Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-06-2017

Gobernabilidad en problemas: la derecha y la pesada herencia progresista

Camila Vollenweider y Lorena Fritez
CELAG


Gestionar las expectativas sociales que se construyeron a propsito de la normalizacin de derechos sociales, polticos y econmicos para las mayoras en Brasil y Argentina, luego del paso de los gobiernos de los Kirchner y Lula-Dilma, pareciera tener mayores complejidades que las calculadas por los asesores electorales de la restauracin conservadora. Hoy los gobiernos de derecha que tomaron el poder por vas democrticas y no democrticas en estos pases son testimonio de ello.

An cuando los gobiernos progresistas de estos dos gigantes del Sur no avanzaron en un programa radical de transformacin econmica estructural (constitucional), s lograron cambiar las concepciones hegemnicas que en los 90 el neoliberalismo instal sobre el Estado, reposicionando la idea de un Estado fuerte como garante de lo pblico y de los derechos bsicos de las mayoras. Este es el nuevo sentido comn que llevan a cuestas los gobiernos de derecha que buscan recomponerse en el poder y en los imaginarios socio-polticos de estas sociedades; esta s les resulta una pesada herencia. Pese a las crticas sobre la eficacia poltica e ideolgica de la izquierda en su paso por el poder, remontar este sentido comn anti-neoliberal exige a la derecha transcender las estrategias de marketing poltico de sus campaas electorales, y encarar los conflictos de clase reales que brotan ante las polticas anti-mayora que han venido implementando en sus primeros aos de gobierno.

Desplome de salarios docentes, cada del consumo, recortes en jubilaciones, aumentos desmedidos en tarifas de servicios bsicos, privatizaciones, despidos, son algunos de los detonantes del conflicto sociopoltico y econmico que cristaliza los dilemas de gobernabilidad de la derecha en torno a la satisfaccin de sus muy privados intereses econmicos y la gestin de la contestacin social que esto genera. Algunos signos y actores del conflicto llaman la atencin: 1) los sindicatos se reposicionan como lderes del conflicto poltico-econmico. Pese a la desmovilizacin en ascenso de algunos sectores sindicales, a travs del fenmeno de la corporativizacin" [1] y los pactos con la derecha que se venan observando durante los gobiernos progresistas, las leoninas medidas econmicas contra las mayoras asalariadas de hoy no slo obligaron a la dirigencia sindical a movilizarse contra los gobiernos de derecha, para dar lugar a un clima de protestas ciudadanas que parecieran trascender el movimiento obrero y desplazar de la vocera poltica a los partidos (hoy opositores); 2) mltiples actores sociales se unifican en torno al conflicto econmico. La contestacin a las medidas econmicas implementadas han permitido reflotar un claro conflicto de clase que hoy integra a sujetos y luchas no convencionales (maestros, mujeres) desde las claves de la disputa poltico-econmica, lo que trae consigo una alta probabilidad de crecimiento de un movimiento de oposicin poltica, con un discurso muy potente de des-legitimacin y desestabilizacin anclado en problemas reales; 3) la derecha reacciona polarizando y reprimiendo. An cuando gan elecciones condenando la polarizacin, el conflicto y la confrontacin de la izquierda, hoy parece obligada a virar sus estrategias apelando a un discurso polarizante e interpelador hacia las fuerzas progresistas que se le oponen, descalificando a los sectores sociales y acudiendo, cada vez con mayor fuerza, a la represin y la extorsin para gestionar el conflicto en las calles. Parte del legado progresista fue el acostumbrar a la poblacin a que las protestas -que las hubo, como en una democracia sana-, no seran reprimidas. A propsito destaca que, en Brasil, las protestas pidiendo la renuncia de Temer fueron ferozmente reprimidas (incluso el presidente autoriz al Ejrcito a intervenir), de una manera que no se vea desde el perodo dictatorial. Y en Argentina, tras la prohibicin -decretada por Kirchner en 2010- del uso de armas en las fuerzas de seguridad en las protestas populares, hoy volvemos a ver el uso desmedido de la fuerza para contener la protesta social [2].

Muy a contracorriente de aquellas promesas de recuperacin econmica de corto plazo auguradas con la llegada de la derecha al poder, los gobiernos de Macri en Argentina y Temer en Brasil han acabado, en poco ms de un ao, con las esperanzas de cambio de muchos sectores que los apoyaron y, ms que eso, han sumido concretamente a las mayoras en la pobreza y desproteccin social. En Argentina, por ejemplo, 1.9 millones de personas cayeron en la pobreza, pasando de un 29 a un 34% de pobres [3] para el primer trimestre de 2017. Y en Brasil, 2016 cerr con una cada del consumo de las familias en -4,7% anual y la tasa de desocupacin alcanz para el tercer trimestre un -11,8% [4]. Pero lo sorprendente es que la derecha aplicara tradicionales programas econmicos de sacrificios para las mayoras como si en Amrica Latina no se hubiesen vivido transformaciones polticas y los pueblos no hubiesen conocido protecciones pblicas ni garantas de derechos.

El 2017 abri con protestas en las calles de dimensiones histricas. En Brasil, el 19 de abril se da la primera huelga general convocada en el pas en 21 aos. Aun cuando la convocatoria se origin en los sindicatos, logr adhesiones poco frecuentes como la de una parte de la jerarqua catlica; el objetivo era que Temer retrocediera en su afn de reformar el sistema de pensiones y las leyes laborales vigentes desde hace ms de 73 aos. Centenares de miles de personas cerraron el da con manifestaciones por todo el pas. La marcha ms numerosa reuni en So Paulo a unas 70.000 personas, segn los organizadores [5]. Y es que desde los nmeros y el tipo de repuestas dadas poda predecirse el calentamiento de las calles. Ante una cada de la produccin industrial del -9,19% en los ltimos 12 meses (2016), Temer decide, por un lado, reducir el dficit fiscal congelando el gasto pblico por 20 aos a travs del proyecto de ley conocido como PEC del Techo -afectando recursos para salud, educacin y congelamiento del salario mnimo-; y, por otro, rematar activos del Estado altamente rentables y necesarios para el desarrollo social y econmico: se ha promovido la privatizacin de 230 pequeas empresas dedicadas a la generacin, transporte y distribucin, as como aeropuertos, puertos martimos, aseguradoras y bancos pblicos [6]. Ante esto era evidente que los beneficiarios de estos activos iban comenzar a movilizarse.

En Argentina, la situacin luce parecida. El conflicto docente por la paridad anual de sus salarios respecto a la inflacin (establecido en Ley 26075 desde el ao 2006), toma dimensiones insospechadas, logrando hacer sentido contra una poltica laboral generalizada, de efectos nocivos para mltiples sectores laborales. Marzo 2017 fue el clmax de las movilizaciones contra una poltica laboral marcada por los despidos masivos en el sector pblico y privado, y los intentos de una privatizacin implcita de la educacin. Ms all de La Confederacin General del Trabajo-CGT, diversos sectores sindicales y sociales, como la Central de Trabajadores Argentinos-CTA, la Confederacin Nacional de Cooperativas de Trabajo-CNCT, movimientos polticos, territoriales, estudiantiles, de mujeres y el movimiento docente, se lanzaron a las calles logrando movilizaciones multitudinarias y un paro nacional de trabajadores para presionar al gobierno.

Vale recordar que la poltica de Macri no slo destruy los salarios de la mayora de los trabajadores, disminuyendo entre 7 y 10 puntos el poder adquisitivo [7], sino que apost por el despido de 150 mil (a mayo) trabajadores [8]. Hacia los docentes, no slo se niega a conversar a nivel nacional, sino que fue a la ofensiva activando una violenta campaa contra la docencia pblica y sus principales exponentes, y ofreciendo una propuesta salarial anclada a la ficcin inflacionaria de las metas del Banco Central (entre 12% y 17%) [9]. Esta situacin, aunada a una poltica macroeconmica que abre importantes nichos para negocios propios, los de su grupo familiar y sus funcionarios, ha creado el caldo de cultivo para la contestacin.

Para explicar por qu se perdieron los gobiernos progresistas, se ha dicho mucho sobre la sobrecarga ideolgica de los proyectos progresistas, as como de un excesivo control por parte del Estado de las actividades econmicas y de los recursos pblicos, como si las mayoras estuvieron hastiadas de un padre hiper-protector. Buena parte de sus expectativas, incluso las de cambio, estaban ancladas en una base mnima ya conquistada de beneficios estatales, condiciones econmicas favorables al emprendimiento y el empleo y reconocimiento de derechos sociales. A diferencia de Temer, que no tuvo que ganar una eleccin, Macri prometi mantener todo ello y ofreci mucho ms. Tras un claro ejemplo de fraude electoral con el que enga deliberadamente a una buena parte de sus votantes, hoy les cuesta lidiar con una realidad que no puede maquillarse con spots publicitarios y ejrcitos de trolls. La pesada herencia que utilizan argumentalmente para legitimar su plan econmico de desposesin y su incapacidad para lidiar con el juego democrtico es, justamente, la raz de los problemas de estos gobiernos. La herencia es real, pero en el otro sentido: la derecha hered un punto de referencia para la memoria colectiva; una situacin social, econmica y poltica a la que no podr aproximarse y que la cerca cada vez ms.

Notas

[1] http://www.celag.org/latinoamerica-sindicalismo-amenazado/

[2] https://www.pagina12.com.ar/19318-protestas-represion-y-detenciones

[3] http://www.celag.org/informe-economico-de-argentina-balance-de-un-gobierno-ceocratico-gatos-al-cuidado-de-sardinas/

[4] http://www.celag.org/brasil-reformas-para-temer/

[5] http://internacional.elpais.com/internacional/2017/04/28/actualidad/1493399936_405786.html

[6] http://www.celag.org/brasil-en-rebajas/

[7] http://www.celag.org/argentina-en-movimiento/

[8] http://www.celag.org/informe-economico-de-argentina-balance-de-un-gobierno-ceocratico-gatos-al-cuidado-de-sardinas/

[9] http://www.nodal.am/2017/03/argentina-analisis-del-paro-nacional-docente/

Fuente: http://www.celag.org/gobernabilidad-en-problemas-la-derecha-y-la-pesada-herencia-progresista/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de las autoras mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter