Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-06-2017

La Casa Blanca y los comentarios sobre Cuba

Arthur Gonzlez
Martianos


El 30 de mayo el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, coment a la prensa que la administracin de Donald Trump sigue revisando la poltica hacia la Isla, algo que no asusta a los cubanos despus de 58 aos de agresiones de todo tipo.

Realmente, ya no quedan medidas que inventar para fortalecer la guerra econmica total que padece el pueblo cubano desde hace ms de medio siglo, ni nuevas campaas difamatorias de las ya creadas contra la Revolucin y mucho menos otros actos terroristas, incluidos la guerra biolgica que tanto dao caus, desde las plagas contra la flora y la fauna, hasta el dengue hemorrgico que dej un saldo de 158 muertes en el primer brote de 1981, de ellos 101 nios.

Sean Spicer debe recordar que la Casa Blanca reconoci en su comunicado oficial del 17/12/2014 que:

Dcadas de aislamiento a Cuba no han conseguido nuestro perdurable objetivo de promover el surgimiento de una Cuba estable, prspera y democrtica.

Restringi nuestra capacidad para influenciar el curso de los acontecimientos en el hemisferio occidental.

Imposibilit el uso de toda una gama de medidas que Estados Unidos puede utilizar para promover un cambio positivo en Cuba.

El equipo de asesores del presidente Trump debe conocer que la presente comunidad cubana no es la misma de hace 58 aos, la cual estaba integrada por testaferros del rgimen del dictador Fulgencio Batista, muchos de ellos reclutados por la CIA para acometer sus planes de terrorismo contra la Isla.

La actual comunidad es eminentemente econmica, algo que reconoci Obama cuando elimin la privilegiada poltica de Pies secos-Pies mojados.

Los llamados disidentes, creados y mantenidos durante dcadas con el presupuesto millonario aprobado por la Casa Blanca, no pudieron derrocar el sistema socialista, y en das pasados el Presidente Trump les cort los 20 millones que destin anualmente Obama para financiar acciones subversivas; sin embargo, ese dinero sirvi para enriquecer a cientos de chupadores de dlares, en Estados Unidos y en Cuba, a costa del tesoro pblico estadounidense.

El manipulado tema de los derechos humanos demostr que no tiene sustentos reales y es parte de la imagen demonizada que han pretendido fabricar contra Cuba, la que se desmorona con la simple presencia de millones de extranjeros que visitan anualmente la Isla, a lo que se suma la asistencia mdica y la educacin gratuita para toda la poblacin, la generalizacin de la cultura, el deporte, la seguridad social y la atencin priorizada a las personas discapacitadas y de la tercera edad.

Organismos de la Naciones Unidas como la UNICEF, UNESCO y el Programa Mundial de Alimentos, reconocen la obra de la Revolucin.

En Cuba no hay desaparecidos, ni torturados y mucho menos periodistas asesinados, como sucede a diario en Mxico, pas favorecido por Estados Unidos a pesar de su amplio historial de violaciones de los derechos humanos.

Aunque Obama restableci las relaciones diplomticas con La Habana, hay que recordar que la guerra econmica se mantiene intacta, las acciones subversivas para tratar de derrocar el socialismo no han cesado, la Radio y TV Mart continan a pesar de no verse ni orse en Cuba y la Base Naval Yanqui en Guantnamo no es tema que acepten discutir.

Si la revisin incluye eliminar los vuelos directos entre Estados Unidos y Cuba, o aumentar los precios a los alimentos, quienes se afectarn sern las compaas norteamericanas que dejaran de obtener ganancias, contradicindose con los propsitos de Trump de fortalecer su economa interna.

La reduccin de las licencias para viajar a Cuba, truncara los objetivos que se propuso alcanzar la administracin Obama, cuando afirm:

Nuestras polticas en materia de viajes y remesas estn ayudando a los cubanos, al brindarles nuevas fuentes de informacin, oportunidades de trabajar como autnomos y acceso a bienes de propiedad privada, adems de fortalecer a la sociedad civil independiente.

Estas medidas servirn para fomentar an ms los contactos personales, respaldar con mayor fuerza a la sociedad civil en Cuba.

Nuestros esfuerzos se enfocan en promocionar la independencia de los cubanos para que no tengan que depender del estado cubano.

No cabe versionar que Trump corte la cooperacin en temas que benefician ms a los EE.UU., como el migratorio y la colaboracin en el enfrentamiento al trfico de drogas.

Por tanto, no hay mucho que hacer para apretar an ms la tuerca contra Cuba, porque en medio siglo disearon y pusieron en prctica cuantas medidas pueden imaginarse, desde el asesinato de Fidel Castro hasta la persecucin de bancos de pases aliados, sin que ninguna lograra sus propsitos.

Ante lo impredecible que resulta el actual Presidente, nadie puede asegurar que contrario a lo deseado por algunos, Trump anuncie medidas que faciliten el comercio de empresas norteamericanas con Cuba, o levante la prohibicin de viajes de sus ciudadanos.

Al final l es un empresario que pretende ampliar las posibilidades de negocios para su pas, y en su vecino a solo 90 millas existe un potencial que ahora aprovechan otros ubicados a miles de millas, como la Unin Europea, donde la Comisin de Desarrollo del Parlamento Europeo (PE), aval el mismo 30/05/2017 el acuerdo de dilogo poltico y de cooperacin entre la Unin y Cuba, firmado a finales del 2016.

Sobre los comentarios a la prensa hechos por el vocero de la Casa Blanca, debemos tener presente lo expresado por Jos Mart, cuando dijo: Los comentarios mejores son los que caen de las cosas, y se hace por s mismos. 

Arthur Gonzlez, especialista en relaciones Cuba-EE.UU., editor del Blog El Heraldo Cubano.

Fuente: http://martianos.ning.com/profiles/blogs/la-casa-blanca-y-los-comentarios-sobre-cuba-por-arthur-gonz-lez

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter