Portada :: frica :: Sahara: 40 aos de exilio y lucha
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-05-2017

Sentencia del Tribunal de Justicia de la UE sobre el Shara Occidental
Amar Belani, embajador de Argelia en Bruselas y ante la Unin Europea, advierte contra soluciones elusivas

Afrique-Asie


Desde que el Tribunal de Justicia de la UE promulg su sentencia histrica el 21 de diciembre de 2016, Amar Belani, embajador de Argelia en Bruselas y ante la Unin Europea, ha sido blanco de odiosos ataques por parte de cierta prensa marroqu subalterna que no le perdona su defensa vigorosa y efectiva del derecho internacional y europeo. El Embajador explica en esta entrevista cmo ciertos grupos de presin europeos pagados por el Majzn se estn empleando a fondo, hasta ahora sin xito, para eludir las disposiciones de dicha sentencia. Ante el fracaso de Marruecos en imponer, mediante el chantaje y la intoxicacin, una interpretacin sesgada del derecho internacional aplicable al estatuto del Shara Occidental -una colonia, de acuerdo con la definicin jurdica del Comit de Descolonizacin de las Naciones Unidas-, estos perros guardianes persiguen desesperadamente una accin retrgrada y perdida de antemano. He aqu el texto de la entrevista al embajador Amar Belani.

- Segn la ONG internacional "Western Sahara Resource Watch", la Comisin Europea ha solicitado el acuerdo de los Estados miembros de la UE a un nuevo mandato de negociacin con miras a corregir algunas disposiciones del polmico acuerdo comercial con Marruecos, con el fin de incluir en el mismo los productos del Shara Occidental ocupado. Cul es su comentario al respecto?

Jurdicamente, y en teora, eso debera ser muy poco probable, ya que las disposiciones de la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE de 21 de diciembre de 2016 son claras y estipulan que los productos y recursos del territorio del Shara Occidental deben excluirse del mbito de aplicacin de los acuerdos comerciales entre la UE y Marruecos.

Hay que subrayar que esta decisin irrevocable del Tribunal Europeo de Justicia es vinculante tanto para la Comisin Europea como para los Estados miembros de la UE. Y es consecuencia del estatus separado y distinto reconocido por el derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas al Shara Occidental como territorio no autnomo.

Sin embargo, el anlisis de las declaraciones de algunos altos funcionarios de la UE y el baile de visitas efectuadas discretamente por esos funcionarios a Rabat, sugieren que ambas partes trabajan de la mano para encontrar los medios tcnicos para eludir la citada sentencia judicial, lo que explica la opacidad con que se estn llevando a cabo esas negociaciones y las continuas preguntas de los eurodiputados sobre su contenido.

No ha pasado desapercibido el hecho de que las autoridades de Marruecos, normalmente tan rpidas en reaccionar como un reloj al menor recordatorio por parte de la UE de los principios del derecho internacional -como es el estatus no autnomo del territorio del Shara Occidental o su derecho a la autodeterminacin-, muestren estos ltimos meses una calma olmpica, como si se les hubieran dado garantas sobre el resultado de esas negociaciones. Estas podran, por ejemplo, tomar la forma de una disposicin estipulando consultas previas con "instituciones" artificiales, fabricadas totalmente por Marruecos, y la eliminacin de cualquier referencia a "el pueblo del Shara Occidental" (tal como se enuncia en los textos de la ONU y en la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE) y su aberrante sustitucin por "poblacin local", lo que constituira una autntica prevaricacin.

En efecto, sera lamentable que la UE decidiera, en nombre de un pragmatismo de baja ralea, pisotear los principios y valores sobre los cuales ella misma se edific y en los que se basan sus relaciones con el resto del mundo.

Sin embargo, eso no me sorprendera, dado que la UE tiene una postura moral de geometra variable, dependiendo de la situacin. As, al mismo tiempo que los funcionarios europeos afirman al ms alto nivel la determinacin de la UE para garantizar que, de conformidad con el derecho internacional, todos los acuerdos con Israel mencionen de manera inequvoca y explcita que no son aplicables a los territorios ocupado por Israel en 1967, en cambio no hay ninguna disposicin del mismo tipo en los acuerdos con Marruecos, tratndose en ambos casos de una ocupacin.

A pesar de todo esto, sigo confiando en que el derecho prevalecer en ltima instancia, como lo corrobora la cascada de anuncios de empresas europeas que han decidido respetar el derecho internacional poniendo fin a la explotacin de los recursos naturales del territorio del Shara Occidental, como ha sido la reciente decisin de la multinacional suiza "Glencore PLC", especializada en la prospeccin petrolfera en alta mar.

Tambin observo con satisfaccin el final de la impunidad con que Marruecos llevaba a cabo, de manera totalmente ilegal, sus operaciones de exportacin de recursos naturales del territorio del Shara Occidental, como lo ilustra la incautacin por un juez sudafricano de un barco que transportaba a Nueva Zelanda 54.000 toneladas de fosfato por valor de 5 millones de dlares, proveniente de la mina de Bucra en el territorio saharaui ocupados por Marruecos.

- Tras la aprobacin de la resolucin 2351 por unanimidad de los 15 miembros del Consejo de Seguridad, y al contrario que el Frente Polisario, Marruecos se eterniza para dar su aprobacin a la designacin del nuevo Enviado Personal del Secretario General de la ONU para el Shara Occidental, condicin esencial para la reanudacin de las negociaciones entre Marruecos y el Frente Polisario que demandan el Secretario General de la ONU y el Consejo de Seguridad. Qu opina usted de la razn de esa vacilacin?

Antes de contestar a su pregunta, permtame recordar dos hechos acaecidos tras la aprobacin de la resolucin 2351, de 28 de abril 2017, que prorroga por un ao el mandato de la MINURSO. En primer lugar, como de costumbre, Marruecos hace una lectura sesgada de las disposiciones de esta resolucin, diciendo que le es plenamente favorable, lo que por supuesto es falso, ya que los principios fundamentales que han constituido siempre los requisitos ineludibles para la solucin del conflicto del Shara Occidental se reiteran firmemente en dicha resolucin. Y aado que el hecho de que esta cuestin est incluida en la agenda del Consejo de Seguridad y en la Asamblea General (Cuarta Comisin) de la ONU y forme parte de los trabajos del Comit de los 24, es en s mismo prueba de que sigue habiendo un proceso de descolonizacin inconcluso en el que Marruecos tiene el estatus de potencia ocupante. E incluso recientemente, la Alta Representante ha reiterado que el Shara Occidental es un territorio no autnomo; al igual que ha subrayado que la UE no financiar proyectos relacionados con las energas renovables en ese territorio; y que sus Servicios advierten, a los operadores privados europeos interesados, del estatus jurdico del Shara Occidental, que todava est siendo objeto de un proceso de negociacin, y de la naturaleza particular de los recursos naturales de dicho territorio.

Por otra parte, en su informe al Consejo de Seguridad, el Secretario General, Antonio Guterres, hace hincapi en que la MINURSO sigue siendo la encargada de la vigilancia de la situacin poltica en el territorio saharaui ocupado, con gran disgusto de la parte marroqu, que insista en confinar la Misin de la ONU a una simple observacin del alto el fuego y a la eventual aplicacin de unas magras medidas de confianza.

Por ltimo, en el mismo informe, el SG insiste en la necesidad de una "supervisin independiente, imparcial, completa y constante de la situacin de los derechos humanos en el Shara Occidental", algo que la clebre CNDH [Comisin Nacional de Derechos Humanos], una entidad paraestatal marroqu, no es capaz de proporcionar. Por otra parte, y es muy instructivo sealarlo, la CNDH estara a punto de abrir una oficina en Bruselas para acudir al rescate de la cancillera marroqu, que se siente muy presionada por los eurodiputados sobre la cuestin de los derechos humanos.

Adems, Marruecos considera "enemigos de su integridad territorial" a todos aquellos que contradicen sus propsitos colonialistas y respetan la legalidad internacional. Ejemplo de ello es la grotesca ocurrencia de su Representante Permanente en Nueva York, quien, con su desmedido gusto por la provocacin, ha tachado al ex Enviado Personal del Secretario General de la ONU, el estadounidense Christopher Ross, de ser el mejor diplomtico que Argelia ha tenido en los ltimos 40 aos.

En realidad, le critica por no haber asumido la posicin de Marruecos y por haber tenido la audacia de proponer la ampliacin del mandato de la MINURSO a los derechos humanos, lo que habra augurado, segn cables diplomticos marroques filtrados por el hacker Chris Coleman, una "timorizacin* programada de la cuestin del Shara Occidental", en cuanto que dicha medida "creara dos rdenes de jurisdicciones paralelas: una, en el norte de Marruecos, regida por la legislacin marroqu vigente, y otra, que dependera de un mecanismo de la ONU, en la regin del Shara Occidental".

Volviendo ahora a su pregunta, Marruecos se enreda en sus propias contradicciones. Recuerde el discurso triunfalista en Nueva York, a la salida de la sesin del Consejo de Seguridad el 28 de abril pasado, en el que el Representante Permanente marroqu subordinaba el relanzamiento del proceso de negociacin -segn lo propuesto por el SG de la ONU y apoyado por el Consejo de Seguridad- al abandono de la zona tapn de Guerguerat por parte de los elementos del Polisario, cosa que el Frente Polisario ha hecho con el fin de rebajar la tensin y para demostrar su buena disposicin a negociar.

Ahora, Marruecos vuelve a la carga y lo pone an ms difcil, al exigir que su aprobacin al nombramiento de Horst Khler como Enviado Personal de Guterres -requisito previo para la reanudacin de las negociaciones entre Marruecos y el Frente Polisario- se supedite a que dichas negociaciones tengan como nica y exclusiva base la propuesta marroqu de autonoma de 2007, atribuyndose as el derecho a imponer condiciones al Consejo de Seguridad y al Secretario General de la ONU, lo cual es contrario a las estipulaciones de la resolucin, que apela a negociaciones directas y sin condiciones previas.

A ello se aade una actitud esquizofrnica de Marruecos, que consiste, por una parte, en querer integrarse a toda costa en la Unin Africana, apoyndose en el respaldo de la mayora de los pases miembros de esa institucin panafricana y, por otro, en no reconocer la competencia ni someterse a los mecanismos de resolucin de conflictos de esa institucin, habida cuenta de que Marruecos se ha adherido plenamente a sus Carta Constitutiva.

- Estamos asistiendo a una agresiva campaa, de una virulencia inslita, llevada a cabo por los medios de comunicacin cercanos al Majzn y en las redes sociales contra Argelia y sus smbolos. No tiene usted la impresin de que las relaciones bilaterales han entrado en una nueva fase?

Se trata, en realidad, de gesticulaciones vanas, de palos de ciego, a los que no se les debe prestar atencin alguna.

Esos mensajes custicos y txicos sirven slo para proyectar una imagen sobredimensionada de los "verdaderos falsos xitos" diplomticos de Marruecos, en particular en su enfrentamiento con el Frente Polisario. En este ltimo caso, Marruecos despliega un ejrcito de trolls con la hoja de ruta de falsificar la historia y desacreditar al Frente Polisario, haciendo recaer sobre Argelia la responsabilidad de este conflicto y de todas las desgracias de Marruecos. Es realmente ridculo...

- Precisamente, en un reciente artculo, el peridico digital marroqu "le360.ma" le acusa a usted y al ministro de Asuntos Exteriores, Ramtan Lamamra, de contribuir a la desestabilizacin de Marruecos...

Por favor, no llame "peridico" a esa mscara de una oficina de los servicios de inteligencia, organizada como si fuera un cuartel, por personal asimilado cuya nica razn de ser y nica ocupacin es denigrar profusamente a Argelia y sus instituciones. Esa "prensa" de cloaca no produce artculos sino excrementos, y pido disculpas por emplear esta expresin que, no obstante, refleja bastante bien la realidad.

Y en cuanto a ese supuesto complot anti-marroqu, hay que decir que se explica principalmente por lo que se llama neurosis obsidional, es decir, un delirio por parte de aquellos que se sienten asediados o perseguidos. La histrica campaa actualmente llevada a cabo por una jaura de detractores contra una senadora francesa de origen argelino [ Leila Aichi ] incluida en las listas del movimiento La Repblica En Marcha muestra la dimensin de esa "enfermedad".

Por ltimo, con este tipo de "prensa", solo hay una respuesta, el desdn.

O incluso, nada mejor para ilustrar mis palabras que ese excelente proverbio que dice "ladran, luego cabalgamos..."


Nota

* timorizacin: En referencia a Timor Oriental (N. del T.)

Original en francs, publicado por Afrique Asie el 14/05/2017: Arrt de la CJUE: BELANI met en garde contre les solutions de contournement

Traduccin: Luis Portillo Pasqual del Riquelme.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter