Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-06-2017

Edgardo Lander: La Constituyente nos lleva a un punto sin retorno

Carlos Carcione
Aporrea


Edgardo Lander es Integrante de la Plataforma Ciudadana en Defensa de la Constitucin y Profesor jubilado de la Universidad Central de Venezuela. Forma parte del Grupo de Trabajo Permanente de la Fundacin Rosa Luxemburgo oficina Quito, ha venido trabajando Alternativas al Desarrollo, y es Asociado del Instituto Transnacional, un tanque de pensamiento de izquierda, que tiene su sede en msterdam.

-Qu opinin te merecen los ltimos informes de la Fiscal y el llamado del Gobierno a la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente?

Creo que despus de las elecciones parlamentarias del 2015 el gobierno parece asumir que su continuidad en el ejercicio del poder no es posible ni apelando a la votacin popular ni respetando la Constitucin. Entonces vemos un proceso de progresivo desmantelamiento de la Constitucin por muchas vas y evidentemente eso va conduciendo a resquebrajamiento de la propia estructura del Estado, porque cada quien va viendo cules son sus lmites.

Creo que los lmites de lo aceptable desde el punto de vista de la Fiscal fueron las Sentencias 155 y 156 del Tribunal Supremo de Justicia y la arremetida violenta de represin en la actualidad. Al denunciar la ruptura del orden constitucional y lo que significa la creacin de un modelo de Estado diferente al contemplado en la Constitucin del 99, se establece un quiebre muy claro, porque ah estn planteados, no slo los temas del desconocimiento de la Asamblea Nacional, sino un asunto que para los que hemos estado trabajando en la Plataforma Contra el Decreto del Arco Minero es un tema absolutamente crtico, que es el tema de los contratos con las transnacionales y la autorizacin o no al presidente, para que al margen de la Constitucin, al margen de las leyes vigentes, al margen de los derechos de los pueblos indgenas y al margen de toda la estructura poltico territorial del Estado, tome decisiones que comprometen el futuro del pas. Entonces al otorgarle al Presidente el derecho a tomar decisiones de esta magnitud, obviamente se est quebrando un pilar fundamental de la soberana.

Entonces en los ltimos dos meses, como bien ha dicho la Fiscal, s hay situacin de violencia, de manifestaciones, de descontento, habra que, como gobierno, en primer lugar tratar de entender por qu pasa lo que est pasando. Y reconocer el enorme descontento creciente, provocado por la situacin econmica, la escasez, los temas de la inseguridad

Pero simultneamente nos encontramos con que el gobierno ha venido, paso a paso cerrando toda posibilidad de expresin de la voluntad popular por la va constitucional. Si desconoce la Asamblea, pospone las elecciones de gobernadores que estn pautada para una fecha fija, que corresponde a diciembre del ao pasado, si niega la posibilidad del referndum revocatorio que est contemplado en la Constitucin y que est catalogado como uno de los derechos ms importante de democracia participativa en el pas, si no se fija calendario para las elecciones, si tenemos un presidente que gobierna por un estado de emergencia con atribuciones para decidir sobre todo, inclusive sobre la suspensin de derechos constitucionales, obviamente se est cerrando el derecho a que la poblacin venezolana, y no me estoy refiriendo a la MUD, sino a que el conjunto de la poblacin, tenga derecho a decir cul es su voluntad en relacin a la situacin del pas.

Hay para m dos aspectos importantes en relacin a las declaraciones de la Fiscal, una es responder a este malestar y sealar que la movilizacin de calle, no se resuelve por la va de solamente reprimir. Y en segundo lugar el hecho de que las formas de la represin estn claramente violando preceptos constitucionales establecidos. Si se utiliza armas de fuego en manifestaciones civiles en el territorio nacional, obviamente se est violando preceptos constitucionales, si se est utilizando a los Tribunales Militares para juzgar a manifestantes civiles por la va rpida, obviamente se est sobre extendiendo las atribuciones de los tribunales militares, ms all de los limites claramente acotados por la constitucin.

-Cmo lees la radiografa de la violencia poltica actual?

No solamente nos encontramos en un escenario donde manifestaciones pacficas estn siendo reprimidas por un gobierno crecientemente autoritario, eso es as. Pero sabemos tambin que estn en juego ac intereses y la geopoltica en la que se inserta el gobierno venezolano, sin la cual es imposible entender nada de lo que ocurre en el pas. Desde el comienzo del gobierno de Chvez, claramente en el apoyo del Golpe de Estado, en los proceso de apoyo poltico y financiamiento de los sectores ms radicales de la oposicin durante todos estos aos, ha habido apoyo financiero, apoyo poltico, entrenamiento, etctera, que ya tiene muchos aos. Sabemos que hay una injerencia directa: por una parte, del Departamento de Estado y el Gobierno de Estados Unidos y por otra parte del Uribismo en el caso colombiano. Si a esto se agrega los medios internacionales, de los que destacan en los ltimos das el Miami Herald y el ABC de Espaa, como voceros principales de destacar los horrores del madurismo, nos encontramos que hay una cosa bien orquestada en esa direccin.

-Cul es tu primera aproximacin en relacin a la Constituyente?

El gobierno reconoci que ni con la Constitucin del 99 ni con una eleccin en la cual participen todas las venezolanas y venezolanos en condiciones de igualdad, poda mantenerse en el poder. Y ante la presin de por qu no convoca a elecciones, ahora se saca de la manga esta medida. Y nuevamente a nombre el dialogo, a nombre de evitar la violencia, a nombre de crear un espacio en el cual sea posible resolver las diferencias, se crea un mecanismo absolutamente tramposo.

Porque se disea una ingeniera electoral para convertir la minora que hoy representa el gobierno y el PSUV en una mayora en la Asamblea Constituyente. Cmo se hace esto, por dos vas fundamentales: Por una parte en la representacin de naturaleza territorial, que lo que hace es darle una sobre representacin a las zonas rurales. Obviamente, es en las grandes ciudades donde la oposicin tiene ms fuerza y el gobierno es ms dbil, entonces se disea un mecanismo de sobrerrepresentacin de aquellos municipios ms rurales, con menor nmero de poblacin, para intentar equilibrar esas desigualdades, pero saben que eso no basta. Entonces agregan una representacin de carcter corporativo, donde claramente habr mecanismos de manipulacin y control porque con toda esta larga historia de los Consejos Comunales y las Comunas, esta versin de Consejos Comunales rojos rojitos, van a ser precisamente los Consejos Comunales rojos rojitos los que van a poder incorporarse. Son unas reglas de juego absolutamente tramposas, ya est predeterminada la composicin de la Asamblea.

Y tambin, paso a paso de una forma ms o menos explcita, nos han anunciado cual va a ser el contenido de esa Constituyente: podemos ver las declaraciones que han hecho:

Maduro ha dicho que no le alcanzan los poderes que tiene, a pesar de estar gobernando ao y medio en Estado de Excepcin, no le basta eso para poder implementar el tipo de lgica con la que quiere solucionar los problemas del pas y necesita ms poderes.

Elas Jaua ha dicho que este es un Estado indefenso frente a la ofensiva de la oposicin y que requiere instrumentos constitucionales para defenderse, esto es obviamente un estado an ms autoritario que el que se est ejerciendo. Son seales que tenemos que tener en cuenta.

Entonces veo dos dimensiones: la dimensin de su inconstitucionalidad desde el punto de vista del procedimiento: Quin convoca, cmo convoca. Pero sin dejar de lado el tema del contenido, porque se supone que es una Constituyente plenipotenciaria, pero ya se le estn fijando cuales van a ser los temas que debe aprobar.

-Crees posible detener la violencia, con qu iniciativas?

Primero hay que hacer un diagnstico de qu violencia se trata. Si estuviramos viendo simples desbordes, episodios que se le salen de las manos al gobierno y la oposicin, interpretaramos de una forma la violencia. Pero si por el contrario vemos en esta violencia intereses claros de carcter casi estratgico, de un lado y de otro lado se requiere la violencia para salir de la situacin, es otra interpretacin.

Hoy sabemos que la cpula corrupta, autoritaria PSUV Gobierno, no est dispuesta a ceder y parece no importarle cuntos muertos son necesarios para mantenerse. La reunin de generales, que hemos conocido por la va de los documentos que le llegaron al MG Cliver Alcal, en que se discuti abiertamente la necesidad de utilizar francotiradores contra las manifestaciones de la oposicin, son una expresin de esto: no importan los muertos, vamos a preservar el poder.

Sabiendo que ya se pas una especie de lnea roja en que las cosas que est haciendo el gobierno son abiertamente criminales. No solo la gran estafa que denunci la Plataforma por la Auditoria Pblica y Ciudadana, sino el hecho de que ya hay crmenes de lesa humanidad y los responsables de eso, a los que no les quedan muchos caminos, no tienen muchos lugares en el mundo donde ir a disfrutar su fortuna mal habida, y eso los coloca en una situacin en la que se van a defender como gato boca arriba y se van a defender no importan los muertos.

Por otro lado hay sectores radicales de la derecha que en realidad no quisieran que esta experiencia del chavismo terminase simplemente como una derrota electoral del chavismo, que dejase de alguna manera esta experiencia, obviamente muy golpeada, pero que quedara como una experiencia de organizacin, de expectativas, etctera. Esto para este sector no puede sobrevivir, para este sector esto requiere aplastamiento, exterminio. Un escarmiento de manera tal que este imaginario de la posibilidad de cambio quede negado. Y si adems de eso sabemos que en este sector extremista est la incidencia internacional y est cmo se ubica Venezuela en la geopoltica global, queda claro que esta violencia tiene caractersticas estructurales, est claro que esta violencia es extraordinariamente difcil de desmontar. Porque estas condiciones cierran enormemente las condiciones para el dilogo. No es simplemente un desborde, hay sectores que buscan esta violencia como objetivo.

Ahora, tanto la oposicin hoy expresada en la MUD como el Gobierno PSUV, enfrentan en relacin a esto, divisiones internas. Esto no es unnime, esto no es necesariamente mayoritario, hay gente de la MUD que afirma que estn siendo empujados y chantajeados por estos sectores financiados y empujados por la poltica de Estados Unidos, y que no encuentran como desprenderse de ese chantaje, pero tambin del lado del gobierno empieza ese resquebrajamiento y vemos claramente de gente que no quiere hacerse coparticipe, cmplice, de esta situacin, vemos el comportamiento de la Fiscal y de algunos Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia que se manifiestan en relacin a la convocatoria y a la forma de convocatoria a la Constituyente, son seales de este resquebrajamiento.

Entonces la posibilidad de entendimiento, de dilogo de salidas no violentas, pasan necesariamente por el reconocimiento de que no son dos bloques homogneos, a pesar de los extremistas de ambos lados quisieran construir esto como una polarizacin entre bloques homogneos, entre amigo y enemigo, en su totalidad. Pero hay mucha gente en el pas, creo que claramente la mayora, que quiere evitar una guerra civil, quiere evitar que la escalada de violencia siga profundizndose, esa gente tiene que encontrar tambin mecanismos de relacin, de contacto, de dilogo, de reconocimiento, de amplios sectores tanto de la oposicin como del chavismo, ya hay expresiones del chavismo crtico, pero hay mucha gente en el gobierno, inclusive en la Fuerza Armada que est crecientemente conflictuada por el papel que le estn haciendo jugar en esta situacin. Y esas posturas se estn haciendo visibles. Son en esas posturas donde hay que abrir espacios para el reconocimiento, no en una conversacin entre Diosdado Cabello y Mara Corina Machado.

Primero que hay mucha gente de ambos lados que se siente arrastrada a situaciones en las que no quiere estar y en las que no quiere ser corresponsables. Inclusive en las Fuerzas Armadas, sectores que no quiere ser corresponsables de una matazn. Inclusive hay que recordar que Chvez ms de una vez insisti en que en su generacin, en el Caracazo y el papel que les obligaron a cumplir en el Caracazo, fue una especie de quiebre. Un momento de conciencia, de reconocimiento de que estaban siendo utilizados para atropellar al pueblo. Entonces esa sensibilidad existe con toda seguridad, por las informaciones con las que se cuenta, que afirman que eso no es tolerado y no puede aguantar mucho tiempo.

Pero igualmente hay sectores de la oposicin que no quieren ser instrumentos de esta poltica en las cuales uno hoy en Venezuela no sabe dnde est el fascismo. Porque el fascismo est cuando colectivos en motocicleta atropellan a estudiantes licestas en una forma que recuerda a los grupos de la Alemania Nazi y que tienen las caractersticas de esos grupos para militares. E igualmente la violencia que se encuentra en muchas manifestaciones de la oposicin es una violencia que apunta tambin en esa direccin.

Hoy, yo creo que inclusive, las manifestaciones muy masivas que est haciendo la oposicin, no son necesariamente, manifestaciones de toda gente que est de acuerdo con la MUD ni con su proyecto de sociedad. Sino que encuentran que es el nico lugar donde tienen posibilidad de expresar el descontento. Esto es til saberlo para no sobreestimar a la MUD como una gran organizacin que tiene hegemona total del pas, porque yo creo que eso tampoco es cierto

https://www.aporrea.org/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter