Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-06-2017

Resistir, resistir, resistir

Ilka Oliva Corado
Rebelin


Hubiera resultado tan fcil que Cristina al siguiente da de terminado su mandato presidencial en Argentina, agarrara sus tiliches y se largara al extranjero; total que haba cumplido lo que le corresponda como jefa de gobierno. Lo mismo hubiera hecho Dilma cuando le dieron el golpe de Estado, lo ms fcil: largarse y no voltear atrs. Pero se quedaron y no para estar de brazos cruzados, lo mismo que Lula que no ha parado un da.
Ejemplos claros de conviccin y de la responsabilidad histrica como seres polticos en un tiempo en el que la mayora dobla las manos. Es medular, la conciencia poltica no se aprende, nace la conciencia del da a da cuando uno se pone en los zapatos del otro.

El ejemplo de Venezuela, en medio de una crisis poltica constante, porque esto es de todos los das, desde que lleg Chvez al poder; Maduro en lugar de renunciar y largarse, sorprendi con una Asamblea Nacional Constituyente que a muchos los dej desculados. Cosa que exigen los pueblos de Amrica Latina a los gobiernos neoliberales que los reprimen. Jams se ver a un presidente de corte neoliberal, llamar a una Asamblea Nacional Constituyente. Y mucho menos obrera y feminista como lo dijo el mismo Maduro. Palabras poderosas que abren una brecha en materia de derechos de gnero.

Un ejemplo vital de resistencia es el pueblo ecuatoriano que vot de nuevo en apoyo a la Revolucin Ciudadana, respaldando con esto el proceso iniciado por Rafael. Un ejemplo de lucidez, de agradecimiento y de fuerza colectiva, porque esto lo que dice al mundo es que Ecuador est dispuesto a defender lo que tanto trabajo le ha costado reconstruir. Recordemos que somos pueblos mancillados milenariamente y que hablar de progresismo y llevarlo a la accin es una obra titnica. Ms difcil an es lograr su permanencia. Ecuador con esto nos dict ctedra.

Bolivia con su presidente indgena sigue afrontando el estigma milenario del racismo y abriendo paso al respeto y admiracin por la resistencia de los Pueblos Originarios. Mucho debemos aprender de este triunfo histrico de la identidad sobre la exclusin. Nos han enseado a avergonzarnos de lo que somos milenariamente y con esto nos han debilitado como latinoamericanos hermanos.

Cada vez que un pueblo elige a un presidente de corte neoliberal, perdemos todos. Perdemos en materia de Derechos Humanos, justicia, educacin y salud, perdemos en identidad y progreso. Porque un sistema neoliberal lo nico que lleva a los pueblos es la destruccin total y con esto la represin, el hambre y las migraciones forzadas.
Cada vez que los medios de comunicacin nos digan que en Venezuela hay dictadura y que Maduro es el opresor, pensemos en Mxico, en Guatemala, El Salvador y Honduras. Palpemos la realidad de Panam, Chile y Colombia, la tragedia de Per y Paraguay. Pases a los que las dictaduras capitalistas han dejado en los puros huesos, sin moral, identidad y dignidad. Entonces tengamos la capacidad y la responsabilidad de analizar las distintas realidades para tomar nuestro lugar en la historia y lo que nos corresponde polticamente desde nuestros lugares. Cuando nos digan que el progresismo es populista, cremoslo porque lo es, el progresismo es pueblo.

Cuando nos digan que Venezuela necesita inmediatamente ayuda extranjera y que por eso Estados Unidos invadir para salvar a ese pueblo, pensemos en lo que ha quedado en Amrica Latina de esas invasiones estadounidenses. Venezuela no necesita ser salvada, se vale por s misma, cosa que no han logrado la mayora de pases latinoamericanos.

Cuando nos bombardeen con noticias falsas sobre Venezuela, olfateemos la urgencia por convencernos de lo que nos venden. Quines saldrn beneficiados con una invasin? El pueblo o las oligarquas? No tenemos que ser revolucionarios, ni de izquierda ni ser afines a Maduro para defender la soberana de Venezuela, solo hay que tener sentido comn y dos dedos de frente.

Vayamos un poquito ms all y dejemos la pereza, busquemos en el mapa a Argentina, realidad prxima de lo que es capaz de hacer el neoliberalismo cuando el pueblo vota equivocadamente. Cuando no tiene una ideologa poltica bien definida y cuando es mal agradecido. Ahora busquemos a Brasil y veamos el retroceso de 30 aos que Temer ha hecho desde el golpe de Estado a la fecha.

Vemonos ahora frente al espejo, nuestro pas, cmo est nuestro pas en materia de Derechos Humanos, educacin, salud, infraestructura, medio ambiente? Quines nos gobiernan?

El progresismo no es la receta perfecta, no existe la receta perfecta. El cambio lo hacemos todos, cuando creamos polticas de inclusin y para eso debemos escoger muy bien a quin colocamos en el gobierno. No esperemos que los presidentes progresistas borren ms de 500 aos de opresin, desfalcos y genocidios. Ellos son parte de la reconstruccin de lo que nos dejaron, pero no lo pueden hacer todo solos, curar herida llevar dcadas y algunas son incurables, forman parte de nuestra Memoria Histrica y colectiva para que no se vuelvan a repetir.
Cosa contraria ofrecen los gobiernos neoliberales, la continuidad de los genocidios, masacres, ecocidios, desapariciones forzadas y pobreza extrema.

La resistencia es todos los das, en todos lados: leyendo, cuestionando, observando, despertando, tomando accin. Porque no hay otra cosa ms que resistir, resistir y resistir, hasta que salga el sol.

Blog de la autora: https://cronicasdeunainquilina.com/2017/05/31/resistir-resistir-resistir/
Audio: https://cronicasdeunainquilina.files.wordpress.com/2017/05/resistir-resistir-resistir.m4a

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter