Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-06-2017

Venezuela, situacin de peligro

ngel Guerra Cabrera
Rebelin


No creo que en Venezuela exista un estado de guerra civil todava. S aprecio una situacin en extremo peligrosa que requiere ser atajada rpidamente.

Est en marcha el guin del Comando Sur de Estados Unidos, cuyo objetivo es no solo acabar con la revolucin sino convertir a Venezuela en otra Libia u otra Siria y ha conseguido algunas de sus metas. Tal vez la ms importante sea el desabastecimiento de alimentos y medicinas, creado artificialmente por las grandes empresas alimentarias, cuyos dueos, junto a otros oligarcas y funcionarios corruptos, han ganado fortunas a costo de los fondos asignados por el Estado para la compra de insumos y materias primas.

Este conjunto de problemas afecta severamente la vida cotidiana, ha creado irritacin en sectores populares y aminorado el enorme caudal de apoyo popular que logr conquistar el chavismo con el genio estratgico de Chvez al mando y altos precios del petrleo. En aquella etapa, Venezuela incluy como ciudadanos plenos, con dignos salarios, atencin mdica, servicios educativos, pensiones decorosas, viviendas de calidad y, sobre todo, participacin y protagonismo polticos a las grandes mayoras hasta entonces marginadas y en muchos casos discriminadas por el color de su piel.

Pocas veces en la historia se pusieron en marcha en tan poco tiempo programas sociales de esa envergadura. Pero aunque mejor ostensiblemente el nivel de vida de grandes masas, no parece haberse elevado por igual la conciencia poltica, sin contar el inherente culto al consumo del modelo rentista petrolero aun vigente, arraigado incluso en los sectores anteriormente ms desfavorecidos.

Cuando Chvez fue electo nuevamente presidente en 2012 ya existan barruntos de guerra econmica aunque lejos de llegar al grado de perfeccionamiento y rigor a que ha sido llevada por la contrarrevolucin bajo la presidencia de Maduro.

La gran diferencia de votos a favor de Chvez entre esa eleccin y la de Maduro en 2013, evidenci los daos adicionales de la guerra econmica, pero tambin el insuficiente trabajo poltico del PSUV para esos comicios e, igualmente, confirm el relevante papel de los grandes liderazgos carismticos y aglutinadores.

Con esas condiciones en contra, Nicols Maduro gan limpia e indiscutiblemente la eleccin presidencial pero inmediatamente se desencadenaron protestas de tinte golpista por el candidato opositor Capriles que condujeron a actos violentos y la muerte de nueve personas. Maduro se entreg a una vorgine de trabajo sin pausa en cinco aos. Debi construir su propio liderazgo, fortalecer la unidad cvico militar, combatir la guerra econmica con soluciones de masa y, pese a las dificultades, continuar y restaurar las grandes misiones sociales creadas por Chvez. No menos importante, su esfuerzo honesto por encaminar un dilogo con la oposicin.

Tuvo que soportar las guarimbas de febrero de 2014, que con saldo de 43 muertos y astronmicos daos materiales fueron instigadas por Leopoldo Lpez, de nuevo con el sesgo golpista invariable en la oposicin. Poco despus vino otro rudo revs para el chavismo al perder las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, su primera derrota electoral en 17 aos.

La derecha se sinti con el derecho de derribar a Maduro mucho antes de cumplir su mandato e inici una serie de acciones sediciosas desde el cuerpo legislativo, que llevaron al Tribunal Supremo a declararla en desacato hasta hoy.

El mayor aliento a la contrarrevolucin en su permanente propsito de derrocar a Maduro y a la revolucin viene con la llegada de Almagro a la secretaria general de la OEA, secundado por el frustrado candidato presidencial republicano Marcos Rubio. Desde ese infecto lugar, el uruguayo ha articulado una coalicin antivenezolana de gobiernos de derecha, entre ellos los de Mxico, Colombia, Brasil y Argentina, en ciega obediencia a los planes de Estados Unidos.

Esa y no ninguna preocupacin por la democracia y el orden constitucional es lo que ha movido a la derecha a la criminal espiral de violencia fascista en curso, que ya se ha cobrado medio centenar de vidas. No cabe duda que si no se desmantela esta feroz embestida con urgencia, la contrarrevolucin har cuanto est a su alcance para deslizar al pas hermano hacia la guerra civil y la intervencin extranjera. El golpe a la derecha violenta fortalecer la posicin chavista hacia la Asamblea Nacional Constituyente y facilitar encauzar el gran dilogo nacional que se busca.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter