Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-06-2017

Augusto Carmona A.: Justicia 40 aos despus

Luca Seplveda R.
Rebelin


Por el asesinato del periodista y dirigente del MIR, Augusto Carmona Acevedo, cometido por la CNI el 7 de diciembre de 1977 cuando l tena 38 aos, fueron condenados, 40 aos despus, algunos de los responsables. Augusto, el Pelao Carmona, padre de mi hija Eva Mara, fue mi compaero en los inolvidables aos de la Unidad Popular y luego en la lucha antidictatorial. Eva Mara y Alejandra, su otra hija, crecieron sin l. Sus seis nietos irn conociendo la verdad histrica, aun cuando ello no borrar el dolor de la ausencia.

Alto dirigente del MIR en la clandestinidad, Augusto haba sido ex jefe de Prensa de Canal 9 de TV de la U de Chile y redactor de la revista Punto Final. El crimen fue presentado por la dictadura y los medios como un enfrentamiento.

La querella interpuesta en 2003 para impugnar la amnista impuesta en 1993, era contra Augusto Pinochet y todos los que fueran responsables. Como familia, habamos vivido con jbilo la detencin de Pinochet en Londres. Era lo ms cercano a la justicia y a la reparacin. El hecho haba remecido a la justicia chilena. Pero la impunidad persisti, con trucos judiciales para dilatar los procesos, entre otras movidas que permitan el avance de la impunidad biolgica: El ao 2006 muere Pinochet sin pagar por este ni ningun otro crimen. Fue en el Da Internacional de los Derechos Humanos, que coincide con mi cumpleaos...No hubo regalos de la justicia para nosotros en estos aos.

Iban muriendo los criminales mientras los padres de los ejecutados detenidos desaparecidos partan sin conocer verdad ni justicia, tal como ocurri con don Augusto y la seora Mara Acevedo, los padres del Pelao. Sin embargo viva est la constitucin pinochetista, al igual que el modelo econmico implantado entonces y perfeccionado por la Concertacin/Nueva Mayora. Slo a travs de la lucha social de los de abajo, y los terremotos irrumpe el verdadero rostro del pas por el que se jugaron y entregaron su vida Oslo y miles de compaeros y compaeras. La corrupcin y el envilecimiento de la poltica, la corrupcin y el saqueo de los bienes comunes se nutren de la impunidad y de la tolerancia a las prcticas de tortura instaladas en distintos mbitos de la accin del Estado, sea con los menores, sea en las comunidades mapuche allanadas y militarizadas o en las crceles.

Privilegios de criminales

En este marco llega finalmente la sentencia de la Corte Suprema: a10 aos y 1 da a los ex brigadieres de ejrcito Miguel Krassnoff y Manuel Provis Carrasco; al mayor (r) de ejrcito Enrique Sandoval Arancibia y al coronel (r) Luis Torres Mndez, as como los ex suboficiales del ejrcito Jos Fuentes Torres y Basclay Zapata. Menciono sus grados porque en Chile ningn criminal ha sido degradado, pero la sentencia judicial slo los individualiza por sus nombres. Los criminales reciben legalmente las generosas pensiones que se autoasignaron las Fuerzas Armadas mientras condenaban al resto de los chilenos a jubilar con las miserables pensiones del sistema de las AFPs. Mientras escribo, me pregunto adems si este ao Krassnoff podr gozar en libertad de su pensin de $ 2.489.658, ya que otros criminales con condenas por delitos de lesa humanidad ya han obtenido la libertad condicional. El monto de la pensin se conoci por la lista entregada por el Consejo para la Transparencia al diario La Tercera recientemente.

En el procesamiento inicial del ministro en visita Leopoldo Llanos (2005) la lista de criminales era encabezada por Odlanier Mena, director de la CNI, que estaba con condicional por otro homicidio y se suicid (2013) eludiendo su responsabilidad. Los agentes que declararon en el proceso por el asesinato de Augusto Carmona aseguraron que desde el reemplazo de la Dina por la CNI, a mediados de 1977, con Odlanier Mena como director, todos los operativos de exterminio deban contar con su autorizacin previa. La Brigada Roja (sucesora de la Halcn) fue la encargada de llevar a cabo la ejecucin de Augusto Carmona, operacin supervisada por Krassnoff - quien dirigi todos los operativos contra el MIR - bajo el probable mando operativo de Manuel Provis. Mena lleg al lugar de los hechos pocas horas despus.

Periodista de trinchera

Carmona tuvo una destacada carrera en el periodismo nacional, donde fue jefe de prensa de Canal 9 de TV entonces de la Universidad de Chile- elegido por los trabajadores que ocuparon la estacin en agosto de 1972 intentando detener el avance del golpismo. Tras el golpe militar, l escogi los riesgos de la lucha de resistencia, aunque su salud era precaria por haber sufrido una compleja operacin al corazn. En esos primeros aos en que slo exista la prensa adicta a la dictadura, el Pelao Carmona, ahora Oslo, comenz a organizar la red de periodistas que recolectaba noticias sobre los crmenes de la DINA, y testimonios sobre la existencia de detenidos desaparecidos, envindolas al Correo de la Resistencia, en Mxico. Carmona era miembro del comit central del MIR en la clandestinidad. Como encargado de las relaciones polticas, se reuna con dirigentes de la izquierda y un sector de la Democracia Cristiana para impulsar acuerdos tendientes a formar un movimiento amplio de resistencia popular.

Las exigencias de la vida clandestina eran contradictorias con el carcter del Pelao, que era comunicativo, amistoso, seductor, dado a las conversas de caf y a escuchar y bailar tangos y boleros. Ese amor por la vida lo transmiti a sus tareas polticas, que arremeta con vehemencia, pasin y creatividad, cambiando su aspecto fsico y reduciendo sus salidas para eludir la persecucin. La forzosa quietud le permiti asumir el rol de cuidar a Eva Mara, nacida poco despus del golpe, a quien prodigaba su ternura y atencin, superando el machismo caracterstico de esa poca. Eva tena 3 aos cuando lo asesinaron y no poda ni siquiera llevar su apellido, pues vivamos en la clandestinidad.

El Pelao haba estudiado periodismo y bibliotecologa tras egresar del Instituto Nacional. Fue presidente del centro de alumnos de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile y ms tarde, presidente del sindicato de trabajadores del Canal 9, donde fue redactor poltico del Noticiero Nueve Diario. Como redactor de la revista Punto Final viaj a Cuba junto a un grupo de periodistas que entrevistaron a Fidel Castro en La Habana. En agosto de 1967, haba reporteado el juicio militar en Camiri, Bolivia, a Rgis Debray y otras personas vinculadas a la guerrilla del Che.

En 1973 fue, adems, jefe de prensa de Radio Nacional, emisora del MIR. Perteneci a una generacin de notables periodistas comprometidos con el pueblo, como Augusto Olivares, Mximo Gedda y Jos Carrasco Tapia, grandes amigos suyos. De la promocin 1957 del Instituto Nacional arranca su estrecha amistad con el poeta Manuel Silva Acevedo, as como con el pintor Ral Sotomayor y el acadmico Grinor Rojo.

Delito de lesa humanidad

La sentencia de la Suprema calific el asesinato del periodista como un delito de lesa humanidad dado que fue un ataque sistemtico o generalizado en contra de bienes jurdicos como la vida de una parte de la poblacin civil con determinada opcin ideolgica, con la participacin del poder poltico y la intervencin de agentes del Estado y concedi tambin, a contrapelo del Consejo de Defensa del Estado, y cumpliendo las obligaciones internacionales de Chile, la reparacin civil solicitada para las hijas.

La acuciosa investigacin iniciada por el ministro Alejandro Sols, hoy jubilado, fue retomada por el juez Llanos. Los ministros Haroldo Brito, Milton Juica y Jorge Dahm, respaldaron lo obrado por Llanos, en tanto los ministros Carlos Knsemller y Lamberto Cisternas , sostuvieron en un voto de minora que los criminales deban cumplir slo la mitad de la pena impuesta. Siguieron as la teora de la media prescripcin respaldada por el Presidente de la Corte Suprema Hugo Dolmetsch, similar al 2 x 1 aplicada en Chile en varias oportunidades y rechazado en Argentina recientemente en masivas movilizaciones.

La trampa mortal

El crimen ocurri el 7 de diciembre de 1977, bajo estado de sitio pero los testimonios de los vecinos hicieron resplandecer la verdad. Ante el tribunal los testigos entre los que se cuenta el escritor Reinaldo Marchant que acudi motu proprio a la Comisin Rettig a contar lo que vivi ese da - declararon lo mismo que Marchant expuso ante la Rettig , refutando la mentira del enfrentamiento. Tambin lo haba denunciado yo ante la Comisin Allana de Naciones Unidas, que visit Chile un ao despus. Me protegi para comparecer el querido Padre Jos Aldunate.

La tortura fue la clave para detectar al Pelao. No nos enteramos a tiempo de la detencin de un colega y su equipo de apoyo. Paradojalmente el Pelao haba intentado protegerlo y asilarlo para salvar la red clandestina de periodistas que ste contactaba. Pero era demasiado tarde y ellos ya haban cado en manos de la CNI. Ese da, una veintena de vehculos rodearon desde temprano la manzana en que viva el Pelao, en la calle Barcelona, de la comuna de San Miguel. Los agentes allanaron su domicilio y ocuparon adems la casa contigua. Luego ordenaron a los vecinos recogerse en sus casas y permanecieron horas esperndolo en el interior del inmueble. Cerca de medianoche, cuando l sacaba sus llaves para ingresar a la casa, dispararon una rfaga de subametralladora acribillndolo por la espalda. Los agentes arrastraron el cuerpo al interior. Un fiscal militar orden ms tarde un informe a los peritos de la Brigada de Homicidios de Investigaciones. El informe estableci que el cuerpo fue arrastrado y que la pistola que portaba Carmona estaba con seguro, por lo que no pudo hacer uso de ella para defenderse. Al lugar lleg ms tarde el director de la CNI, Odlanier Mena en su vehculo marca Volvo, segn declar Juan Arancibia Lpez, su chofer.

Este fue el inicio de la poltica de la CNI de aniquilamiento de dirigentes, remplazando el secuestro por la ejecucin in situ, enmascarada como un enfrentamiento. Un mes despus, Germn Corts, tambin alto dirigente del MIR fue asesinado en similares circunstancias.

El cartel de la DINA/CNI

Odlanier Mena Salinas, sobresedo por muerte de su responsabilidad en este crimen, haba sido condenado en 2008 a seis aos por los secuestros de Oscar Ripoll Codoceo, Manuel Donoso y Julio Valenzuela (Caravana de la Muerte), pero ya estaba en libertad condicional cuando el ministro Llanos lo proces, y se suicid en su propia casa al saberlo. Ello coincidi con el traslado de los criminales desde el penal de Cordillera hacia Punta Peuco.

El condenado Miguel Krassnoff Martchenko tiene la segunda ms alta pensin de los 81 criminales actualmente condenados en Punta Peuco (slo inferior a la del ex fiscal Torres). El se especializ en el exterminio del MIR.  Segn informacin del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior, est condenado a firme por los secuestros de 20 resistentes en la llamada Operacin Colombo (Mara Teresa Bustillos, Manuel Cortez Joo, Julio Flores, Mara Elena y Galo Gonzlez Inostroza, Sergio Lagos, Ofelio Lazo, M. Cristina Lpez, Mnica Llanca, Sergio Montecinos, Jorge DOrival, Jorge Ortiz, Eugenia Martnez, Anselmo Radrign, Marcelo Salinas, Fernando y Claudio Silva, Gerardo Silva, Muriel Dockendorff, Manuel Villalobos), incluidos en la Lista de los 119. Krassnoff tambin cumple condena por los secuestros y desapariciones de Diana Aaron, Luis Arias, Alvaro Barrios, Cecilia Bojanic, Amelia Bruhn, Jos Caldern, Carmen Daz, Mamerto Espinoza, Ivn Monti, Antonio Llid, Luis Muoz Rodrguez, Flavio Oyarzn, Sergio Prez, Jos Ramrez, Sergio Riffo, Herbit Ros, Jaime Robotham, Luis San Martn, Renato Seplveda, Claudio Thauby y Lumi Videla, casi todos militantes del MIR. Adems, fue condenado por el montaje en Rinconada de Maip en que la DINA ejecut a Alberto Gallardo, Catalina Gallardo, Mnica Pacheco, Luis Ganga, Manuel Reyes y Pedro Corts. A ello se agregan las condenas por torturar en Villa Grimaldi a prisioneros y prisioneras que sobrevivieron. En ausencia, fue condenado en Francia por la desaparicin de los ciudadanos franceses Alfonso Chanfreau, Jean Yves Claudet, George Klein y Etienne Pesle. En Chile aun est procesado por muchos otros secuestros.

Krassnoff no ha entregado informacin alguna que permita encontrar a los desaparecidos y esclarecer casos, por el contrario reivindica sus crmenes. Sin embargo, su abogado reivindica ante la Corte el actuar de su defendido contra el terrorismo. La Corte de Apelaciones acogi parcialmente, el 8 de septiembre de 2016, un recurso de proteccin interpuesto por Krassnoff para salir en libertad, abriendo la puerta a la reconsideracin de su solicitud por parte de la Comisin de Libertad Vigilada. El 5 de octubre del ao pasado, esta misma corte concedi la libertad condicional a Ral Iturriaga Neumann, revocando as la repetida negativa de la Comisin de Libertad Condicional respectiva.

Otro condenado, Manuel Provis, ex jefe del Batalln de Inteligencia tiene dos condenas ms por matar a sus pares: a 10 aos y un da por la muerte del ex qumico de la DINA Eugenio Berros en Uruguay, y a 4 aos por asesinato del coronel Huber. Su pensin es de $2.442.188. Provis est en Punta Peuco desde agosto de 2015, tras el suicidio del el ex general director del DINE Hernn Ramrez, al ser notificado de la sentencia en el caso Berros.

Enrique Sandoval Arancibia (Pete el Negro) ya fue  condenado por el asesinato del dirigente del MIR Germn Corts, y por el montaje (caso Las Vizcachas) en que se asesin a Juan Soto Cerda, Luis Araneda, Luis Pincheira y Jaime Cuevas (1981). Por desaparecer al menor Carlos Faria, no cumpli pena alguna de crcel. Sigue gozando de una pensin de $1.653.952.

Basclay Zapata (El Troglo) est en Punta Peuco, condenado a 10 aos por desaparicin de Manuel Cortes Joo, Julio Flores, los hermanos Galo y Mara Elena Gonzlez Inostroza; Sergio Lagos, M. Cristina Lpez, Mnica Llanca, Jorge DOrival, Anselmo Radrign, Fernando y Claudio Silva Peralta, Manuel Villalobos (todos del caso Operacin Colombo). Adems condenado por los secuestros y desapariciones de Alvaro Barrios, Carmen Daz, Elsa Leuthner, Antonio Llid, Ivn Monti, Jos Ramrez, Herbit Ros, Ricardo Troncoso, Lumi Videla.

Luis Torres Mndez (Negro Mario) estaba en libertad condicional, al emitirse la sentencia de la corte Suprema , con una sentencia de primera instancia por el secuestro de Miguel Angel Acua Castillo, (Operacin Colombo). Tambin est procesado por casos de la Operacin Cndor y por secuestros de militantes comunistas en calle Conferencia.

Jos Fuentes Torres, (Cara de Santo) tambin libre al momento de dictarse la sentencia por el homicidio de Augusto Carmona, est procesado por su participacin en la Operacin Colombo y cumpli en libertad una condena por el secuestro y muerte de Mireya Prez Vargas.

La historia de periodistas revolucionarios como Augusto Carmona Acevedo y tantos otros compaeros y compaeras de su generacin, requiere ser incorporada a la memoria pero tambin y sobre todo, a la prctica social y poltica de los comunicadores de hoy en este Chile donde quieren reinar para siempre el duopolio y la farndula.

Hagmoslo ya!

www.periodismosanador.blogspot.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter