergencia econmica, social y ecolgica.

Sin soluciones especficas a estos problemas y, lo que es ms grave, sin voluntad poltica, el gobierno de Santos ha respondido con dilaciones. Su tctica de negociacin parece consistir en una estrategia de administracin de la crisis a travs de la guerra.

El 19 de mayo el presidente retir la comisin negociadora y media hora despus se desplego un operativo militar, que inclua el Esmad vestido como para la guerra. El organismo estatal entr atropellando con bombas lacrimgenas a mujeres, nios y jvenes, y violentando una poblacin que se encontraba cantando con marimbas y jugando futbol en los puntos de concentracin.

En medio de la dispersin, la comunidad respondi coreando: que viva el paro cvico y el pueblo no se rinde. Ya en la noche la Polica y el Esmad permitieron que se produjeran saqueos y destrucciones a los almacenes, despus de lo cual se decret el toque de queda para deslegitimar el paro y construir una imagen que justifica la represin contra los lderes del mismo.

Pero la realidad es otra: Colombia tiene un gobierno indolente y racista que no ha hecho nada para resolver una calamidad pblica continuada. Al presidente Santos solo le interesa el puerto de Buenaventura por la agenda econmica, no por su gente.

La militarizacin de la regin y la agresin oficial a la poblacin reproducen el terror instaurado por los grupos al margen de la ley durante las tres ltimas dcadas. Es esta la respuesta de un nobel de paz a sus compatriotas? Estamos frente a la continuidad de un modelo econmico que se mantiene a travs de la guerra?

Las negociaciones

En estos momentos la mesa de negociacin est instalada en el Hotel Cosmos, en el centro de la ciudad. Pero mientras el Comit de paro exigi la presencia permanente de los medios de comunicacin, como garanta de transparencia, el gobierno plante una negociacin a puerta cerrada.

La comunidad se mantiene unida, ensayando nuevas opciones de liderazgos. Este renovado movimiento social, de composicin heterognea popular pero con una matriz marcadamente afrocolombiana, tiene a la cabeza el Comit Interorganizacional de Paro, una organizacin en la que se vislumbra, tal vez, la nueva clase poltica de Buenaventura y el Pacifico.

Sus 400.000 habitantes, en su mayora afrocolombianos, viven sin agua potable permanente.

Esta es una clase poltica que exige dignidad y justicia puede entrar a llenar el vaco histrico y romper la relacin de dependencia y enclave que ha tenido a lo largo de los siglos Buenaventura. Esta condicin no permiti crear una clase poltico-econmica propia, con un sentido de pertenencia e identidad con la localidad y la regin. La actual coyuntura es un escenario propicio de participacin para acabar con la calamidad pblica perpetuada por ms de un siglo en Buenaventura.

 

Santiago Arboleda Quinez, Licenciado en Historia de la Universidad del Valle. Magster en Historia Latinoamericana de la Universidad Internacional de Andaluca y Doctor en Estudios Culturales Latinoamericanos de la Universidad Andina Simn Bolvar. Profesor del Doctorado en Estudios Culturales Latinoamericanos en la Universidad Andina Simn Bolvar, Sede Ecuador.

Fuente original: http://www.razonpublica.com/index.php/regiones-temas-31/10283-buenaventura-exclusi%C3%B3n-hist%C3%B3rica-y-represi%C3%B3n-estatal.html?utm_source=MadMimi&utm_medium=email&utm_content=Paro+de+maestros%3A+seguimos+sin+resolver+el+problema+de+fondo&utm_campaign=20170530_m139527065_Paro+de+maestros%3A+seguimos+sin+resolver+el+problema+de+fondo&utm_term=Santiago+Arboleda



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter